La cooperativa catalana de partería fomenta un enfoque positivo para el parto

La cooperativa catalana de partería fomenta un enfoque positivo para el parto

 

La cooperativa también actúa como un centro para que las familias se reúnan y discutan temas relacionados con la crianza de niños.

Durante 17 años, una cooperativa catalana ha sido pionera en un modelo alternativo para dar a luz. Creada en 2001, la Casa Natal de Migjorn trabaja para abordar la cultura del miedo que rodea el proceso de dar a luz.

Con sede en Sant Vincenç de Castellet, un pueblo de la provincia de Barcelona, ​​la cooperativa brinda asistencia para dar a luz naturalmente en casa o dentro de sus instalaciones, preparándose para ella y ofreciendo apoyo durante los primeros meses hasta un año después de dar a luz. Los clientes también pueden acceder a los servicios de profesionales de la homeopatía, la osteopatía, la reflexología, la fisioterapia o el yoga.

De izquierda a derecha: miembros de la cooperativa, partera Àngels Flor, la ginecóloga Montse Catalán y la partera Anna Moreno

“Queríamos establecer una casa para dar a luz para ayudar a las mujeres en el proceso, en particular las que viven lejos de los hospitales”, dice uno de los miembros fundadores, Montse Catalán, ahora un ginecólogo retirado.

Ella dijo que el trabajo de la cooperativa coincidió con un movimiento global para respetar las necesidades de privacidad de las mujeres y cambiar el énfasis de los medicamentos a la atención de las mujeres y sus hijos.

“El acto de dar a luz es completamente saludable y debe tener lugar en un ambiente íntimo y personal. Por supuesto, cuando hay riesgos relacionados con el parto, los médicos en los hospitales deben hacerse cargo. De lo contrario, es un proceso fisiológico completamente normal “, agregó.

Un equipo de parteras, terapeutas y otros profesionales crearon la casa de partería como una empresa cooperativa, invirtiendo su capital personal. El centro tiene tres miembros trabajadores completos y colabora regularmente con otros profesionales. Eligieron el modelo cooperativo porque querían permitir una mayor participación y responsabilidades comunes.

Clientes de Migjorn en las instalaciones de la cooperativa

Desde la creación, la cooperativa ha ayudado con 1,200 nacimientos. También actúa como un centro para que las familias se reúnan y debatan cuestiones relacionadas con la crianza de los niños.

Si bien el proyecto fue exitoso, los miembros dicen que no desean abrir más centros. Prefieren ayudar a otros a desarrollar sus propios centros de partería y tienen pasantes regulares de diferentes países que vienen a ver cómo funciona la cooperativa.

En el futuro, Migjorn continuará haciendo campaña para una mayor autonomía de las mujeres y les dará la opción de administrar su propia salud.

“Sería muy importante si el sistema nacional de salud proporcionara asistencia para dar a luz en el hogar y la añadiera a los servicios que actualmente ofrece”, dijo DrCatalán. “En este momento, dar a luz en casa solo se puede hacer con el apoyo de prácticas privadas”.

Fuente: Thenews.coop

A %d blogueros les gusta esto: