EN LA INDUSTRIA DICEN QUE LAS FIRMAS ESTAN ADELANTANDO LAS TRAMITACIONES PARA EVITAR CAMBIO DE CRITERIOS.

En la industria dicen que las firmas están adelantando las tramitaciones para evitar
cambio de criterios, por nuevo gobierno en 2018.

proyectos-de-inversion2-15

Pese a que la proyección de crecimiento para este año se mantiene baja y el deterioro de las expectativas no logra revertirse -de hecho la confianza de los consumidores que mide Gfk Adimark está en sus mínimos-, las empresas están pavimentando el terreno de las inversiones que harán en dos o tres años más.

De hecho, enero de 2016 se convirtió en el año con mayor monto de inversión de al menos los últimos seis ejercicios, con un alza de 20% en los proyectos de inversión en carpeta.

Un análisis de las iniciativas ingresadas al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), considerando tanto Estudios como Declaraciones de Impacto Ambiental (EIA y DIA, respectivamente)muestra que los proyectos ingresados entre el 1 y el 31 de enero de este año (sin considerar los desistidos) alcanzan los 78, con una inversión asociada de US$ 6.858 millones.

Esto se compara favorablemente con las 66 iniciativas por US$ 2.876 millones que figuraban en igual periodo de 2015 y mucho más de las 28 de 2014, por US$ 784 millones (ver gráfico).

Los expertos, junto con destacar el aumento de los proyectos, señalaron que las iniciativas ingresadas en el primer mes del año son principalmente ligadas a obras de Energías Renovables No Convencionales, como plantas eólicas o fotovoltaicas, además de proyectos inmobiliarios.

“El ambiente se ve favorecido para el desarrollo de proyectos de energías renovables no convencionales”, dice Rodrigo Benítez, ex subsecretario de Medio Ambiente.

Este tipo de proyectos han evidenciado un boom. Entre otros motivos, por el acceso que están teniendo en las licitaciones de suministro de energía para clientes regulados (residenciales y pequeñas empresas). De hecho, en la última licitación, tres parques solares ofrecieron a los distribuidores precios de US$ 65 a US$ 68 por MWh, mientras que la energía del carbón se ofrecía en US$ 85, según un informe de Deutsche Bank.

Dada esta apertura del mercado, se espera que sigan ingresando proyectos de este tipo a tramitación, gracias al impulso del gobierno y al desarrollo de nueva infraestructura de transmisión para llevar la energía generado a los grandes centros de consumo.

“El aumento de proyectos es una señal muy positiva para los inversionistas. Lo ideal sería que esto se extrapolara a otros sectores económicos”, agrega Benítez, dado que otros sectores económicos han tenido menos dinamismo.

Cambio de gobierno

El aumento del número de proyectos es -según varios expertos consultados- parte de la estrategia de las compañías para evitar someterse a un doble criterio de evaluación, pensando en el cambio de gobierno que habrá en 2018. Esto, principalmente para iniciativas que requieren un Estudio de Impacto Ambiental, donde la calificación demora en promedio 24 meses o más.

En el caso de una declaración de Impacto Ambiental, se estima que el plazo de evaluación está en promedio sobre los ocho meses.

Según explican abogados del ámbito medioambiental, las empresas han preferido adelantar las presentaciones de sus proyectos que requieren un EIA, para someterse a evaluación bajo un solo criterio y así evitar un proceso que podría ser más complejo.

Además, sus aprobaciones podrían coincidir con mejor desempeño de la economía.

La evaluación ambiental de proyectos, que se había convertido en uno de los principales predictores del ritmo de inversión, está volviendo a tomar el dinamismo de antes de 2014, año que se vio muy afectado por el inicio de la vigencia del nuevo reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, que establecía nuevas exigencias a los titulares de iniciativas. Pese a los cuestionamientos y dudas iniciales que levantó la normativa, ahora parecen haberse disipado entre los inversionistas.



A %d blogueros les gusta esto: