715 MIL PERSONAS DEL SUR REDUCIRAN CONSUMO DE LEÑA

NUEVOS PLANES DE DESCONTAMINACIÓN OBLIGAN A 715 MIL PERSONAS DEL SUR A REDUCIR CONSUMO DE LEÑA

 
 
contaminacion santiago

Distintos paquetes de medidas comienzan a regir durante este año. Entre las dificultades están la extensa tradición de su uso y la falta de fiscalizadores.

De los 11 millones de metros cúbicos de leña que se consumen cada año en el país, el 15% se quema en las estufas y cocinas de Coyhaique, Osorno, Chillán y Talca. En estas ciudades viven unos 715 mil habitantes y allí, en el corto plazo, se comenzarán a aplicar planes de descontaminación precisamente por el humo y las emisiones de material particulado que produce este combustible.

Estas ciudades han registrado diversos episodios de contaminación en que han superado la norma máxima de material particulado MP 2,5 y MP 10, pero el motivo no es solo la leña que se usa en la calefacción.

Por ejemplo, en Coyhaique, donde viven 61 mil personas que consumen 700 mil m {+3} de leña al año, la mayor parte de las fuentes emisoras son las cocinas.

De ahí que el plan local pondrán el acento en la calidad de la leña, el aislamiento térmico de las viviendas y la conducta de los consumidores.

En la capital de la Región de Aysén se creará un registro de comerciantes de leña y un fondo para implementar centros de secado de madera, con una inversión de $100 millones. Además, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) entregará 70 mil m {+3} de leña seca, con la que se abastecerá a las familias más vulnerables de la ciudad.

Una de las dificultades para aplicar el plan de descontaminación será el precio de la leña seca, un 30% más caro que la húmeda.

En Osorno, en tanto, donde se consumen 490 mil m {+3} de leña al año, el foco se puso en la eficiencia del uso de este combustible. De ahí que el plan contemple la aislación térmica de unos 11 mil inmuebles de los 45 mil que tiene la comuna, el recambio de calefactores y el incremento del stock de leña seca.

El seremi de Medio Ambiente de Los Lagos, Jorge Pasminio, descartó que las personas tengan que dejar de usar sus calefactores a leña de inmediato, y precisó que las autoridades de Salud seguirán notificando con partes de cortesía a las casas que presenten humo visible.

En la conurbación de Talca y Maule, en donde viven unas 260 mil personas, el plan tiene su centro en el recambio de calefactores -incluso a otros combustibles, como la parafina- y mejorar la aislación térmica en 30 mil casas en esta zona.

En cuanto al control de la calidad de la leña que se venda en la capital del Maule, el alcalde de Talca, Juan Castro, si bien valora la aplicación de este plan, estima que se necesitan más fiscalización y sobre todo más fiscalizadores. “Vamos a apoyar en lo que sea necesario, pero necesitamos ayuda para resolver el tema de los vendedores de leña”, dijo.

En Chillán, junto con fomentar el recambio de estufas y mejorar la aislación de viviendas, se realizarán campañas para dar a conocer los inconvenientes de usar leña húmeda. Y esto no solo para la calefacción y la cocina, ya que persisten panaderías que usan leña como combustible.

El Ministerio del Medio Ambiente calcula que el costo de los planes será del orden de los US$ 212 millones. Eso sí, también estiman los beneficios, sobre todo en la salud de los vecinos, ya que se ahorrarán unos US$ 974 millones en atenciones provocadas por la contaminación.

Las principales restricciones que se aplicarán para mejorar la calidad de vida de los vecinos locales

Prohibido: El uso de chimeneas abiertas. El uso de leña húmeda o madera impregnada ya no estará permitido.

Fiscalización: Una columna de humo visible en los días que no esté permitido será suficiente para que los funcionarios del Ministerio de Salud cursen multas. En un principio repartirán partes de cortesía.

Educación: En las cuatro ciudades se realizarán capacitaciones a funcionarios, asistencias técnicas a comerciantes de leña y campañas de difusión a la población general. El objetivo es que se tome consciencia de las ventajas del uso de buena leña.

Recambio: Se entregarán subsidios al recambio de calefactores. Se busca disminuir el uso de salamandras y estufas caseras, e incluso en Talca se entregarán estufas de parafina.

Leña: El 22,9% de las necesidades energéticas de todo Chile son cubiertas con la leña, cuyo uso, especialmente en la zona sur, tiene un fuerte y extenso arraigo cultural. Los comerciantes en las cuatro ciudades deberán contar con instrumentos especiales para medir la humedad de la madera e informar a los clientes sobre el buen uso de este combustible.

Fuente: El Mercurio



A %d blogueros les gusta esto: