Economía social y solidaria: beneficios para sociedades en desarrollo

La economía social y solidaria comporta importantes beneficios para las sociedades actuales. Vamos a ver cuáles son y por qué es interesante que los proyectos que se implementan en este sentido tengan éxito.

Economía social y solidaria: beneficios para sociedades en desarrollo

Si observamos el estudio Emprendimientos Económicos Solidarios de Luiz Inácio Gaiger, encontramos que desde el siglo XIX se intenta instituir diversas formas comunitarias para democratizar la organización del consumo y la producción. Es decir, viene asociado a la Revolución Industrial desde sus inicios.

Este tipo de economía pretende la igualdad económica garantizando los medios de subsistencia para los trabajadores en un entorno capitalista. Por tanto, en estos dos siglos han proliferado formas económicas alternativas más allá de la lógica mercantil.

Qué es la economía social y solidaria
Entendemos por economía social y solidaria el conjunto de iniciativas en el campo socioeconómico que prioriza la satisfacción de las necesidades de cada individuo. Para ello, este fin estará por encima del lucro, haciendo que las actuaciones se orienten hacia valores de solidaridad, de equidad, de sostenibilidad y de inclusión y compromiso con la comunidad.

Cabe destacar que la economía social pretende también un cambio social. Para ello, prioriza el fomento de la ética y la cooperación tanto en la forma de vivir como en la manera de pensar.

Además, se busca, desde un punto de vista solidario, el desarrollo sostenible y sustentable. Desde este prisma, entendemos que este tipo de economía, llamado ESS, se convierte para sus ‘cultivadores’ en una forma de vida, pues abarca la propia integridad del individuo.

La ESS promueve una forma sostenible de aprovechamiento de los recursos naturales, pero también de conceptos como el desarrollo social, personal y ambiental del ser humano, ya que se ratifica en el bienestar de los individuos.

Un error común que comete mucha gente es considerar la economía solidaria y social como aquella que opera en comunidades vulnerables. Sin embargo, se puede aplicar en cualquier parte con independencia de la condición social de sus participantes.

Beneficios de la economía solidaria y social
Veamos ahora los beneficios que muestra la economía social y solidaria punto por punto:

  1. Creación de empleo: no solo crea empleo, además, este es más digno, con condiciones laborales atractivas para el trabajador, que no se siente explotado nunca.
  2. Cohesión social: también permite una mayor cohesión social, que se fomenta a través de sus trabajos colaborativos.
  3. Flexibilidad en las condiciones de trabajo: cualquier empleado encontrará facilidades para conciliar vida profesional y familiar.
  4. Fomento de valores: este tipo de economía se encarga de promover valores valiosos, como son la cooperación, el cuidado del medio ambiente, la solidaridad, etc.
  5. Responsabilidad medioambiental: además, se procura que cuanto se produce sea equilibrado y responsable, sin dañar el medio ambiente.
  6. Consumo responsable: no nos podemos olvidar del desarrollo del consumo responsable y racional, que también se promueve por medio de la economía colaborativa.
  7. Desarrollo integral: finalmente, se pretende un desarrollo humano integral, sostenido y sustentable, con participación democrática de todos los actores, lo que ayuda a crear una sociedad más justa, auto determinante y dinámica, capaz de garantizar la equidad.

Observamos la importancia de la concienciación del manejo sostenible y sustentable de los recursos, lo que viene asociado a la práctica de valores que mejoran las sociedades y las hacen más justas e igualitarias, obteniendo una clara positividad en las condiciones de vida de todos.

Un buen ejemplo lo encontramos en Chile, cuyo Ministerio de Economía creó en 2014 la división de Asociatividad y Economía Social y ha logrado que el 40% de la población activa económicamente esté inserta en cooperativas, asociaciones de consumidores, asociaciones gremiales y organizaciones de comercio justo según datos de la propia entidad pública.

Recuerda, estas organizaciones están caracterizadas por la confianza a nivel productivo, cooperando y creando comunidad. Además, en un ámbito comercial, promueven el comercio justo a la vez que sensibilizan a la población para que se consuma de forma responsable y racional. Es más, atienden factores éticos de ahorro colectivo, profundizando en su gran dimensión solidaria.

Fuente: noticias.universia.cl

A %d blogueros les gusta esto: