LA COOPERATIVA COBELLA ESPERA SUBIR SU FACTURACION HASTA LOS 50 MILLONES

La cooperativa Cobella espera subir su facturación hasta los 50 millones

La cooperativa de Lepe cuenta con 1.200 hectáreas cultivadas de cítricos, fresas, frambuesas y caquis

 La cooperativa Nuestra Señora de la Bella (Cobella) nace en el año 1967 gracias a la iniciativa de un grupo de 38 agricultores del municipio onubense de Lepe que deciden unirse para defender mejor sus productos. Estos agricultores cultivaban en aquella época cereales, almendras, melones, sandías y tomates principalmente. Actualmente, está formada por 300 socios, caracterizándose principalmente por la diversificación de productos.

«Nuestra preocupación es conseguir que el esfuerzo y dedicación de nuestros agricultores se vea recompensado con unos precios que hagan rentables sus explotaciones; en cítricos, somos la única empresa de la provincia de Huelva, que cuenta con unas instalaciones y un equipo comercial, que nos permite comercializar toda la producción de nuestros socios de una manera directa a las grandes cadenas de compras; no dependiendo, por tanto, de terceros difíciles de fidelizar», explica Pedro Paniagua, director gerente.

Por otro lado, «valoramos la unión y a la integración, con el objetivo de aunar la oferta y ser más competitivos», de tal manera que «formamos parte del grupo Onubafruit, empresa comercializadora integrada por cinco grandes cooperativas de la provincia de Huelva», sigue.

Cobella es la principal empresa en su zona de influencia. «Nuestras explotaciones, principalmente, son de pequeño tamaño y la cooperativa ha sabido captar a estos pequeños y medianos agricultores, que encuentran en nuestra empresa una buena solución para la defensa de sus intereses», afirma.

La facturación de la cooperativa el pasado ejercicio ascendió a 42,2 millones de euros y esperan que las nuevas plantaciones permitan cerrar este año «por encima de los 50 millones», avanza el director gerente.

En cítricos cuenta con 508 hectáreas, de las que 36 corresponden a naranjas y 142, a mandarinas. «En los últimos años se ha producido un descenso en la superficie cultivada de naranjas, incrementándose por otro lado las plantaciones de mandarinas y de berrys. La superficie total cultivada es de 1.200 hectáreas, pues además de los cítricos producimos fresas, frambuesas, arándanos, moras, caquis, ciruelos y granadas», prosigue Paniagua.

La producción citrícola propia asciende a 14.000 toneladas y representa un 15% del volumen de negocio de Cobella. «Las producciones esta campaña han estado por debajo de la media, lo que ha permitido una mejor regulación de la recolección, oferta y puesta en el mercado de la fruta», señala.

Así, «esta menor producción ha originado que los precios a los que ha estado cotizando la naranja desde el principio de campaña han sido superiores al de campañas precedentes, por lo que la falta de producción al agricultor puede que en términos globales se vea compensada con unos mejores precios», aclara.

Los destinos de sus cítricos son principalmente el mercado nacional y Europa, «aunque también hemos hecho algunas incursiones en Asia», apunta.

A %d blogueros les gusta esto: