Los drones, nuevos aliados en la prevención de accidentes en faenas forestales

Los drones, nuevos aliados en la prevención de accidentes en faenas forestales

Una novedosa aplicación está teniendo la tecnología de los drones para mejorar la seguridad en las faenas forestales. Los trabajadores pueden ahora observar en video la ejecución de sus operaciones forestales y así mejorar sus procedimientos y lograr que sus acciones sean más seguras.

Minimizar los actos inseguros en las faenas forestales a través de vigilancias aéreas, es el objetivo central del programa preventivo Drones, que lleva adelante Forestal Mininco y que beneficia a los trabajadores de sus Empresas de Servicios, conocidas por la sigla EESS, quienes se desempeñan diariamente en faenas forestales. El programa partió en marzo de este año, con cobertura de observación de seis a ocho faenas por día, las que se desarrollan principalmente entre las regiones del Maule y Araucanía.

Los aparatos no tripulados sobrevuelan, grabando y haciendo fotografías en zonas de trabajo de difícil acceso en las que se desarrollan operaciones críticas, llamadas así porque deben ser ejecutadas bajo estrictas normas de seguridad para controlar los riesgos inherentes a ellas. Tal es el caso del trabajo en torres de madereo, volteo con motosierras, estrobado y labores en canchas de acopio, así como la operación de máquinas y ángulos de instalación de cables. La  seguridad de los trabajadores que participan en estas laborales es fundamental, y de ahí la decisión de Forestal Mininco de incorporar esta nueva tecnología de punta.

Así lo señala el Subgerente de Seguridad y Salud Ocupacional de la empresa, Flavio Pacheco, quien explica que “con esta tecnología también se busca mejorar la eficiencia y la productividad de las visitas a terreno del personal del área de seguridad y lograr avances en capacitación, utilizando las imágenes de los mismos trabajadores, para reconocer el trabajo bien hecho o reforzar las desviaciones detectadas”.

El sistema

Forestal Mininco utiliza drones que tienen una autonomía de 100 minutos de vuelo, los que se elevan a alturas promedio de 150 metros, aunque pueden alcanzar hasta  400 metros. Pueden volar con viento sin perder estabilidad siempre que la velocidad de éste sea menor a 30 kilómetros por hora y bajo lluvias no tan intensas que ensucien la cámara impidiendo grabar.

Diariamente el ingeniero de Seguridad y Salud Ocupacional de la forestal visita distintas faenas para controlar su ejecución y en estas instancias es acompañado por el operador del dron, quien se encarga de volar el equipo. En el lugar, junto al jefe de faena o prevencionista de la EESS, operan la cámara y dirigen al piloto para la detección de puntos y actividades críticas. El monitoreo permite obtener un registro audiovisual y este material editado se entrega de inmediato a la EESS que, a su vez, lo utiliza para capacitar a su personal, efectuar correcciones y ajustes o bien determinar capacitaciones si el caso lo requiere. Además se entregan copias del registro de vuelo a las jefaturas de área o subgerencias que lo requieran, y se guarda una tercera copia de respaldo.

Mejores estadísticas

La evaluación del uso de esta moderna herramienta tecnológica es más que positiva. Flavio Pacheco destaca que “aporta en los valores obtenidos de una reducción de 20% en la tasa de accidentabilidad; esto es algo que se nota, es importante, y estamos seguros de que contribuirá a tener cada vez mejores resultados. También nos permite  manejar información en línea y se pueden generar correcciones inmediatas en caso de detectar algún desajuste, sin perjuicio de que queda la evidencia en fotografía y video la que a su vez sirve para charlas de reforzamiento en seguridad”.

Agrega que la empresa aspira a ampliar el monitoreo a otras faenas, “estamos en torres, volteos con motosierra, operaciones en cancha y queremos ir a mecanizados, transporte, construcción de caminos, faenas silvícolas”.

Buena acogida entre trabajadores

Los trabajadores de las empresas contratistas al comienzo se sorprendieron cuando observaron un pequeño objeto, que no alcanzaban a identificar, volando sobre las faenas. Lo comenta Rodrigo Cartes, Jefe del Departamento de Prevención de EESS El Laurel y añade que “la percepción cambia totalmente cuando se les explica de qué se trata”.

Nicolás Benavente, jefe del Departamento de Prevención de Riesgos de EESS Radiata y Galvarino asevera: “definitivamente es un instrumento que sirve, que es útil, por ejemplo al supervisar en pendientes“.

Fernando Cayulao, jefe de faena de EESS El Laurel, valora el uso de drones: “ganamos mucho tiempo en las revisiones”.

Visualizar la faena con un sistema en línea, que permite avisar cualquier problema por radio al responsable en terreno y corregir de inmediato, es un factor que Nelson Zapata, Jefe de Línea de EESS El Laurel y presidente del Comité Paritario de la empresa, destaca como muy positivo el sistema, mientras Matías Alarcón, Asesor en Prevención de Riesgos de la misma EESS, alaba que con el apoyo de un dron “se puede priorizar el tipo de inspección; es un claro avance en la manera de trabajar por la seguridad de la faena forestal”.

Los trabajadores comentan, entre otros logros, que los operarios se comportan de forma más cuidadosa porque saben que el vehículo aéreo puede sobrevolar en cualquier momento entonces y es por su bien. Añaden que también están más abiertos frente a la capacitación porque los ejemplos son con imágenes de ellos mismos.



A %d blogueros les gusta esto: