¿Cómo hizo Dinamarca para reducir el desperdicio alimentario?

¿Cómo hizo Dinamarca para reducir el desperdicio alimentario?

Consigue reducir en el desperdicio de alimentos un 25% en solo 5 años.

Dinamarca, un país con solo 7 millones de habitantes, consigue reducir en el desperdicio de alimentos un 25% en solo 5 años. ¿Cómo lo están haciendo? Esta es la gran pregunta para poder entender lo que ha sucedido en este pequeño país nórdico para reducirlo de esta forma.

En este caso, no debemos hablar del que sino del quien, y el quien es Selina Juul. En 2008 esta activista fundo la ONG Stop Wasting Food, con la que empezó su campaña contra el desperdicio de alimentos. Ella es original de Rusia y cuenta que el problema allí era poder encontrar algo en la nevera para comer, y en Dinamarca lo tiraban. 
Así que empezó por los supermercados, ya que junto a ellos podía cambiar los hábitos de consumo de las familias.

¿Qué fue lo que propuso? Cambiar la forma de ver las fechas de caducidad, promoviendo los productos que estuvieran cerca de su fecha de caducidad. 
Uno de los grandes supermercados de descuentos en Dinamarca, Rema 1000, les apoyo y empezó a eliminar los 2×1, descuentos por volumen, a hacer descuentos en la unidad. Si la gente compra solo lo que necesita es más fácil que no se le estropee y lo tenga que tirar, a la vez, es más fácil para el supermercado a venderlo todo y no tener de desecharlo por mal aspecto. También promoviendo los productos con la fecha de caducidad cerca, poniendo suculentos descuentos en ellos. Esto cambió el comportamiento de los consumidores.

En este supermercado se desechaban unos 100 plátanos al día, con esta nueva política lo redujo en un 90%. Gracias al exitoso inicio, más supermercados se unieron a hacerlo.

También se unieron a ellos restaurantes, creando una App donde se puede comprar la comida sobrante de los restaurantes a un buen precio. Esta App es “too good to go” y el nombre tiene doble significado, dice “demasiado bueno para ir” y “demasiado bueno para tirarlo”. Esta app es tendencia entre los más jóvenes.

Ellos lo tienen claro, quieren eliminar su huella contaminante, y no solo con las energías renovables.

Saben que el trabajo empieza en el hogar, y que desde allí se puede ir creciendo. Otra muestra de estas iniciativas es un supermercado en Copenhague, WeFood, donde solo se vende fruta y verdura con mal aspecto o el envase dañado, pero que son perfectamente comestibles.

Así pretenden concienciar que no por ser feo no está bueno. 
El gobierno danés, como no podía ser menos, es el aliado de todas estas iniciativas y además regula a favor. Dinamarca está entre los países donde se puede vender alimentos caducados.

Adriana Vàzquez Farràs

Fuente: Elsalmoncontracorriente

A %d blogueros les gusta esto: