Consumo para la gente: La economía social se abre paso en Galiza

Encuentros de consumo responsable 'Entre lusco e fusco', en Belvís (Santiago de Compostela). Pablo Santiago.La economía social se abre paso en Galiza. Marcial Blanco y Óscar Senra nos presentan un mapeo de las distintas iniciativas a lo largo de nuestro país.

Por Marcial Blanco y Óscar Senra

Años atrás, no hace tanto tiempo, la economía social en el país no era casi ni un concepto. Hubo pioneras, gente que con convicción e intuición fueron creando diferentes proyectos que poco a poco conformaron el lugar sobre el cual se apoyaron muchas otras. Algunas de ellas ya no nos acompañan, y otras son la base sólida y la referencia sobre las que se asientan los colectivos emergentes.

Hoy en día la economía social está viva y busca sus propias soluciones, condicionada por la realidad económica, la rígida legislación o las necesidades vitales de las personas impulsoras de cada iniciativa. Por lo tanto, incidiremos en las iniciativas que destacan por perseguir objetivos sociales más allá de los económicos y de su vocación colectiva y abierta.

EN COOPERATIVA

Comenzaremos por la alimentación, uno de los sectores más numerosos. En las ciudades existen proyectos vivos y con buena salud: Árbore en Vigo, Zocamiñoca en A Coruña, Panxea en Compostela, Fonte da Uz en Ferrol, A Gradicela en Pontevedra o Semente en Ourense. Cada una con su modelo, que varía desde tienda abierta y socias trabajadoras hasta local compartido y trabajo repartido entre las consumidoras. En localidades más pequeñas existen otros proyectos que también se van abriendo camino: Karrikanta en Viveiro, As Grelas en Foz, Agrelar en Allariz,Tarabela en Lalín, Loaira en Redondela o DesPensa en el Val Miñor. O como el caso de O Morrazo, dónde existe una biodiversidad muy rica de pequeños grupos que trabajan colectivamente.

También han surgido otros proyectos que complementan la oferta de algunas ciudades, como la unión de Fabas Lobas y Nabiza Ceibe en Compostela, ambas nacidas con la colaboración de la desaparecida Eirado. El grupo de Amarante Boa Vida en Pontevedra, que convive con A Gradicelabuscando la mejor manera de colaborar o complementarse. El Proyecto Integral de Compostelaademás de un grupo de consumo también gestiona una moneda social. Y finalmente, Aldea en Vigo, que destaca por ser una cooperativa de consumidoras y productoras.

Existen otros ejemplos particulares, como es el caso de la Asociación Millo Miúdo, en el Ayuntamiento de Oleiros, que es socia de la Cooperativa Zocamiñoca. Gestiona su propio pedido en fresco pero para otro tipo de productos consume en Zocamiñoca, como si todo el grupo de consumo fuese una familia más de la cooperativa. Sinergias que cada vez abundan más en este tipo de proyectos y son la esencia del espíritu de la economía social.

Existen también tiendas gestionadas por personas concienciadas y con intención de contribuir desde proyectos de vida personales. Es el caso de las cooperativas Bico de Grao en Lugo yLegumia en Compostela o la tienda Eu Consumo Responsable en Ourense.

Y también existe el modelo tradicional de los mercados de venta directa de agricultoras. Es un campo al que le ha costado arrancar, pero ahora mismo tiene un potencial muy grande. Hay que destacar el pionero Mercado da Terra en Lugo, fruto del trabajo colectivo de las productoras locales y la Asociación O Bandullo Ecolóxico. En Belvís (Compostela) ya hace años que se celebra el Mercado Entre Lusco e Fusco, gestionado ahora por la Asociación Raíces do Lusco. En Pontevedra, la Asociación 4Ponlas organiza un mercado semanal. En A Coruña la Asociación Labrega Natura organiza un mercado semanal en el Mercado de San Agustín, y tienen intención de seguir creciendo.

Al abrigo de estas asociaciones de agricultoras están surgiendo Sistemas de Garantía Participativos (SPG), con los que se pretende establecer modelos de garantía de origen, cultivo y calidad del producto más allá de los certificados oficiaile, y en los que participen agricultoras, consumidoras, grupos de consumo y pequeñas tiendas. Ahora mismo está funcionando el SPG A Gavela en Pontevedra, pero ya están en construcción sistemas similaresvinculados al Mercado da Terra o a Labrega Natura. Otro espacio que reúne a muchas agricultoras es la Rede Galega de Sementes, colectivo que organiza ferias periódicas de semillas en diferentes localidades del país.

Y para finalizar el espacio alimentación, podemos destacar algún proyecto con una idiosincrasia propia en el lado productivo, aunque muchos serían los que merecerían ser mencionados. El Colectivo XebreAmarelanteLenturaRibeiregasRaínha Lupa o Milhulloa son proyectos de referencia, pero es un sector en clara expansión en el que día a día surgen colectivos muy interesantes.

ESPACIOS, CULTURA, GESTIÓN

En el ámbito productivo más allá de la alimentación también existen importantes proyectos de economía social. En el textil destaca MOV3, colectivo que agrupa tiendas, marcas y diseñadoras de textil consciente. Cestola na Cachola incluye textil y arte en su proyecto y Lorenzo Design se centra en el arte y en la artesanía. En cuanto a la arquitectura y a la construcción, encontramos a la Asociación Galega para a Bioconstrucción A Espiga y a las cooperativas Hábitat Social y Outra Forma de Vivenda.

En lo que respecta a la gestión del territorio, hay que destacar el trabajo histórico de lasComunidades de Montes. Destacan entre todas las Comunidades de Montes de Froxán (Lousame) y la de Santiago de Covelointernacionalmente reconocidas por su ejemplar gestión del monte, y la Red Montenoso, espacio de trabajo colectivo de comunidades de montes donde empoderar a las comuneras y poner en valor la propiedad comunitaria. También hay mucho trabajo detrás de los Grupos de Desenvolvemento Rural(GDR) _como la ADR Montederramo y Castrocaldelas_, aunque no todos los GDR funcionan de modo suficientemente abierto, colaborativo y desvinculado del poder político de cada zona, lo que, en ocasiones, minimiza su potencialidad.

La cultura también es un espacio en el que la economía social está abriendose camino con fuerza. En gestión cultural encontramos cooperativas de trabajo dinámicas y en crecimiento como MaOs Innovación Social y O Cable Inglés, y otras entidades como Proxecto Cárcere que, desde una asociación siempre aberta, gestiona colectivamente la cesión de un espacio público como es la antigua cárcel de A Coruña.

En el sector audiovisual destacan Illa Bufarda, que trabaja en el campo de la creaciónaudiovisual, Numax, que gestiona una sala de cine y librería en Compostela, o Catro Ventosen el campo de la edición. En las radios comunitarias tenemos a CuacFM en A Coruña como el proyecto más sólido y potente, muy bien asentado después de más de 20 años de historia, pero siguen funcionando Radio Piratona en Vigo, Radio Filispín en Ferrol, A Kalimera en Compostela, Radio Roncudo en Corme y la recientemente creada Rádio Liverdade en Ourense. El sector de la prensa es diverso, en el que destacan Praza PúblicaO Salto, pero también existen otros medios mái vinculados al mundo de la lusofonía como Novas da Galiza y Diário Liberdade.

Apartado especial merecen los centros de dinamización cultural y social, con gran tradición en el país. Proyectos históricos como Mil Lúas en A Coruña abrieron camino pero actualmente ACova dos Ratos en Vigo es uno de los proyectos con más años de trayectoria, un centro en el que destaca su comedor vegano. En Vigo también existen O Bou EvaRevolta do Berbés y Faísca. También destacan la Gentalha do Pichel en Compostela, con multitud de proyectos sociales nacidos en su interior, o la Fundación Artábria en Ferrol, con mucha actividad más allá de su centro social en la defensa de los dereitos lingüísticos del país. En otras localidades encontramos a Gomes GaiosoA Insumisa y A Comuna en A Coruña, A Galleira en Ourense, O Fresco en Ponteareas,Fuscalho en A Guarda y Xebra en Burela. Destacamos también A Casa Colorida en Nigrán _laboratorio para el desarrollo de la cultura libre_ relacionada con otros proyectos en ese ámbito como Alg-a Lab, un campo en el que también podemos mencionar a Saramaganta o Ítaca Software Libre.

SALUD DEL MODELO

El mundo educativo ha ido poco a poco fortaleciéndose con colectivos como Semente (enCompostelaLugoTrasancos y Vigo), AndainaNova Escola GalegaO Bosque de Beni y en laeducación ambiental Feitoría Verde y Cem.

La economía social representa un modo de entender la economía que no tiene barreras, por lo que también existen proyectos en otros ámbitos menos habituales o esperados, como en el ámbito de los consultorios con XeiraPromove o Cidadanía, todas cooperativas de trabajadoras, o en el ámbito de las gestorías, en las que podemos encontrarnos con proyectos como En Común ProxectosXedega y Étikas. Y Ya en el ámbito de la igualdad y de los servicios sociais conviven proyectos tan diversos como Mulleres ColleiteirasRexenerando o la Rede de Solidaridade Popularde Vigo (con proyecto de crearse también en A Coruña).

Evidentemente no pueden faltar los proyectos de enerxía como Nosa Enerxía o Som Energia(cooperativa catalana pero con ámbito de actuación también en Galiza), o los de banca éticacomo AIS O PetoCoop57 y Fiare.

Afortunadamente existen redes que agrupan a todos estos colectivos. Espazo CoopReas Galicia yRede SAL se encargan de optimizar la visibilización, la interlocución con la administración y otros trabajos que le otorgan más fuerza la economía social en el país. El trabajo por delante es muy grande, la cantidad y diversidad de iniciativas invita al optimismo, èro la mayoría son proyectos en fase de consolidación que van a necesitar un importante impulso para fortalecerse y seguir acercar a la sociedad los valores de una economía para la gente. Nosotras seguimos trabajando en ello, contamos contigo.

Fuente: El Salto Galiza.

A %d blogueros les gusta esto: