El cooperativismo: todo para todos

Enfrentado por los sistemas económico-políticos hegemónicos, el cooperativismo fue perseguido a lo largo de los dos últimos siglos por sus características más “peligrosas”: la distribución equitativa de las ganancias y la no explotación de los trabajadores. Sin embargo, cada vez más ejemplos en el mundo demuestran que sobrevive, se expande y gana espacios de poder.

 

A %d blogueros les gusta esto: