Cómo las cooperativas italianas luchan contra la mafia a través de la agricultura sostenible

Cómo las cooperativas italianas luchan contra la mafia a través de la agricultura sostenible

En toda Italia, las cooperativas sociales y agrícolas están devolviendo la prosperidad y la dignidad a los territorios con una historia de mafia

En toda Italia, las cooperativas sociales y agrícolas están devolviendo la prosperidad y la dignidad a los territorios con un historial de control de la mafia.

Coldiretti, la asociación de la industria agrícola más grande de Italia, estima que el crimen organizado italiano generó una facturación de € 21.8bn de la agricultura en 2017, un aumento del 30% respecto al año anterior. Según el informe, 98 de las 102 provincias de Italia mostraron signos de actividad ilegal en el sector agrícola. La asociación argumenta que el sector podría generar mucha más riqueza sin la interferencia de las pandillas de la mafia.

Un revés común es que la mafia utiliza técnicas de intimidación para apoderarse de las tierras de las personas y luego solicitar los subsidios de la UE para la agricultura.

En febrero, Ján Kuciak, un periodista eslovaco que estaba investigando los vínculos con políticos italianos y eslovacos utilizados por la mafia de Calabria para obtener subsidios de la UE, fue asesinado. El incidente llamó la atención de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude, que está investigando el presunto abuso de fondos en Eslovaquia.

Para abordar a los grupos de agro-mafia, la ley italiana ahora requiere que cualquier persona que reclame subsidios de la UE en tierra tenga una certificación antimafia, que es emitida por las autoridades locales después de verificar la base de datos nacional y es válida por seis meses. Se requiere la misma certificación de las empresas para acceder a las subvenciones de la UE o para los contratos adjudicados por las autoridades locales.

Las cooperativas han estado a la vanguardia del movimiento antimafia en Italia desde 1995, principalmente bajo el paraguas de Libera Terra (Free Land), un consorcio cooperativo. Compuesto por diez cooperativas, el grupo emplea actualmente a 140 personas.

Fundador de Libera Terra, Luigi Ciotti (c) Libera Terra

La historia de Libera Terra se remonta a 1996, cuando Luigi Ciotti, sacerdote católico, fundador y presidente de la organización, encabezó una campaña para recaudar un millón de firmas para la aprobación de una ley sobre el uso social de las propiedades confiscadas por la mafia. La petición dio lugar a un proyecto de ley que se presentó al parlamento. El mismo año se aprobó la Ley 109 sobre la reutilización social de los activos confiscados, que sienta las bases para la creación de las cooperativas antimafia. La ley permite a los jueces apoderarse de las propiedades de una persona investigada por ser miembro de una asociación de tipo mafioso si sospecha que estas propiedades son fruto de actividades ilícitas. 

Además, las organizaciones de terceros, como las empresas sociales, las cooperativas y las autoridades locales o regionales pueden utilizar la propiedad confiscada, siempre que esto beneficie a la comunidad local. Más de 20,000 propiedades fueron confiscadas a la mafia en 2017. La legislación ahora se está expandiendo para incluir las tierras y propiedades de aquellos encontrados culpables de actividades terroristas.

El terreno en el que se basan las cooperativas es propiedad del estado y lo utilizan de forma gratuita bajo contratos de arrendamiento renovables. Las empresas son organizaciones sin fines de lucro que funcionan con principios cooperativos.

La primera cooperativa Libera Terra – Cooperativa Placido Rizzotto – fue fundada en 2001 en San Giuseppe Jato, Sicilia, a pocos kilómetros de Corleone, la capital de la Cosa Nostra, la mafia siciliana. Al principio, el proyecto fue recibido con escepticismo por personas que vivían en comunidades bajo la influencia de la mafia. Algunos protestaban y exhibían carteles con “la mafia contratada, el estado no”. Su actitud cambió con el tiempo una vez que las cooperativas comenzaron a generar empleo.

Las cooperativas Libera Terra son cooperativas sociales con el 40% de los trabajadores de grupos desfavorecidos. Cada uno de ellos funciona como una cooperativa de múltiples partes interesadas, dirigida por una asamblea de miembros y una junta directiva. Las cooperativas incluyen miembros trabajadores (58-65%), miembros voluntarios (12-13%), miembros que invierten en la cooperativa (20%) y miembros especiales, aquellos que aspiran a ser miembros trabajadores.

Las diez cooperativas de Libera Terra operan en cuatro regiones del sur de Italia: Sicilia, Calabria, Apulia y Campania. Manejan alrededor de 1.400 hectáreas de tierras agrícolas, todas las cuales son de cultivo ecológico.

Además de marcar una diferencia en la agricultura, Libera Terra ha creado una red de 1.200 asociaciones, grupos y escuelas comprometidas con la construcción de una cultura de la legalidad. La organización también trabaja con las escuelas para crear conciencia sobre el movimiento antimafia. Todos los años, la Asociación Libera ejecuta programas de capacitación y educación a los que asisten miles de personas.

Además de las empresas agrícolas, las cooperativas Libera Terra gestionan una bodega, dos negocios de agroturismo en Sicilia y una lechería en Campania. En 2002, se comercializó el primer producto de Libera Terra, la pasta orgánica Libera Terra. Muchos otros productos siguieron.

En 2008, se formó un consorcio de cooperativas Libera Terra y otros socios: Consortium Libera Terra Mediterraneo. El grupo transforma los productos crudos, como el trigo duro, las verduras, los tomates, las naranjas, las aceitunas o las uvas, en productos de mayor valor añadido como alimentos, bebidas, mermeladas o vinos. Luego comercializa estos productos a través de varios canales de distribución.

“El objetivo del proyecto Libera Terra es demostrar que la asignación de una propiedad confiscada a un proyecto con una misión social genera beneficios concretos no solo para quienes la gestionan, sino para todo el territorio”, dice Valentina Fiore, presidenta ejecutiva de Consorcio Libera Terra.

El Consorcio reportó ventas de 7,5 millones de euros en 2016, un aumento del 12% con respecto al año anterior. Sus ingresos provienen de la producción de alimentos (67%), la producción de vino (24%), el turismo (1%) y las donaciones (8%).

La iniciativa tiene como objetivo promover la agricultura sostenible, pero tiene una dimensión ética y política.

“Creemos que el respeto por la madre tierra y el medio ambiente en general es la primera forma de posible legalidad”, dice la Sra. Fiore. Señaló que cada paso de la cadena de producción se supervisaba constantemente para garantizar productos de excelente calidad.

Un estudio realizado por Legacoopsociali, el organismo nacional de comercio de cooperativas sociales y Cooperare con Libera Terra, una agencia subsidiaria de Libera Terra, encontró que en el 65% de los casos los bienes confiscados, que fueron arrendados a las cooperativas, se encontraban en un mal estado Sin embargo, las más de 27 cooperativas sociales encuestadas demostraron que habían manejado los activos de una manera que resultó en un aumento del 10% en el valor de producción y un aumento del 21% en el número de empleados.

Michele Mosca, investigadora cooperativa y autora del informe de EURICSE explicó cómo la ley creó el entorno favorable para que florecieran las cooperativas sociales. Una vez que los activos son confiscados, la municipalidad debe arrendarlos a organizaciones sin fines de lucro en un proceso transparente.

 “Los trabajadores protestan cuando tienen un vínculo con el dueño anterior, pero, en general, no registramos una fuerte protesta. Está el desacuerdo con el gran momento para reutilizar un activo confiscado en general porque el objetivo de la ley es devolver a la comunidad los bienes robados “.

El Sr. Mosca es un miembro experto del Comité Don Peppe Diana, una asociación formada en 2006 en la memoria de Giuseppe Diana. Era un sacerdote italiano que luchó contra la mafia y fue asesinado en 1994 después de testificar en una investigación.

El enfoque italiano para usar tierras confiscadas con fines sociales ha atraído el interés de la ONU, que publicó varios estudios de casos sobre él.

El gobierno albanés también está buscando aprender de la experiencia italiana y actualmente está trabajando con el Comité Don Peppe Diana para desarrollar un modelo similar.

Fuente: Thenews.coop / Traducción propia

A %d blogueros les gusta esto: