Cómo las Cooperativas de Consumo han Transformado las Librerías en Plena Era del Comercio ‘Online’

Cómo las Cooperativas de Consumo han Transformado las Librerías en Plena Era del Comercio ‘Online’

El modelo de negocio de las librerías está evolucionando, así como sus usos. Los responsables de La Capona, de Tarragona, y Els Nou Rals, de Viladecans, hablan sobre el futuro de sus establecimientos como espacios comunitarios con una programación cultural propia.

Ricard Caba era un cliente habitual de la librería Els Nou Rals  situada en una de las callejuelas del centro histórico de Viladecans (Baix Llobregat). En 2013, tras la crisis económica de 2008, su fundador decidió cerrar el negocio. Al poco de enterarse de que el establecimiento bajaba las persianas, un grupo de clientes se movilizó y organizó una jornada solidaria.

«Fue el primer cash mob —cuando grupo de personas se organiza a través de las redes sociales para comprar en masa y ayudar a pequeños negocios— de Catalunya», explica Caba. La iniciativa fue un éxito, pero finalmente el propietario del establecimiento acabó cerrando «porque en esa época nadie invertía, y menos en una librería

Sin embargo, aquel cash mob sirvió para que Ricard se diera cuenta de que Viladecans no quería que un establecimiento tan emblemático como Els Nou Rals cerrara. Y así fue como él y otros dos socios tomaron las riendas del negocio con el objetivo de convertirlo en una cooperativa de trabajo y darle un enfoque diferente al convencional. «Funcionamos como cualquier otra librería, pero además de vender libros, también ofrecemos experiencias culturales, desde actividades infantiles a presentaciones de libros», explica Caba. Al tratarse de un negocio basado en un modelo cooperativo sin ánimo de lucro, los beneficios se reinvierte en el proyecto.

Según el Mapa de Librerías de España 2022, elaborado por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL), en España hay un total de 2.977 librerías, el 15,2% de las cuales están en Catalunya con 453 establecimientos, 15 más que el año pasado. El CEGAL destaca que aunque se han cerrado librerías, como las barcelonesas Alibri y Cómplices, han abierto nuevas, y la mayoría lo han hecho ofreciendo otros servicios aparte de la venta de libros. Ésta es precisamente una de las claves que explica el buen estado de salud del sector del libro, que cerró el año 2021 con la mejor facturación de los últimos diez años, 2.576,70 millones de euros en todo el Estado, según el Gremio de Editores de Catalunya. Pese a la crisis económica, que ha provocado una desaceleración de las ventas, la tendencia no se ha roto.

Las librerías como centros culturales

Como Els Nou Rals, cada vez son más las librerías que apuestan por reconvertir el negocio y ofrecer más cosas aparte de libros. Es el caso de La Capona de Tarragona, que después de la jubilación de los fundadores a finales de junio tras 25 años de trayectoria, la Cooperativa Combinats tomó el relevo para convertirla en un referente cultural para los tarraconenses y tarraconenses. Hace un mes abrió sus puertas de nuevo.

«Los antiguos propietarios estuvieron abiertos al público 25 años, nosotros queremos estar 25 más, pero para ello había que cambiar un poco el concepto. La Capona sigue siendo la de siempre, pero con una idea renovada. Básicamente complementamos la venta de libros con presentaciones, lecturas con niños, talleres y otras muchas actividades», comenta Oriol Picas, responsable del establecimiento. «Queremos mantener la esencia de una librería convencional pero introduciendo pequeños cambios para que poco a poco se convierta en una especie de centro cultural», asegura.

La Capona no sólo ha cambiado de manos, también ha introducido cambios relacionados con el modelo de negocio. Y es que la nueva Capona ha pasado a estar dirigida por la cooperativa de trabajo Combinats, que a su vez ha impulsado un grupo de consumo formado por clientes que han invertido 200 euros, convirtiéndose así en socios de la librería. ¿Qué obtienen a cambio? Descuentos del 20% en las compras de libros. «El objetivo es que este grupo se convierta en una cooperativa de consumo el 2023», comenta Picas. No hay ánimo de lucro y los beneficios vuelven a reinvertirse.

Picas explica que también quieren crear sinergias con los comercios del entorno y artistas del barrio. «En Tarragona estamos viendo cómo comercios emblemáticos, de toda la vida, están cerrando las puertas por falta de relevo generacional o por motivos económicos. En la calle Unió o en las Ramblas hay muchas persianas bajadas», lamenta. «La idea es que La Capona sea un espacio comunitario y un punto de referencia cultural de la ciudad de Tarragona, donde todo el mundo tenga un rincón para poder disfrutar de la lectura y la cultura».

La Capona acaba de abrir sus puertas y el director de la librería se muestra convencido de que el modelo que proponen es viable. Lo puede confirmar Ricard, que ya son casi diez años los que hace que abrieron el “nuevo» Els Nou Rals. «Obviamente no somos la primera librería con un modelo cooperativo, nos hemos basado en otros establecimientos, sobre todo de Barcelona, aunque debo decir que el consumidor barcelonés es muy diferente al metropolitano, como tampoco tiene nada que ver el lector que es de pueblo. Nos hemos adaptado a nuestro entorno», señala.

Hacer frente a Amazon

El cambio de modelo de negocio de las librerías ha llegado para quedarse y hacer frente a Amazon. La inmediatez del gigante de las compras online en la entrega de paquetes ha llevado a muchos lectores a abandonar los establecimientos físicos y comprar los libros desde el sofá de casa. Sin embargo, las comunidades que se han ido generando en torno a las librerías han dado la vuelta a esta tendencia. Lo demuestra el último informe del Gremio de Editores de Catalunya, que apunta que este 2022, un 70% de los libros vendidos provenían de las librerías físicas, un 23% son libros físicos adquiridos a través de plataformas digitales y un 7% son libros electrónicos. Un dato muy esperanzador para el sector.

«Que los hábitos de consumo han cambiado es obvio, pero no sólo en el sector de libro, en todos. Vivimos un momento en el que la inmediatez prima, lo queremos todo para ayer. Ante monstruos como Amazon, las distribuidoras de libros también se han puesto las pilas y en algunos casos, en cuestión de 24 horas, las librerías también podemos tener un título en concreto’, señala Picas.

Caba remarca que ante gigantes como Amazon, es clave crear una comunidad de fieles, y esto se consigue a través del tú a tú, de talleres, presentaciones de libros, actos culturales y todo tipo de actividades relacionadas con los libros, que «al final son la esencia de cualquier librería».

Fuente: publico.es