Las actividades económicas estarían relacionadas a la sequía hídrica de la región de Coquimbo

A pesar de la disminución del agua en la región, el periodo observado por un estudio de un grupo interdisciplinario de investigadores, identificó un «incremento en el otorgamiento de derechos de aguas subterráneas, lo que habla de las altas demandas del recurso». El factor principal fue «un consumo excesivo de este recurso». 

La región de Coquimbo se encuentra afectada por una grave sequía hídrica, la que está dañando fuertemente los sistemas de Agua Potable Rural (APR) y la disponibilidad de forraje para el ganado, pero ¿cuál es su causa principal?

Una investigación liderada por el director de la Cátedra Unesco en Hidrología de la Universidad de Talca, Roberto Pizarro, indagó en los orígenes de este problema y descubrió que la falta de agua en la cuarta región no ha sido profundizada por el cambio climático, sino por el consumo productivo y humano.

Dicha afirmación se dedujo, luego de revisar información de la Dirección General de Aguas (DGA) desde 1984 a 2018, considerando 43 estaciones pluviómetricas, 10 estaciones de flujo de ríos y 11 piezómetros.

“Si bien las precipitaciones presentan una disminución en el período de estudio para la Región de Coquimbo, estas caídas no son significativas. De ello se deduce que la menor oferta en caudales medios y máximos no podría atribuirse directamente a factores climáticos, sino a otras variables”, se lee en el estudio publicado en la revista Sustainability.

Las tendencias de las precipitaciones mensuales fueron principalmente negativas (53,1%) durante el periodo observado, la significación estadística apenas llegó al 0,8 %, es por ello que el documento señala que si bien las lluvias mostraron “una alta variabilidad y carecieron de importancia” el factor principal fue “un consumo excesivo de este recurso”.

De hecho, los derechos de uso de aguas se continuaron entregando. “Se verificó un incremento en el otorgamiento de derechos de aguas subterráneas, lo que habla de las altas demandas del recurso”, dice el texto.

La variación más importante se encontró en los pozos y aguas subterráneas, ya que se evidenció que el agua de los pozos se encuentra a mucha mayor profundidad (nivel freático), demostrando una disminución en el 81,8% a nivel mensual y en el 72,7% de los casos anuales.

Fuente: futuro360.com