Asociación Chilehuevos Desarrolla Programa de Calidad para Destacar Buenas Prácticas en la Industria Nacional

Asociación Chilehuevos Desarrolla Programa de Calidad para Destacar Buenas Prácticas en la Industria Nacional

Uno de los alimentos que ha incrementado su consumo en los últimos años, y sobre todo en la pandemia, fue el huevo. Durante 2020 se registró un alza inédita en la producción de huevos, alcanzando los 4.574 millones de unidades estimadas para 2020 y de acuerdo a cifras de la Asociación Gremial de Productores de huevos.

Uno de los alimentos que ha incrementado su consumo en los últimos años, y sobre todo en la pandemia, fue el huevo. Durante 2020 se registró un alza inédita en la producción de huevos, alcanzando los 4.574 millones de unidades estimadas para 2020 y de acuerdo a cifras de la Asociación Gremial de Productores de Huevos de Chile, Chilehuevos, más de 13 millones de huevos se consumen a diario en el país, cifra que se traduce en una ingesta per cápita de 247 unidades anuales.

En este contexto y siguiendo su política de sostenibilidad, Chilehuevos lleva varios años trabajando en el desarrollo y difusión de buenas prácticas productivas para el sector productor de huevo en el país. Las prácticas están enfocadas en tres grandes pilares que sostienen una buena producción que son: medio ambiente, bienestar animal y seguridad alimentaria.

MEDIOAMBIENTE

En 2007, junto al Consejo Nacional de Producción Limpia, el Ministerio de Salud, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y la Comisión Nacional del Medio Ambiente, la asociación suscribió al primer Acuerdo de Producción Limpia (APL) del sector productor de huevos. La iniciativa ponía foco en implementar buenas prácticas agropecuarias respecto al manejo del guano, gestión de olores y vectores, condiciones sanitarias de las instalaciones donde se envasan los huevos y bioseguridad de planteles. Su implementación permitió más de 14% de ahorro en consumo de agua y 7% en consumo de combustible, así como importantes mejoras en gestión ambiental, inocuidad del huevo y bioseguridad de los planteles.

Dada la experiencia positiva tras el primer APL, un segundo APL fue firmado en 2018. Este acuerdo buscó profundizar las buenas prácticas del sector del primero, al tiempo que incorporó metas en materias medioambientales como eficiencia energética, medición de huella de carbono, eficiencia hídrica, relaciones con el entorno y estudio de materias emergentes. Durante septiembre del presente año 25 empresas fueron certificadas. Entre los resultados, podemos encontrar que el 100% de las empresas cuantificó su huella de carbono y se aumentaron las prácticas de reciclaje (61%) y de reúso de materiales (13%). Además, se implementaron medidas de eficiencia hídrica que permitieron reducir en 1,6% el indicador de uso de agua y ahorros de más 215 mil m3 de agua en 2020.

BIENESTAR ANIMAL Y SEGURIDAD ALIMENTARIA

En 2018, la asociación buscó desarrollar uno de los temas centrales en la industria pecuaria: el bienestar animal. Por invitación del SAG, y en colaboración con la Asociación Chilena de Bienestar Animal (ACBA), Asociación de Médicos Veterinarios Especialistas en Avicultura (AMEVEA), Universidad de Chile, Universidad Mayor, Universidad de las Américas y organizaciones no gubernamentales (HSI y WAP), se desarrolló la “Guía de Buenas Prácticas de Bienestar Animal en Producción en Distintos Sistemas de Producción de Huevos”, la primera que se desarrolló en Chile para un sector de producción animal. Una guía aplicable a los diferentes sistemas de producción de huevos que ha ido implementándose de forma creciente en las empresas.

Para avanzar en el tema de inocuidad y seguridad alimentaria, la asociación, como miembro de la International Egg Comission, buscó apoyo en la cooperación internacional y tomaron como referencia las prácticas incluidas en la “Guía de aplicación del sistema de análisis de peligros y puntos de control crítico en los centros de embalaje de huevos de gallina”, desarrollado por la Asociación Española de Productores de Huevos (ASEPRHU); una vez adaptado a las particularidades de nuestro país, Chilehuevos desarrolló prácticas correspondientes a los prerrequisitos del Sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP).

PROGRAMA DE CALIDAD CHILEHUEVOS

De esta forma, la industria del huevo cuenta actualmente con tres certificaciones para cada uno de los tres pilares de la asociación: medioambiente, bienestar animal, y seguridad alimentaria. Sin embargo, para dar integridad y visibilidad pública a esta política de producción sostenible, la asociación ha desarrollado el Programa de Calidad Chilehuevos, que recoge, sistematiza y actualiza las iniciativas del sector productor de huevos provenientes de sus programas certificaciones y que acredita a las empresas y productores están comprometidos con este plan de mejoramiento continuo.

“Nuestros asociados son 30 empresas y tiene aproximadamente el 60% de la producción, pero en Chile, existen otros casi 300 productores más, responsables de ese otro 40% de la producción, que en general y por distintas razones, no participan de estas buenas prácticas que ha generado Chilehuevos”, explica Patricio Kurte, gerente general de Chilehuevos. Aun así, es importante y de interés de la autoridad y nuestro, vaya comprometido a una producción más sustentable.

Este programa contempla metas anuales enfocadas en los tres pilares (medio ambiente, bienestar animal y seguridad alimentaria) con una duración de tres años. La situación inicial y los avances de cada productor se verifican a través de autoevaluaciones y auditorías anuales en sus planteles productivos. Adicionalmente, los productores que cumplen las metas definidas para el programa pueden usar en sus huevos, envases y comunicación con sus clientes, medios de transporte, etc. un sello distintivo otorgado por Chilehuevos, que acredita su participación satisfactoria.

“A través de esta iniciativa, a los tres años vamos a tener una sector más nivelado y comprometido de forma más integral en todos los pilares. Además, hemos conversado con el Ministerio de Agricultura para presentarle una propuesta de asistencia a productores pequeños, de menos de 5.000 gallinas, con guías de bioseguridad, de cuidado del medio ambiente, de bienestar animal, etc., pero adaptado a sus características, justamente buscando que la implementación de mejoramiento continuo en el sector sea integral”, concluyó Kurte.

Fuente: mundoagro.cl