Huerto Volver al Campo: Jóvenes Productores de Hualañé Venden “Canastas Agroecológicas” a la Comunidad

Huerto Volver al Campo: Jóvenes Productores de Hualañé Venden “Canastas Agroecológicas” a la Comunidad

Una invitación a conectarse con la tierra y las buenas prácticas agrícolas es la que realiza la pareja de productores integrada por Katherine Rodríguez y Cristian Iturriaga desde la localidad de Mira Ríos, en la comuna de Hualañé, Región del Maule. Estos jóvenes usuarios de INDAP son productores de hortalizas al aire libre, las que cultivan en 0,9 hectárea de terreno con técnicas agroecológicas.

Cristian Iturriaga explica el proceso de su emprendimiento agroecológico: “Nosotros tenemos un huerto familiar agroecológico y biointensivo que hemos llamado Volver al Campo, donde producimos alimentos de temporada a una escala campesina mediante tres ejes fundamentales, el primero de los cuales es la regeneración del suelo y los ecosistemas”.

El segundo, añade, es la semilla libre: “Nosotros no compramos semillas, trabajamos con semillas tradicionales de polinización abierta y también hacemos trueques con otros productores para tener nuestro propio banco de semillas. Hacemos nuestros plantines en invernadero y luego plantamos al aire libre”.

El último eje de trabajo es un sistema de agricultura sostenida por la comunidad, “que es un modelo de producción y comercialización directa, donde nuestros compradores conocen nuestros procesos y nosotros les llevamos directamente los productos a sus casas, ya que ellos se inscriben previamente y pagan una membresía anual”.

Dentro de las hortalizas que estos jóvenes producen está el cebollín, una amplia variedad de tomates de herencia –de variedades antiguas como el rosado–, rúcula, ciboulette, betarragas de colores, sandía, diferentes tipos de lechugas, espinacas y mizuna, entre otras.

Para esta pareja la preocupación por el cuidado de la tierra y la salud de las personas son los motores de su negocio. “Nuestra motivación proviene del cariño y el cuidado hacia las personas y el deseo de alimentarlos con productos de calidad, respetando el medio ambiente. Somos conscientes que cada vez hay menos respeto con el prójimo y eso se expresa en las formas de cultivar. Hoy nadie sabe qué agroquímicos trae una verdura y cada vez aumentan más las alergias alimentarias, el cáncer y otros padecimientos producto de lo que se come, es un sistema de alimentación muy deshonesto con los consumidores y creemos que podemos hacer un cambio partiendo con nosotros. Producir de manera agroecológica es acto un revolucionario en estos tiempos”, señala Cristian.

En su proceso productivo, estos jóvenes están utilizando varias herramientas de uso muy versátil, que les permite agilizar las faenas cotidianas, “entre ellas actualmente usamos azadones pendulares, azada colonial, motocultor, horca doble mango para descompactar terrenos, sembradoras manuales, además de utilizar el sistema de riego por goteo.”, indica Cristian.

Katherine Rodríguez detalla que semanalmente suben a su Instagram @volveralcampo los tipos de canastas disponibles para la red de consumidores del sistema de agricultura sostenida y para público en general, de acuerdo a los productos disponibles en su huerta. “A nuestra oferta agroecológica sumamos también algunas frutas que tenemos en nuestra huerta, como brevas, y huevitos de campo de nuestra producción, además de productos de otros agricultores que son socios estratégicos y que nos ayudan a complementar la oferta. Además, estamos comenzando a establecer redes comerciales con algunos restoranes de la zona”.

Para INDAP, que tiene dentro de sus ejes estratégicos la transición a la agroecología, la experiencia de estos jóvenes es muy relevante. Según la encargada de Agroecología y Sustentabilidad regional, Katherine Plaza, la institución está promoviendo el desarrollo de capacidades y la generación de sistemas productivos que de a poco vayan empujado cambios significativos en el desarrollo de la agricultura familiar, y este tipo de experiencias demuestra que se puede trabajar armónicamente manejando criterios económicos pero también sustentables y amigables con el medio ambiente.

Fuente: indap.gob.cl