Cooperativas Lácteas: COVAP

Cooperativas Lácteas: COVAP

Hace más de 60 años, un grupo de ganaderos cordobeses tuvo la iniciativa de organizarse en una cooperativa que no solo les facilitase la compra conjunta de materias primas para alimentar sus animales o vender estos. Querían ir más allá y ser dueños de la transformación y comercialización de sus producciones. Nacía así la Cooperativa Ganadera Valle de los Pedroches, que en 2021 facturó un total de 530 millones de euros.

Ricardo Delgado Vizcaíno, presidente de COVAP e hijo de su fundador, nos cuenta cómo es y cómo funciona esta cooperativa que reúne a 4.500 ganaderos de vacuno, porcino, ovino y caprino que componen la base de la industria láctea, cárnica y de alimentación animal de esta asociación cuyo éxito se basa en el emprendimiento, crecimiento e inversión.

La cooperativa

La cooperativa se crea en 1959, con su padre como fundador. ¿Cómo fueron los inicios y con cuántos socios? ¿Eran sólo de vacuno?

No, el vacuno de leche y el de carne llegaron después. La iniciativa estuvo en ganaderos de extensivo, de ovino especialmente.

Nace la Cooperativa el 7 de enero de 1959 con el nombre de Cooperativa Ganadera de Pozoblanco. Años antes -mediados del siglo pasado-, un grupo de ganaderos venía realizando algunas acciones, no organizadas -venta en común de corderos; compra conjunta de materias primas para alimentar el ganado- y durante los meses siguientes a la constitución de la Cooperativa se cuestionan si limitarse a eso, a concentrar la oferta y la demanda. Y tienen muy claro que no, que deben aspirar a más, que tienen que diseñar proyectos industriales y estrategias que les permitan avanzar en la cadena alimentaria, transformando y comercializando sus producciones lácteas y cárnicas para añadirles valor y dejarlo en la tierra que lo producía.

Es decir, no conformarse con ser meros productores. Y claro, son conscientes de que no podrán alcanzar esas metas solo con un puñado de ganaderos de Pozoblanco.

Así que el 3 mayo de 1959 se reúne la Junta Rectora en la que se decide convocar a todos los ganaderos de Los Pedroches y a todos los alcaldes para hacerles partícipes de sus acuerdos. El acta de aquella reunión de la Junta Rectora contiene el espíritu y la filosofía que han impulsado COVAP a lo largo de estas seis décadas, y la visión empresarial y emprendedora de aquellos primeros socios. Acuerdan abordar acciones en beneficio de la ganadería, empezando por las más simplistas, “…pero albergando la suprema aspiración de llegar, lo antes posible, a la realización de los proyectos de máxima eficacia (…) Estos proyectos que a alguien de momento pueden parecer desorbitados son una fábrica de piensos, un matadero comarcal frigorífico, un lavadero de lanas, una industria láctea (…) Fue criterio unánime de los asistentes a esta reunión de la Junta Rectora que, si bien estos proyectos de momento asustan un poco por su gran volumen, sin ellos la cooperativa arrastraría una vida pobre, falta de vigor, esa vida sin impulsos, sin entusiasmo de las cosas mediocres; la unión y aportación del mayor número de ganaderos del valle no es fácil conseguirla a no ser con el poder aglutinante de las grandes realizaciones. Y sin esa unión y mayor número no vamos a ninguna parte, porque a los pocos, aparte del desánimo que esto produce, nadie los escucha”. Y cambian el nombre, de Cooperativa Ganadera de Pozoblanco a Cooperativa Ganadera del Valle de los Pedroches. Dos cuestiones de las que hoy tanto se sigue hablando en el mundo cooperativo: añadir valor a la producción y obtener la dimensión necesaria para su consecución.

Firmaron los primeros estatutos 22 ganaderos, 1959 finalizó con 72 y en 1965 había 370. En 1972 eran ya 3.000 y en 1976, 4.400 socios, para alcanzar en 1989 los 6.000.

Primero fue fábrica de piensos y más tarde industria láctea, ¿era un paso lógico?

Los primeros años fueron de concreción y ejecución de la idea expuesta antes. Primero un pequeño molino de pienso, un secadero de bellotas para hacer aceite y una granja experimental para la mejora de la genética ganadera.

En cuanto al vacuno de leche, sucedía en aquel tiempo que algunos ganaderos, sobre todo de la zona centro de la comarca, contaban con una huerta y un par de vacas. La leche que producían tenía como destino el autoconsumo y la venta directa a los vecinos. En primavera, las vacas comían más y mejor, producían más leche y tenían excedentes, y pidieron a la cooperativa, que avanzaba en alimentación animal, que atendiera la necesidad de dar salida a ese sobrante. Se construyó por la cooperativa un Centro de recogida y enfriamiento de leche. En 1965 se recogieron y vendieron a Colecor, una cooperativa de Córdoba capital, 350.000 litros, cifra que en 1971, seis años después, alcanzó los 11.500.000, vendidos a Uniasa-Puleva, en Granada. Unos años después, en 1974 se inició el envasado de leche pasterizada, la del día, en bolsa; y en 1981, la UHT en brik.

Posteriormente se crea el matadero y secadero.

Sí. A la fabricación de piensos y a la industria láctea se incorpora en 1985 la actividad de ibéricos, sumando entre las tres el 90% de la facturación, entonces y en la actualidad. Posteriormente, en los años 90 y 2000, se inician las actividades de vacuno de carne y las de caprino y ovino de leche, con un centro cárnico – sacrificio, despiece y embarquetado – para vacuno, ovino y porcino.

¿Qué línea de negocio tiene más peso en la cooperativa?

La actividad láctea supuso en 2021 el 44% del total de ventas de la cooperativa (530 millones), a la que siguió la de alimentación animal con el 33%.

¿Qué hechos destacaría en estos más de 60 años de historia de COVAP?

Más que hechos, como las sequías, siniestros, inversiones, saneamientos ganaderos, cuotas lácteas, destacaría la obsesión por mejorar la rentabilidad de las granjas y la calidad de vida de sus titulares. Para lograrlo: suministrar al socio los piensos y todo lo necesario para desarrollar su explotación, abaratando costes; y, al mismo tiempo, recoger las producciones para su transformación y comercialización, añadiéndoles valor.

En definitiva, atender al socio en su triple vertiente de proveedor, cliente y propietario, conjugando el interés individual y el colectivo, con equilibrio entre el corto plazo (proveedor y cliente) y el largo plazo (propietario).

Destacaría, sin duda, la visión, el emprendimiento y los valores. Una visión, explicada anteriormente; el emprendimiento de cada década, con una apuesta decidida y valiente por el crecimiento y las inversiones precisas; y todo sobre una importante base de valores, como la honestidad, el compromiso, la solidaridad y la creatividad.

«Destacaría la obsesión por mejorar la rentabilidad de las granjas y la calidad de vida de sus titulares.»

Ha sido clave la idea de mantener una estructura financiera sólida, capitalizando los resultados y con una dotación a reservas generosa, la profesionalización de los trabajadores y de los socios, en las dos últimas décadas la innovación y la internacionalización, y más recientemente la digitalización.

En Los Pedroches no se daban las condiciones para el vacuno de leche, pero siempre se ha contado con personas que han tenido la voluntad, el coraje y la confianza de ir adelante, y como no se daban las circunstancias, las crearon. Los socios y trabajadores son nuestro mejor activo.

Sobre mi buen padre, a quien ha mencionado, presidente durante los primeros 35 años, destacar que ejerció un liderazgo ético, con un gran sentido social de la empresa, que soñó con un futuro mejor para los ganaderos de esta tierra y que tuvo las ideas y el coraje de ejecutarlas, con honestidad y coherencia, lo que sumó la confianza de miles de ganaderos y trabajadores.

Los socios

¿Cuántos son en la actualidad?

Socios comunes activos, con cierto nivel de operaciones, 1.500. En la actualidad, compran alimentación animal 4.000. Y si contamos los socios comunes, activos e inactivos, y los colaboradores, la cifra alcanza los 15.000.

¿Se están incorporando nuevos socios?

Vamos incorporando algunos ganaderos nuevos teniendo en cuenta la capacidad de fabricación, la capacidad de comercialización y en función del crecimiento de los actuales.

¿Cuál es el tamaño medio de las ganaderías de COVAP en cuanto a rebaño y producción?

La Cooperativa tiene 285 socios, con una media de 110 vacas en ordeño, que entregan por encima del millón de litros por granja.

¿Esta leche debe cumplir algún estándar de calidad especial?

Por supuesto, por encima de las exigencias de la norma: certificada en bienestar animal, con menos de 100 mil bacterias (el promedio de la leche entregada es de 10.000), con menos de 250 mil células somáticas (el promedio es de 180.000), con el 3,7 % de grasa y el 3,10 % de proteína.

¿Qué servicio presta COVAP a sus socios?

Tenemos un equipo de casi 40 personas -veterinarios, ingenieros y otros técnicos- que integran nuestro departamento de Servicios Técnicos, desde los que se presta asesoramiento y formación al ganadero, directamente en su explotación o mediante jornadas o cursos. Nutrición, genética, reproducción, sanidad, manejo, bienestar animal y medio ambiente son las parcelas principales.

Además contamos un departamento de proyectos u oficina técnica para asesorar en el diseño de instalaciones y su ejecución; un departamento para la gestión y tramitación de expedientes de ayudas y subvenciones; un departamento de seguros; y más recientemente una oficina energética para la instalación de energías renovables, abaratamiento del coste y estudio de opciones y alternativas.

¿Cuántos socios de COVAP lo son también de AFA y CONAFE? ¿Qué valor se da a la participación en programas como el control lechero, selección genética, etc.?

65 de nuestros socios lo son de AFA y CONAFE. El valor viene dado por la mejora en la genética, manejo y gestión de la granja, lo que permite seleccionar mucho mejor los animales para optimizar su ciclo y, por tanto, su rendimiento, obteniendo una mejora general de ingresos en torno al 15%. Con algunas ganaderías se trabaja en genética para obtener leche A2A2, que desde hace algunos meses hemos introducido en el mercado.

«65 de nuestros socios lo son de AFA y CONAFE. El valor viene dado por la mejora en la genética, manejo y gestión de la granja, lo que permite seleccionar mucho mejor los animales para optimizar su ciclo y, por tanto, su rendimiento.»

Ahora que es tan importante el bienestar animal, el cuidado de medio ambiente, la producción de metano, la eficiencia energética, producción sostenible… ¿Se está haciendo desde COVAP algo para sus socios?
Sí, también se presta asesoramiento en estos campos. En bienestar animal, el 100 % de las granjas están certificadas por AENOR welfair, también la industria cárnica. Igualmente en el resto de especies ganaderas.
Respecto a la medición de la huella de carbono, trabajamos con Alltech y la Universidad de Córdoba para aminorarla, adoptando las medidas pertinentes. Por ejemplo, la incorporación de aditivos a la alimentación del ganado para reducir las emisiones de metano hasta un 30 %.
En cuanto a eficiencia energética, como se ha explicado, se están haciendo estudios para las explotaciones. A nivel de industria, estamos dando pasos hacia un modelo energético basado en energías renovables, de modo que en 2024 el 80 % de nuestras necesidades energéticas procedan de estas. Tenemos tres plantas, con un total de 25 millones de euros de inversión: fotovoltaica (6 mwh. de potencia y una producción de 11 Gwh. Ya finalizada, produce el 25 % de la energía que actualmente consumimos); biomasa (Residuos forestales. 13 mwh de potencia y 80 Gwh de producción. 100 % de la energía térmica que precisamos. Para 2023) y biogás (con inicio en 2023, para dar salida a los purines, sobre todo de vacuno de leche, los lodos de las depuradoras y los residuos del centro cárnico. 7 mwh de potencia y 45 Gwh de producción. 60.000 m3 y 25.000 de fertilizante orgánico).
¿Llevan la alimentación en las ganaderías socias? ¿Cuál es el precio medio por vaca?
Algunos ganaderos tienen su propio carro mezclador, a los que suministramos las materias primas que les faltan y una premezcla, pero, efectivamente, a la mayoría suministramos una mezcla diaria húmeda y otros una mezcla seca, con unos precios que han ido al alza desde hace un año al son que han marcado las subidas de los cereales, la soja, los forrajes y la energía, hasta superar ampliamente los 0,20 euros/kilo.
Proyecto COVAP-45. ¿Cuáles fueron los resultados?
El proyecto se inició con 10 ganaderos y luego se amplió a 20. Su finalidad era mejorar la productividad y la eficiencia de las ganaderías, el manejo, de la mano de nuestros equipos de Servicios Técnicos y otros externos, aprendiendo unos ganaderos de otros, visitando las explotaciones de sus compañeros y tomando nota sobre el terreno de aquellos puntos de mejora.
A las visitas se sumaban charlas formativas para incrementar la producción y reducir costes.
¿Qué otros programas tiene COVAP en la actualidad?
Uno de eficiencia para el ganado extensivo; de gestión técnico-económica; de gestión de residuos y todo lo relacionado con el medio ambiente. Control de los niveles precisos para mantener los certificados en bienestar animal.
La industria
¿Cuánta leche de vaca entra y se procesa a diario y cuál es su capacidad de recepción y almacenamiento?
De vaca entra alrededor de 1 millón diario de leche, que se procesa en su totalidad. En cuanto al espacio, en la industria de Pozoblanco, 100 mil litros/hora de recepción y 20 millones de almacenamiento.
COVAP es propietaria junto a IPARLAT de Lactiber León donde se producen lácteos para Hacendado y también de Làctia, que envasa lácteos para Mercadona en Cataluña. ¿Es así?
Así es. Participamos en Lactiber, S.L., en León, desde 2007, con un 50 %, con Iparlat. En Làctia Agroalimentaria, S.L., en Gerona, desde 2017, un 51 %, junto a la cooperativa Campllong y en Naturleite, S.L., en Lugo, desde 2019, con una participación del 100 %.
El enfrentamiento entre algunos productores y las marcas de distribuidor no cesa, ¿en qué forma les afecta?
La subida de los costes de producción, especialmente los de alimentación y los energéticos, han puesto a los productores en una situación muy difícil, sin margen alguno en sus explotaciones, con pérdidas incluso. Esto llevó al sacrificio de vacas, con caída de la producción de leche y lucha por el suministro y el abastecimiento, generando subidas de precio en los lineales, de todas las marcas, las del distribuidor y las del fabricante, y mejoras evidentes en los precios al ganadero aliviando sus maltrechas cuentas.
¿Cómo se crea el precio?
Cada tres meses se reúne la Comisión de Vacuno de Leche y en su seno se informa de la marcha de la cooperativa en general, de la actividad en particular, del mercado de materias primas, de la leche… y se propone a sus 10 integrantes el precio que el equipo directivo y técnico consideran más razonable. Se debate y la Comisión propone, finalmente, un precio al Consejo Rector, que decide en la siguiente sesión.
Se parte de un precio base al que se suman una serie de primas por alimentación, por entrega de vacas desvieje y por calidad (doble AA por bacterias y células somáticas; por grasa y proteína)
El precio medio total, ¿en qué nivel estaría respecto al precio que se está pagando?
Con una gestión eficaz por parte de la cooperativa, en la transformación y la comercialización, el precio pagado a nuestros socios suele estar por encima del precio medio publicado por el FEGA. Actualmente el precio medio total ronda los 0,60 euros/litro, sumadas ya las correspondientes primas.
El consumidor
El consumidor es el eslabón final de la cadena. ¿Qué importancia le dan desde COVAP?
Toda. Nuestro modelo empresarial que integra todos los eslabones de la cadena alimentaria, desde el origen, pone en el centro al consumidor. Está claro que no podemos producir lo que nos da la gana, sino aquello que satisfaga las necesidades y nuevos hábitos de un consumidor cada vez más informado y digitalizado, proporcionándole alimentos seguros, de calidad, más funcionales y más saludables; producidos y elaborados con responsabilidad, respeto a los animales y al medio ambiente.
¿Cree que tiene una imagen adecuada del sector?
En general el consumidor suele estar informado, pero creo que actualmente falta información más veraz y precisa, al menos respecto a nuestro sector ganadero que sufre tanta información sesgada, tergiversada e interesada, que demoniza los consumos de leche y carne, sea por bienestar animal, por salud o por medio ambiente.
Debemos trabajar para hacer las cosas mejor y abordar una buena estrategia de comunicación. Es esencial comunicar muy bien lo que hacemos, lo que la agricultura y la ganadería aportan a la sociedad, lo que suponen económica, social y humanamente, que es mucho y muy importante. Debemos ser proactivos y construir un discurso con argumentos sólidos, que dignifique nuestra profesión frente a tantas exageraciones que se dicen y escriben, cuando no falsedades, por determinados movimientos sociales y entidades.




¿Cree entonces que es necesaria la formación del consumidor? ¿Qué campañas desarrollan desde COVAP?

Sí, claro que sí, muy necesario, por lo argumentado anteriormente, debemos desarrollar acciones de formación e información al consumidor, con transparencia, rigor y profesionalidad.

En COVAP, nuestra estrategia pasa por ofrecer al consumidor un buen producto, seguro y de calidad, con una historia real detrás y acompañado de una estrategia de comunicación, campañas de publicidad, visitas a nuestras fábricas de miles de jóvenes escolares, a través de nuestra Copa COVAP, que cumple su X edición, para transmitir a los más pequeños la necesidad de llevar una vida sana, a través de una alimentación saludable y el deporte; con charlas formativas y vídeos de profesionales, como el doctor Antonio Escribano, médico, experto en nutrición, para poner en valor nuestros productos, desde la verdad.

Todos los que formamos parte de la cadena alimentaria hemos de colaborar para que sea sostenible, en lo económico, en lo social y en lo medioambiental, y comunicarlo.

Para perdurar en el tiempo, las empresas hemos de dejar de pensar que somos simples proveedores de productos, sin perder de vista, obviamente, que sin rentabilidad es imposible sostener lo demás.

«Debiéramos, quizás, insistir más con campañas de comunicación más innovadoras y darnos más la mano productores, industria y distribución, toda la cadena alimentaria para informar y formar correctamente.»

¿La interprofesional debería hacer más en la producción del consumo y en la dignificación del sector?

INLAC, FENIL, Sindicatos Agrarios, Cooperativas Agro-Alimentarias, todos deben empujar en la misma dirección con campañas de promoción del consumo de leche y carne, de sus bondades, de sus altas cualidades alimenticias.

Ciertamente, se trabaja desde todas estas entidades, pero debiéramos, quizás, insistir más con campañas de comunicación y marketing más innovadoras y creativas, y darnos más la mano productores, industria y distribución, toda la cadena alimentaria para informar y formar correctamente.

El futuro

¿Cuáles son los retos, como productores y como industria, a los que se enfrenta la cooperativa?

Nuestro objetivo, tras 64 años de historia, sigue siendo mejorar la renta y la calidad de vida de nuestros socios, facilitando la fijación de la población al territorio. Para esto, debemos mantener y reforzar nuestro modelo empresarial de integración de toda la cadena alimentaria y las alianzas que sea menester, produciendo alimentos seguros, de calidad, funcionales, más saludables. Será muy importante trabajar con un alto nivel de responsabilidad social corporativa y de valores, teniendo muy presente el respeto al medio ambiente y el bienestar animal, buscando la excelencia en todo lo que hagamos, como productores y como industriales, comprometidos con la sociedad en la que estamos, en lo económico, en lo social y en lo cultural. Estoy convencido de que así será teniendo en cuenta la enorme calidad del colectivo humano de la Cooperativa.

Como productores, ser más eficientes y productivos, digitales, cuidar del bienestar animal y el respeto al medio ambiente. Concentrar la producción más aún. Hacer rentable, atractiva y digna nuestra profesión para que haya relevo generacional, con incorporación de jóvenes, y que la mano de obra necesaria sea de más fácil obtención.

Como industria, ser más eficientes en los procesos, más innovadores en los productos. Y como comercializadores, buscar nuevos mercados, internacionalización, comunicar eficazmente lo que hacemos y lo que somos con un marketing innovador.

¿Cuáles son los proyectos de COVAP a medio y largo plazo?

Como se ha explicado antes, los proyectos de inversión en energías renovables, ya iniciados, son fundamentales, así como las necesarias inversiones para actualizar y modernizar constantemente nuestra estructura fabril; muy importantes son los trabajos que debemos realizar para la reutilización de las aguas depuradas; crecer en comercio internacional; una mayor concentración de la producción; insistir en una innovación abierta, con jóvenes talentos y startups, camino emprendido hace algún tiempo, en nuevos productos, procesos, envases, agrotech, digitalización; ampliar los servicios  al ganadero; progresar en el concepto Tiendas- D´Tapas.

Fundación Ricardo Delgado Vizcaíno

En 1996 nace la fundación que lleva el nombre de su padre. ¿Cuáles son sus principios y actividades?

Nuestra Fundación cultural ha cumplido 25 años. La Asamblea General de COVAP, en 1996, la constituyó en honor y memoria de su presidente fundador, Ricardo Delgado Vizcaíno, para transmitir a la sociedad que la formación, la cultura y la educación son fundamentales para el progreso de las personas y de los pueblos. Y transmitir también los valores sobre los que su presidente durante 35 años asentó su vida personal y empresarial: el esfuerzo, el emprendimiento, el compromiso, la solidaridad y la honestidad.

A lo largo de todo este tiempo, el brazo cultural de la cooperativa ha desarrollado diferentes actividades para dar cumplimiento a su doble objeto:

–    Promover y fomentar actividades culturales, educativas y formativas -bien directamente o en colaboración con otras entidades públicas o privadas- como las Jornadas de Otoño, Conciertos de Navidad, Premios de Bachillerato, Concursos de música de Cámara Guadamora, Pianos en la Calle, Campamentos de Verano, Conferencias y seminarios varios, Joven Orquesta de Los Pedroches, obras de teatro, zarzuela y ópera, así como la edición de libros, digitalización de diferentes archivos históricos, colaboraciones varias con otras fundaciones, ayuntamientos, universidades y asociaciones.

–    Abordar proyectos de investigación en el campo agropecuario, en la producción, en la calidad, en la comercialización: estudios sobre la dehesa y el encinar; digitalización de la ganadería extensiva; nuevas tecnologías para el análisis de la leche; circularidad del agua; sanidad animal…

Aunque el carácter es cultural, también hemos atendido una parte social, de ayudas, en momentos o casos excepcionales, con Caritas, Cruz Roja, Bancos de Alimentos, la asociación Arco Iris, Recuerda y otras muchas.

Los dos pilares que han hecho posible el desarrollo exitoso de todo esto son la apuesta decidida, desde el primer minuto, de la Cooperativa y la del presidente de la Fundación, Santiago Muñoz Machado, actual director de la RAE.

Fuente: revistafrisona.com