Cooperativismo: Otro modo de pensar, producir y vivir

 Resultado de imagen para ariel guarco

Ariel Guarco es el argentino designado para presidir la Alianza Cooperativa Internacional, entidad que reúne y promueve el cooperativismo en todo el mundo frente a lo que su presidente llama “los estragos” de los sistemas productivos y financieros. Nuevos paradigmas para entender el trabajo del presente y el futuro, la producción, el consumo, la colaboración, la ganancia económica, el medio ambiente y la soberanía alimentaria.

Uno de cada seis habitantes del planeta es cooperativista: 1.217 millones de personas, nucleadas en casi tres millones de cooperativas en todo el mundo que plantean una opción frente a una realidad en la que tanto los Estados como el sector privado parecen cada vez menos capaces de dar respuesta a temas laborales, ambientales y sociales. Por eso el cooperativismo cambia el paradigma sobre lo que representan temas como la sustentabilidad, el trabajo, y hasta la soberanía alimentaria.

Y en ese marco hubo una novedad que involucra directamente al cooperativismo argentino.

El 17 de noviembre de 2017 con el voto de 671 delegados -sobre 691 presentes- el actual presidente de COOPERAR (Confederación Cooperativa de la República Argentina Ltda.) Ariel Guarco fue elegido en Kuala Lumpur, Malasia, como presidente de la Alianza Cooperativa Internacional, entidad nuclea al movimiento cooperativo mundial con llegada a más de cien países.

Es la primera vez que un argentino llega a la conducción de la ACI y la segunda vez para un latinoamericano ya que el brasileño Roberto Rodrigues ocupó el cargo desde 1997 hasta 2001. Nacido en Coronel Pringles, al sur de la Provincia de Buenos Aires, Guarco forjó su experiencia laboral en la cooperativa eléctrica de su ciudad natal, en la que trabaja desde los 23 años.

A los 48, y en los inicios de su mandato en la ACI, Guarco afirma a lavaca: “Haber alcanzado la máxima representación del movimiento cooperativo a nivel mundial es la muestra de un buen momento de un cooperativismo fuerte, consolidado a nivel nacional, que se muestra presente en una gran diversidad de sectores económicos y actividades y que tiene la posibilidad ahora de alcanzar una visibilización mucho más amplia, de llevar las experiencias a otras partes del globo y también nutrirse de las experiencias que hay en el resto del mundo”.

El futuro del trabajo

¿Cuáles son los desafíos del cooperativismo a nivel mundial?

El cooperativismo a nivel mundial tiene los mismos desafíos que tiene el mundo, 1200 millones de personas asociadas a cooperativas es una de cada seis, una muestra más que representativa. Los desafíos globales son empezar con la construcción de un mundo mejor, más pacífico, más equitativo, entendiendo que las inequidades son el principal caldo de cultivo de los conflictos. Uno de los problemas que tiene la humanidad es el trabajo decente, el futuro del trabajo. En eso tenemos mucho que aportar, es un gran desafío” plantea, junto con la idea recurrente de que la autogestión es la que mejor encara respuestas en momentos en que los Estados y el sector privado parecen cada vez menos capaces de generar lo que Guarco llama “trabajo decente”.

Guarco agrega a la agenda el tema ambiental y la soberanía alimentaria: “Son dos de las cuestiones que tienen que ver con el cuidado del planeta, del medio ambiente, de la forma de producción amigable y sustentable que priorice el cuidado del ambiente. Esos son los grandes desafíos que enfrenta el mundo y nosotros también, pero a los cuales damos soluciones concretas.

Rentabilidad y lucro

En un momento mundial y local con signos alarmantes de concentración de la riqueza, la precarización del trabajo y el empobrecimiento de países y de porciones cada vez mayores de la población del planeta, ¿cuál es el rol del cooperativismo?

El cooperativismo tiene para aportar un modelo económico totalmente diferente, que entiende que la rentabilidad no siempre pasa por el lucro, sino por la mejora constante en la calidad de vida de la gente, que pone en el centro de sus objetivos el desarrollo de la persona y el contexto en el que esa persona se desenvuelve. Muchas veces se habla de cooperativismo de una manera equivocada, alineándolo con marginalidad, pero el cooperativismo es un conjunto de personas que entendieron que la forma cooperativa es la que mejor expresa su forma empresarial. Ahí tenemos que hablar de empresas que tienen un doble objetivo: ser económicamente viables en un mercado que es el mismo para todos, y a la vez ser socialmente responsables. Tenemos mucho para decir en ese aspecto, porque tenemos nuestros principios, nuestros valores que genéticamente nos hacen socialmente responsables, podemos asegurar que somos la responsabilidad social convertida en empresa, no empresas que hacen responsabilidad social para expiar sus pecados.

Consumo y producción: las nuevas ideas

Una definición que muchos integrantes de cooperativas podrían suscribir: “Ser cooperativista es una forma de vida. Es sentir, decir y hacer, de acuerdo con nuestros principios y valores, mediante los cuales neutralizamos o reducimos los efectos de los sistemas productivos y financieros que hacen estragos en muchas de nuestras comunidades”. Entre los principios que Guarco suele invocar se cuentan los de control democrático de las cooperativas por sus asociados, la autonomía e independencia de las mismas, las dinámicas de educación, capacitación e información de sus miembros, la cooperación entre cooperativas y el interés por la comunidad.

Usted planteó que se necesita pensar y practicar otro tipo de producción y de consumo. ¿Cómo los describiría?

Hoy el consumismo irresponsable al que nos están dirigiendo hace que se tensione de tal forma la realidad, que en poco tiempo el planeta no lo va a poder resistir. Entonces tenemos que ir y contar que hay distintas formas de producir, de distribuir y de consumir responsablemente, cuidando el planeta, cuidando a las personas, sin precarizar el trabajo, sin explotar a los niños, sin manejar conceptos de inequidad de género. Son formas sustentables de producción que trabajan sobre la cadena de distribución para que sean los que producen y consumen los que se benefician y no todos los intermediarios. Tenemos muchos ejemplos concretos para demostrar en ese sentido.

Guarco reconoce que le cambió la vida. “Ahora uno es presidente de una entidad que nuclea a millones de personas que viven en distintos lugares, que duermen a distintas horas, que tienen distintas culturas y distintas necesidades. Cuando nos vamos a dormir se despierta el Oriente y empiezan a llegar mensajes, llamados, pedidos. Uno tiene que tratar de ir manejando esa situación porque nosotros decimos que el cooperativismo trabaja para mejorar la calidad de vida de las personas, los dirigentes también somos personas, y no podemos perder lo que más queremos que es nuestra familia, nuestros amigos, hay que tratar de lograr la armonía. Mi familia está alineada a este proyecto, es difícil, son muchos viajes, muchas ausencias”.

“Sigo viviendo en Coronel Pringles” cuenta sobre esos pagos tantas veces retratados por César Aira, en los que Guarco hace su propia producción cooperativa y personal de energía: “Ahí cargo las pilas y sigo”.

Fuente: lavacaorg 

Sercotec

A %d blogueros les gusta esto: