COOPERATIVAS RESISTEN la embestida

Oscar Bastidas-Delgado analiza la caída del sector de la economía social: “Hay desconocimiento gubernamental de las especificidades del cooperativismo: identidad, democracia interna, principios, valores, propiedad,  y gerencia colectiva”

         El pasado 24 de octubre apareció en Gaceta Oficial un decreto mediante el cual el Estado “exonera del pago del impuesto sobre la renta, los enriquecimientos netos gravables de fuente territorial, obtenidos por las asociaciones cooperativas”, una iniciativa que partió de un equipo de profesionales, encabezados por el experto en economía social Oscar Bastidas-Delgado, mediante el argumento, de que las cooperativas no persiguen fines de lucro.

         “En Venezuela, luego de haberse  conformado la actual Central Cooperativa Nacional de Venezuela (Ceconave), la hiperinflación, y la crisis nacional producto de la dictadura militarista han generado una caída muy fuerte de las cooperativas del sector”.

Bastidas-Delgado es profesor jubilado de la Escuela de Administración y Contaduría de la UCV, así como en condición de invitado de otras universidades, tanto nacionales, como internacionales. Articulista de diversos periódicos y revistas, autor de varios libros, entre ellos, uno titulado “La economía social entre la economía popular y la economía solidaria”.

EL MUNDO COOPERATIVO

¿Qué panorama presenta hoy en día la política de las cooperativas, como estrategia de la economía social?

-A nivel mundial existen unas 60.000 cooperativas de ahorro y crédito en una centena de países con la misión común de fortalecer a más de 208 millones de asociados. Una panorámica mostraría que Asia, el continente más extenso y poblado, con el 30 % de la superficie mundial y 4.308 millones de habitantes, se destaca por contemplar el cooperativismo rural de ahorro y crédito, inspirado en el modelo alemán Raiffeisen, que para 1988 absorbía el 56% de los créditos dedicados, mundialmente, a la agricultura; es el continente de mayor crecimiento económico mundial, el mayor productor y consumidor de alimentos con casi el 80 % de la mano de obra agrícola mundial.

         -Asia contiene los dos países con mayor peso cooperativo, China y la India, ambos suman el 35,3% de los cooperativistas a escala mundial: China con 180 millones de personas sólo en lo rural y la India con 250 millones de personas. Al igual que en África, en la mayor parte de los países asiáticos se observan tradiciones colectivas que dificultan el avance de un cooperativismo formal de mayores dimensiones y mejor democracia; el colectivismo tradicional es informal, pequeño, jerárquico, se basa en el consenso y no es necesariamente equitativo. 

-Corea del Sur es referencia mundial del empleo cooperativo con un 23% del total de ocupados en un país de 51.454.000 de habitantes, y donde existen unas 3.000 cooperativas con 7 millones de asociados.

                     TRADICIONES COLECTIVAS

¿Qué nos puede decir del Africa que, según la opinión de expertos en la materia, se caracteriza por su gran heterogeneidad y complejidad, y lo que dificulta cualquier generalización sobre sus cooperativas?

         -Este continente, de difícil geopolítica por las divisiones territoriales trazadas por los colonialistas, que provocaron divisiones ficticias entre comunidades que en sí mismas poseen condiciones intrínsecas para conformar verdaderas naciones; allí existe un marco legal de referencia para numerosos países establecido por la Organización por la Armonización en África del Derecho de los Asuntos (Ohada) aprobado en el 2010 y con vigencia desde el 2011.

CULTURA ECONÓMICA

         ¿Cómo han sido las experiencias europeas?

-Acá el cooperativismo adquiere dimensiones espaciales, dado que allí nació, y en todos sus países se han constituido ejes destacados de integración, las cooperativas forman parte de la cultura económica – social y sus estadísticas están mejor ordenadas. Durante los años 70 y 80 se produjo un resurgimiento de las cooperativas obreras de producción, y muchas se unieron para formar el Comité Europeo de Trabajadores de Cooperativas (Cecop) que representa unas 50.000 con un millón de trabajadores.

-En este continente el sector de ahorro y el crédito cuenta con el mayor número de asociados, al tiempo que el agrícola posee más cooperativas. Algunos de los bancos más grandes del mundo como el Credit Agricole y el Credit Mutuel en Francia; así como el DG Bank en Alemania, son cooperativas, y están en Europa. Hay 4.200 bancos cooperativos locales, cerca de 60.000 filiales y una cuota de mercado de 20 por ciento. En Suecia, el Förenings Sparbanken es uno de los grupos bancarios más grandes de los países nórdicos con 11.000 puestos de trabajo.

CAJAS POPULARES

¿Cómo ha sido el modelo de cooperativismo en América del Norte?

En Canadá, sobre 36,65 millones de ciudadanos, las cooperativas asocian más de 12 millones y emplean unas 140.000 personas. Solo en las credit unions del sector anglófono y en las Cajas Populares y de Economía Desjardins del francófono, tienen más de 10 millones. El sector aporta una extraordinaria fuerza a la identidad canadiense y ha sido capaz de imprimirle un profundo sentimiento de solidaridad, al mismo tiempo que muestra formas cooperativas hábiles en producir, servir y comercializar.

-Allí las cooperativas son un componente esencial de numerosas comunidades, desarrollándose en sectores diversos como el forestal, viajes, manufactura, información tecnológica, publicidad, transporte, mantenimiento del hogar, y otras como las de pesca. En lo financiero el Movimiento Desjardins, fundado en 1900 por Alfonso Desjardins, es segundo entre las instituciones financieras cooperativas más sólidas del mundo, primer grupo financiero de Canadá y mayor empleadora privada de Quebec, cuenta con más de siete millones de asociados y clientes, 45.547 empleados y 4.351 dirigentes de sus 293 cajas en las Provincias de Québec y Ontario.

Es de resaltar el denominado Movimiento Cooperativo de Antigonish, desarrollado desde la Universidad de San Francisco Javier, Nueva Escocia, por su alta influencia no solo en las provincias marítimas de Canadá sino por sus repercusiones a través de sacerdotes formados en sus aulas en varios países de América Latina como la del sacerdote Ramón González Parra en San Gil, Colombia; la del sacerdote José Elías Thielen con sus cooperativas de ahorro y crédito en estado Falcón, Venezuela; y otras en Puerto Rico y otros países.

Fuente: larazon.net

A %d blogueros les gusta esto: