ARICA, COQUIMBO Y VALDIVIA, LAS CIUDADES MAS AMENAZADAS CON EL ALZA DEL NIVEL DEL MAR

ARICA, COQUIMBO Y VALDIVIA, LAS CIUDADES MÁS AMENAZADAS CON EL ALZA DEL NIVEL DEL MAR

Estudio dice que el aumento en el último siglo ha sido superior al de los 3.000 años anteriores. Forma del país reduce el riesgo, pero hay zonas más expuestas, las mismas afectadas por tsunamis.

La actual temporada estival en la zona costera ha estado marcada por dos fenómenos: la fragata portuguesa y las marejadas.

Ambos fenómenos se han incrementado en parte por el cambio climático, el que podría generar una nueva transformación, aún más radical en las costas chilenas: la desaparición o la inundación parcial de varias ciudades costeras por el alza del nivel del mar.

Según expertos, ciudades como Valdivia o La Serena y Coquimbo, son las más expuestas al aumento del nivel de los océanos, alza que según un estudio internacional, creció más rápido en los últimos cien años que durante los últimos 3.000 años.

Entre 1900 y 2000, consignó la investigación, el nivel de los océanos subió 14 cm como consecuencia del deshielo de los glaciares, particularmente del Ártico, el doble de los consignados en los 2.700 años anteriores.

Los investigadores calcularon que el nivel de los océanos muy probablemente aumente de 51 cm a 1,3 metros durante este siglo si el mundo continúa dependiendo tan intensamente de las energías fósiles.

Para determinar la evolución del nivel de los océanos, los científicos compilaron datos geológicos, indicadores de la elevación de las aguas, los arrecifes de coral, y los  sitios arqueológicos.

Impacto local

Aunque el impacto en Chile no sería tan pronunciado, por la condición tectónica de Chile, marcada por terrazas costeras y altas pendientes, Patricio Winckler Grez, experto de la Escuela de Ingeniería Civil Oceánica de la U. de Valparaíso reconoce que hay lugares donde el efecto puede ser relevante, como el lago Budi o el estuario del río Valdivia, “donde la influencia oceánica penetra al continente. La costa de ciudades como La Serena y Arica podrían experimentar episodios críticos de aquí a fin de siglo, como los que observamos durante el gran temporal ocurrido el pasado 8 de agosto”, explica.

Pero hay otro factor asociado al cambio climático que también se debe considerar, agrega, cual es el cambio en la intensidad y frecuencia de los temporales, que puede conllevar erosión costera, cambios en la forma de las playas, una reducción en la operatividad portuaria y pérdida de infraestructura, entre otros impactos.

Otra zona muy expuesta, es La Serena y Coquimbo. Ximena Cortés, académica de la U. de La Serena, realizó una investigación por más de cinco años para determinar qué ocurriría con el barrio Baquedano, en Coquimbo en caso de tsunami. La proyección que hizo, se cumplió tras el tsunami de septiembre pasado.

“Un aumento de pocos centímetros puede afectar el borde costero de varias zonas del país porque aunque sean unos pocos, hay que considerar que implica un aumento en los sistemas de mareas, asociados a las fases lunares y marejadas que son procesos naturales relacionados con la atmósfera y el clima”, explica.

“En las zonas más bajas unos pocos centímetros pueden tener un gran impacto, sobre todo con la densificación que han tenido las zonas costeras. Hay una gran presión turística”, reconoce Cortés.

Otras zonas de la región que podrían verse afectada, son la bahía de Tongoy y La Herradura. En general, todas las zonas que han sido dañadas por tsunamis y marejadas a lo largo de la historia, dice la experta.

Fuente: La Tercera

A %d blogueros les gusta esto: