Argentina: El cooperativismo apuesta por energías alternativas

Un proyecto de Santa Fe busca convertir desechos en electricidad. Fue uno de los casos de éxito presentados en el primer Congreso de Coninag.

El cooperativismo apuesta por energías alternativas

La energía es una preocupación constante para todos los sectores productivos. Y es así que en los últimos años ha surgido una fuerte apuesta a las energías renovables, como la que lleva adelante la Cooperativa Agrícola Ganadera Tambera Ltda de Monje con una experiencia particular.

Todo comenzó con dos temas: el costo de la energía y qué hacer con los desechos de los cerdos, una de las actividades de esta cooperativa con un criadero con 200 madres. Debían cambiar de un sistema de eliminación de pozos a un biogestor, es decir a una cava más grande tapada con una lona muy gruesa. De repente, se encontraron con una solución doble.

Ocurre que entre la materia orgánica que se descompone y la lona hay siempre un volumen de aire que tiene metano. Y ese gas puede utilizarse para generar energía eléctrica.

Según explica José Luis Barrinat, gerente de la entidad, ese proceso lo pudieron mejorar aún más: “La cooperativa tiene también una planta aceitera donde hacemos un proceso que se llama metilación, para vender a compañías químicas. De ahí queda también glicerina como subproducto. Eso lo enviamos al biodigestor y se produce mucho más metano”.

En un principio pensaron mandar ese gas a una planta de secado de granos. Vale aclarar que no tienen conexión de gas natural sino que lo adquieren a través de camiones. Como el costo de la energía seguía en aumento, los asesores recomendaron convertirlo en energía eléctrica.

Sobre el proyecto, Barrinat aclara: “Integramos la producción de cerdo con una planta aceitera y de metilado, ya que todo va al biogestor que genera gas metano. Venimos con una inversión importante, estamos gestionando con la Subsecretaría de Energías Renovables (Nación) un subsidio para comprar un motor. En este momento el gas se ventea, todavía no lo podemos aprovechar”.

Antes de fin de año esperan tener novedades para la compra de un primer motor que permita generar la electricidad. La idea es después aprovechar la energía generada para la planta aceitera, que trabaja seis jornadas seguidas durante día y noche.

Renovar energías

Los aumentos en la tarifas se hacen sentir en el sector agropecuario. “Acá nos ha aumentado muchísimo, por eso queríamos ver de generar al menos una parte para la fábrica. También acopiamos soja, trigo y maíz, ahí se usa mucha energía en poco tiempo pero como es un proceso discontinuo deberemos seguir pagando”, detalla el dirigente.

Algo que nota es que con el nuevo gobierno nacional se ha dado impulso a energías renovables o alternativas. Por lo que han escuchado en la cooperativa, se ha avanzado bastante y creen que hay un movimiento a nivel internacional para aprovechar este tipo de recursos.

Además, los productores unidos también analizan aprovechar algunos de sus productos como biodiesel. “Estamos viendo de usarlo en los vehículos de las cooperativas, vamos a hacer algunas pruebas. En una etapa a futuro y de manera muy controlada. Desde 2007 se permite hacer combustible para uso propio sin gravarlo”, dice con entusiasmo Barrinat.

Además de la generación, no descuidan el consumo responsable y tienen electricistas para mantener la eficiencia de los motores eléctricos. En ese sentido, también monitorean el factor de potencia para no pasarse de los límites legales y evitar multas.

A %d blogueros les gusta esto: