Expertos del surf prueban y validan tablas de madera producidas por Wingka Boards

En playa La Rinconada de Taucú, escenario ideal para la práctica del surf en la Región del Biobío y, luego de casi un año de arduo trabajo apoyado por Corfo y Fundación TPH, Wingka Boards tuvo la validación técnica de sus tablas de madera fabricadas en los talleres de carpintería con jóvenes de la Ciudad del Niño Ricardo Espinosa de Hualpén.

A 128 kilómetros al norte de Concepción, cerca de la localidad de Cobquecura, este balneario ofrece a los surfistas olas de gran nivel para la práctica de este deporte, motivo por el cual los emprendedores líderes del proyecto de innovación social, Álvaro Viveros y Joaquín Fuentes, se trasladaron junto a cuatro expertos en la materia para probar y evaluar las tablas.

John Suazo, con más de 20 años de trayectoria, seleccionado nacional y medallista en diversas competencias, fue uno de los acuciosos jueces que destacó la iniciativa de los emprendedores y por sobre todo el valor social dado por la inclusión de jóvenes en situación de vulnerabilidad. En cuanto a lo técnico, Suazo fue más crítico y detectó algunas falencias “absolutamente mejorables”.

“Probé cuatro tablas de distintas dimensiones. La verdad es que son muy distintas en su forma en relación a una convencional. Hay detalles que mejorar, por ejemplo aligerar el peso y otros componentes como los rieles y conques. Para una persona que está recién empezando en el surf, son tablas de un dominio complejo”, manifestó el oriundo de Coronel agregando que “para lograr la perfección hay que fabricar unas mil tablas, pero este es el inicio de un proyecto que es atractivo para quienes practicamos el deporte”, agregó.

Por su parte, Matías Concha lleva 17 años practicando surf y en esta oportunidad luego de subirse a tres tablas, quedó gratamente sorprendido con el desempeño de ellas, sin embargo, igualmente observó algunos aspectos a mejorar como el peso o la falta de un “cóncavo en la parte inferior de las tablas para darle mayor velocidad y la corrección de algunas líneas”.

También, Concha valoró el profesionalismo de los emprendedores y el acabado trabajo de investigación tras la fabricación de sus productos. “Se sustentan en expertos para definir características como resistencia y comportamiento de ciertos materiales utilizados y eso es muy bueno”.

EMPRENDEDORES SATISFECHOS

Álvaro y Joaquín no pueden estar más conformes con esta jornada de validación técnica. Los aciertos destacados los enorgullecen y las críticas las recogen con humildad y agradecimiento, porque tienen certeza que el juicio y valoración de los expertos sólo podrá llevarlos al mejoramiento de sus tablas, que por lo demás tienen el sello distintivo de la personalización, pues, al ser de producción artesanal, ninguna es idéntica a la otra.

“Estábamos ansiosos con el resultado de esta validación, pero llegado el momento ha salido todo mejor de lo presupuestado. Valoramos el aporte, colaboración y disposición de este grupo de especialistas que vino a apoyarnos”, manifestó Joaquín Fuentes.

“Trajimos tres tipos de tablas: cortas, medianas y largas. Cada una con su particularidad y su porqué de acuerdo al estilo de surf que andamos buscando. La apreciación generalizada es que todas proporcionan una sensación completamente diferente a una tabla tradicional y eso demanda modificar el estilo de surf”, apunta Álvaro Viveros. “De todas las tablas hemos tenido distintas opiniones y resultados y, eso nos permite conocer con mayor certeza cuál es su desempeño en el agua”, agregó.

Respecto a las oportunidades de mejora, Viveros sentencia que “debemos trabajar en el peso de las tablas porque dificulta los movimientos y maniobrabilidad en el agua. Otras mejoras sutiles a trabajar son la concavidad de éstas, los bordes, y posición de las quillas, pero en general, la crítica es positiva en cuanto a la simetría de éstas, hay coherencia entre la punta y la cola y eso nos deja muy conformes”.

Sin duda esta validación técnica deja a Wingka Boards con aciertos y desafíos por delante en pos del perfeccionamiento de sus productos. Álvaro y Joaquín seguirán trabajando arduamente en el taller con jóvenes de la Ciudad del Niño en busca de tablas que cumplan con los estándares de calidad y con los requerimientos de sus futuros clientes, que esperan, lleguen con la temporada estival.

Cabe mencionar que esta iniciativa de innovación social fue ganadora del fondo Corfo “Subsidio Semilla de Asignación Flexible para el Apoyo de Emprendimientos de Innovación Social de la Región del Biobío 2016 (SSAF-S)” que está administrando Fundación Trabajo para un Hermano Concepción durante 2017.

Fuente: TPH

A %d blogueros les gusta esto: