Exportan trigo pampeano a Chile

La Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) tiene una planta de acopio de cereales y oleaginosas preparada para la exportación. Está ubicada en cercanías a la localidad de Colonia Barón. Desde esa sucursal, la operadora de granos nacional comercializa desde hace más de un lustro trigo a Chile a través de la firma importadora Estancias Casas Viejas, a la cual le alquila cinco silos para el acopio de una parte de la producción pampeana. El trigo se traslada en camiones y tiene como destino la industria y los molinos del país trasandino.
Esta planta acopiadora es la única en el país que realiza exportaciones vía terrestre. Hace unos días entraron a sus instalaciones ocho camiones con acoplado conducidos por transportistas chilenos y argentinos y se llevaron 28 toneladas de trigo cada uno. El encargado comercial es el winifredense Adrián Wilberger.
Por su parte, Roberto Pozas, es el apoderado de la firma importadora chilena Estancias Casas Viejas. Le contó a LA ARENA que los empresarios chilenos son propietarios de una estancia de 35 hectáreas localizada frente al cruce de las rutas provinciales 7 y 10, en cercanías a Colonia Barón. En ese predio está montada la planta de acopio.
«Los inversores cuando llegaron a La Pampa en 2009 incursionaron en la agricultura y posteriormente dejaron esa actividad y compraron la planta de silos para dedicarse de lleno al negocio de la exportación. Con el tiempo decidieron alquilársela a la Asociación de Cooperativas Argentinas», comentó.

Más de 5 años.
En la misma línea indicó que «dentro de las actividades comerciales que tiene ACA una es abastecernos con cereales y oleaginosas, que son comprados a productores pampeanos, y hacernos las ventas de exportación; después la empresa puede continuar con sus negocios particulares dado que no depende de nosotros, tiene autonomía comercial».
Los cinco silos almacenan soja, maíz y trigo en su mayor medida. «El fuerte de los inversores es el trigo dado que Chile necesita importar el 60% de lo que consume internamente», apuntó Pozas.
Al mismo tiempo mencionó: «Venimos importando desde hace más de cinco años. La carga máxima que llevamos alcanzó las 12.000 toneladas, después pasamos a 7.000 toneladas y ahora estamos entre 1.500 y 2.000 toneladas anuales. Sucede que en algunos años el valor interno del trigo argentino es superior al internacional y ese factor económico complica la operación comercial, pero el negocio nunca se detiene».

Sin pasar por el puerto.
Entre diciembre y los primeros días de enero de cada año ingresan a la planta 4 a 25 camiones por día y cada uno transporta entre 28 a 29,5 toneladas de trigo. Los transportes dedicados al comercio internacional cruzan la Cordillera de los Andes y llegan hasta Santiago de Chile y las regiones de Temuco, Sorno y Puerto Montt. En Chile, el trigo tiene como destino la industria y la molinería.
Consultado sobre la calidad que deben reunir los granos, en tal sentido Pozas respondió que «el trigo argentino es de muy buena calidad, posee muy buen gluten y proteínas». Justamente su tarea, como apoderado de la firma, consiste en supervisar la calidad del producto y encargarse de la logística. Finalmente destacó que se puedan concretar estos envíos desde La Pampa sin pasar por el puerto de Buenos Aires.
«Hoy estamos trabajando sin problemas con el Senasa y con el recinto aduanero de General Pico; es una experiencia exitosa no solo para los cereales sino también para otros productos que se exportan a Chile, Israel, entre otros países. Estamos logrando un canal directo de exportaciones desde la provincia sin tener una dependencia con Buenos Aires», culminó Pozas, quien vive en Argentina desde hace 12 años y los últimos nueve en Colonia Barón. Allí tiene un restaurante, se dedica a la construcción y representa a la firma importadora chilena.

Fuente: laarena.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: