APOYO DE INDAP A COOPERATIVA EL NATRE: A COMERCIALIZADO 2 MILLONES 400 MIL LECHUGAS ESTA TEMPORADA

Mercado favorece con cifras azules a jóvenes hortaliceros de la Araucanía Productores mapuche han comercializado 2 millones 400 mil lechugas esta temporada. Apoyo de INDAP fue clave para volver levantar el emprendimiento.
El año pasado en esta fecha, los 15 jóvenes que integran la Cooperativa El Natre, en la comuna de Vilcún, perdieron toda su producción por falta de agua. En total unas 25 hectáreas de lechugas, que simbolizan meses de trabajo, esfuerzo e inversión. Hoy la realidad es distinta. Están contentos porque volvieron a levantar su emprendimiento y esta temporada ya han comercializado más de 2 millones 400 mil lechugas, abasteciendo el mercado regional y el sur del país.
“Nosotros estábamos mal por el tema de la sequía y el corte del canal de riego y el INDAP fue un apoyo fundamental porque nos volvió a levantar, dándonos un capital de trabajo para volver a producir la tierra. Gracias a eso hoy logramos esto, porque quizás hubiéramos dejado de trabajar”, dijo emocionado, Sergio Riquelme, presidente de la cooperativa.
Ahora se encuentran en la última de etapa de cosecha de las 40 hectáreas que tienen cultivadas con lechugas y comenzaron a trabajar las nuevas plantaciones, al aire libre, de hortalizas de invierno como acelgas, espinacas, cebollines y cilantro, entre otros. “Estamos rotando las siembras, pero después queremos romper con la estacionalidad y cultivar lechugas en invernaderos para abastecer el mercado todo el año. Es nuestro gran proyecto.” agregó el joven productor.

Jóvenes con potencial
El director regional de INDAP, Christian Núñez, al recorrer los predios, destacó que iniciativas como estas demuestran que los jóvenes tienen un gran potencial para dar un impulso a la economía en los territorios. ”Ellos realizan todos los procesos desde la preparación de la tierra, siembra y cosecha. El trabajo asociativo, la confianza y el modelo de negocio que están implementando les ha traído el éxito”.
Recursos por 62 millones de pesos para el establecimiento de hortalizas y para obras de riego, además, de la condonación total o parcial de las deudas crediticias que mantenían con la institución, forman parte de los apoyos que entregó INDAP, para volver a producir la tierras de estos emprendedores, que llevan más de cuatro años trabajando.
Es el ejemplo de un grupo de jóvenes mapuche -cuyas edades fluctúan entre los 20 a 27 años- que, luego de trabajar como temporeros en el norte y algunos como obreros de la construcción, decidieron volver a trabajar las tierras que los vio crecer. Afirman que esa decisión les cambió la vida, porque a pesar del sacrificio, los fracasos y las extensas jornadas de trabajo que incluso comienzan a las cinco de la madrugada, están orgullosos de producir la tierra, aquella que les genera ingresos para mantener a sus padres, educar a sus hermanas y mejorar la calidad de vida de sus familias.

FUENTE: EL HERALDO



A %d blogueros les gusta esto: