Entrevista a los candidatos para la presidencia de la Alianza: Ariel Guarco

Resultado de imagen para ariel guarco¿Me podría dar algunos detalles sobre su viaje cooperativo? ¿Cuándo comenzó?

Prácticamente desde mi nacimiento estoy ligado al cooperativismo, dado que mi madre trabajaba en la cooperativa de electricidad de mi pueblo, Coronel Pringles. Desde muy chico entré en contacto con la filosofía, los valores y las acciones que lleva adelante este tipo de empresas. De joven, ya estaba participando activamente en la vida de la cooperativa, y con los años me fui involucrando cada vez más. Entendí que ser cooperativista es una forma de vida y aprendí que existe en esta actividad una pasión por servir, por desarrollar oportunidades que hagan que día a día se vean resultados concretos en nuestras comunidades. Haciendo todo el camino dirigencial, desde bien abajo, llegué a tener el honor de que me eligieran presidente de la cooperativa, con poco más de treinta años de edad. Luego, las ganas de participar, de involucrarme y de aprender me llevaron a la conducción de la Federación de Cooperativas de Servicios Públicos de la Provincia de Buenos Aires (Fedecoba) y, más tarde, a la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar). Esta última institución hace mucho tiempo viene trabajando en el plano internacional, recogiendo un mandato histórico de principios de siglo, con la incorporación de El Hogar Obrero -experiencia pionera del cooperativismo de consumo y de vivienda en nuestro país y el continente- a la Alianza Cooperativa Internacional. Desde que asumí la presidencia de Cooperar, entendí que era necesario profundizar esa inserción, dado que nuestro movimiento a escala global precisa de mayor protagonismo y conexión con sus bases en un contexto problemático que exige, a su vez, propuestas solidarias.

¿Hay algunos proyectos representativos que usted haya desarrollado en Cooperar que podrían servir como una experiencia valerosa para la Alianza? ¿Cuáles son los desafíos principales para las cooperativas en Argentina?

Cooperar es una organización muy heterogénea a su interior, lo cual hace complejo, pero a la vez muy enriquecedor, el trabajo con sus 72 federaciones asociadas. La integración es el eje principal que nos hemos planteado entre todos los dirigentes que participamos del Consejo de Administración, que de hecho conformamos todas las federaciones, lo cual hace muy representativas y consistentes las decisiones que tomamos. Promover la participación y la integración entre distintos sectores y regiones es fundamental. En Argentina contamos con experiencias de largo alcance, con capacidad de insertarse en mercados competitivos y de gran escala. Pero también tenemos a pequeños productores que, asociándose, dinamizan las economías regionales, a trabajadores que recuperan empresas quebradas y a sectores medios que consiguen acceder a su vivienda, a créditos o al turismo gracias al modelo cooperativo. Todo ese ímpetu de integración se puso de manifiesto, por ejemplo, en una central de compras donde las cooperativas de consumo y de producción articulan esfuerzos para ofrecer mejores condiciones tanto a un lado como a otro del mostrador. Otro eje importante es generar vínculos con actores del sector público y privado. Creemos que el cooperativismo puede expresar todo su potencial cuando teje alianzas estratégicas con los gobiernos y con otras entidades como las mutuales, los sindicatos, los cultos, las universidades y las pymes.

¿Cuál es su motivación principal? ¿Por qué decidió presentarse a las elecciones para la posición de presidente de la Alianza?

Como decía antes, creo que el contexto a nivel global nos exige salir a la cancha con la camiseta del cooperativismo y enfrentar con toda nuestra coherencia, trayectoria y diversidad a los planteos belicistas, especuladores y concentradores de la economía, que vienen llevando a la humanidad a un camino sin retorno. Las sociedades y el ambiente están siendo degradados en virtud de un sistema que subordina las necesidades básicas de millones de personas a la acumulación del capital en manos de unos pocos. Hay alrededor de mil millones de habitantes de todo el planeta que están ligados al sistema cooperativo. Hay que poner en valor ese volumen de gente promoviendo el encuentro, los negocios y la mayor organización posible dentro de cada región y sector. Solamente desde la Alianza podemos conducir ese proceso y creo estar a la altura del desafío. Las conversaciones que vengo teniendo desde hace algún tiempo en mi región, y en estas últimas semanas ya cara a cara, con colegas de Europa, África y Asia, me demuestran que no es sólo una idea mía, y que existe un fuerte compromiso y respaldo a esta propuesta.

¿Cuál es su visión de la Alianza? Como presidente, ¿cuáles serían sus prioridades principales? ¿Cuáles serían los proyectos principales que usted quisiera desarrollar?

La Alianza debe ser el faro que guíe a esos mil millones de cooperativistas, pero no debe ser un faro a lo lejos, aislado, cuya luz apenas se divisa. Debemos profundizar la interacción con los territorios, integrar los sectores y consolidar definitivamente a los espacios de juventud y de género. Se deben promover a las organizaciones coordinadoras en cada país y se debe facilitar la participación de todos en la Alianza. Por otro lado, queremos constituir un comité ejecutivo que esté formado por la presidencia, las cuatro vicepresidencias, la dirección general, las direcciones regionales y los sectores, y que se encarguen de la coordinación de la política que se discuta y apruebe en las reuniones de la junta, y sea la línea de contacto directo entre la junta y el equipo de trabajo. También nos proponemos mejorar en cantidad y en calidad la información brindada a los miembros sobre ingresos, egresos, balances, proyectos, y así empoderar a las organizaciones a la hora de tomar decisiones. Estas y otras propuestas están planteadas en nuestra plataforma, que es posible leer y comentar, realizando aportes, en el sitio www.arielguarco.coop o su versión en inglés eng.arielguarco.coop

¿Cómo podrían las cooperativas contribuir a esta conversación sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible? ¿Podría dar algunos ejemplos concretos?

Hay múltiples dimensiones desde las cuales podemos aportar a los ODS. Específicamente, hemos detectado 8 de los 17 objetivos en los cuales podemos ser protagonistas: salud y bienestar, educación, equidad de género, agua y saneamiento, energías limpias, ciudades sustentables, consumo y producción responsables, y articulación de esfuerzos para cumplir los objetivos. Tenemos experiencia en Argentina pero también en muchos otros países de cooperativas comprometidas en estos asuntos. En nuestro país, hay cooperativas de salud que atienden a más de 2 millones de personas, cooperativas escolares y de gestión social de la educación, creciente participación de mujeres en puestos de decisión, extensión de las redes de agua potable y manejo responsable de cuencas hídricas, proyectos en marcha de generación de energías renovables, hemos impulsado una Red de Municipios Cooperativos, la central de compras que mencionamos antes y, por último, el trabajo articulado con otros actores para cumplir con los ODS. Estos temas los venimos abordando, con reflexiones, propuestas y ejemplos concretos en una serie de documentos que hemos publicado bajo el título Principios Cooperativos en Acción, y que también pueden encontrar en mi sitio web.

Fuente: ICA.COOP

A %d blogueros les gusta esto: