Iniciativa UCSC Abordará Seguridad Hídrica en el Biobío

Iniciativa UCSC Abordará Seguridad Hídrica en el Biobío

Proyecto identificará las principales brechas y propondrá medidas de gestión en escenario de adaptación al cambio climático.

El 47% de la población rural del país no tiene agua potable y solo el 11% dispone de un sistema de alcantarillado y tratamiento de aguas servidas. Desarrollar un trabajo que reúna a actores municipales, miembros de servicios sanitarios rurales e integrantes de organizaciones de usuarios de aguas vinculados a la cuenca del Biobío en las provincias de Concepción y Biobío, es lo que propone el proyecto “Seguridad hídrica para la adaptación al cambio climático en la Región del Biobío”, financiado por el Fondo de Innovación para la Competitividad, FIC-R, del Gobierno Regional del Biobío, y ejecutado por el Centro Regional de Estudios Ambientales (CREA) de la Universidad Católica de la Santísima Concepción.

Con esta iniciativa se buscará avanzar hacia la seguridad hídrica en la Región del Biobío, proponiendo políticas públicas en torno a la gestión del agua en los siguientes ámbitos: gobernanza del agua, incentivando que los actores relacionados comprendan su actuar de manera colaborativa; identificación de servicios ecosistémicos del agua, a través de metodologías que faciliten su incorporación en la toma de decisiones; proponer medidas que fomenten el uso eficiente del agua en el sector agrícola y sanitario, abordando la gestión de aguas subterráneas y su integración con las aguas superficiales; proponer medidas de política públicas para mantener y mejorar la calidad del agua; e implementar acciones de difusión y formación, tanto a actores vinculados con el agua como a la ciudadanía en general, mediante el trabajo con comunidades educativas.

De acuerdo al investigador del CREA y director del proyecto, Pablo González, “el objetivo principal de este proyecto es enfrentar el desafío de avanzar hacia la seguridad hídrica en la Región del Biobío, identificando las principales brechas y recomendando medidas de gestión en un escenario de adaptación al cambio climático. Se enfoca fuertemente en acciones para proveer de agua en calidad y cantidad a usuarios canalistas y usuarios de agua potable rural, abordando el agua para consumo humano, para los servicios ecosistémicos y para la productividad”.

Beneficio directo

“Año a año podemos observar que las precipitaciones, y a su vez los cauces de los ríos, se han visto disminuidos a causa de los impactos del cambio climático y la presión de las diversas actividades productivas de la Región, donde las problemáticas más importantes (en torno al recurso hídrico) tienen que ver con la gestión local a nivel de cuenca y con los conflictos asociados a los distintos usuarios del agua. Es por esto que es necesario desarrollar soluciones e innovaciones que busquen el acceso sostenible del recurso para todas las personas”, señaló González, economista ambiental y biólogo marino.

El proyecto se enfocará en la cuenca del río Biobío, beneficiando directamente a tres actores: las 21 municipalidades ubicadas en la cuenca (Alto Biobío, Antuco, Santa Bárbara, Concepción, Hualpén, San Pedro de la Paz, Chiguayante, Quilaco, Quilleco, Tucapel, Mulchén, Negrete, Nacimiento, Los Angeles y Yumbel); los Servicios Sanitarios Rurales; y ocho organizaciones de usuarios de aguas (OUA) que representan el 90% de la superficie bajo riego en la Región.

Así, la iniciativa asumirá el desafío de fomentar el uso eficiente del agua en la agricultura, considerando que el sector agropecuario consume un 75% del agua, y su modernización puede suponer reducir la presión sobre las aguas. De esta manera, se identificarán oportunidades de trabajo colaborativo entre los distintos actores públicos y privados, para desarrollar políticas públicas regionales que permitan abordar oportunamente una creciente conflictividad en el torno al uso del agua.

Fuente: ucsc.cl