MAS DE US$ 32 MIL MILLONES SUMAN PROYECTOS A LA ESPERA DE APROBACION AMBIENTAL DEL SEA

ERNC-CHILE-1015
Reporte del Comité Pro Inversión revela que energía es, con holgura, el sector económico con mayor dinamismo, mientras que al revés, destaca la baja participación de la minería. Inversión total aprobada en 2015 llegó a US$5.141 millones

En un año complejo para la economía nacional, fundamentalmente por la baja en el precio del cobre, ha sido la energía la que ha tomado la posta de la inversión, erigiéndose como el sector de mayor dinamismo.

Así, a pesar de que las condiciones estaban dadas para que se generara una verdadera sequía de nuevos proyectos, las cifras demuestran que ha sido al revés: hay mucho interés por invertir en el país. Así lo demuestra un reporte del Comité Pro Inversión, instancia que encabeza el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, al que tuvo acceso PULSO a través de una solicitud hecha en el marco de la Ley de Transparencia.

Según el documento, hay US$32.924 millones en proyectos a la espera de aprobación ambiental (en calificación), de los cuales la mayor parte corresponde a iniciativas energéticas, sector que acapara el 72,5% del total con US$23.879 millones. Ya en 2015 el 63% del monto de inversión aprobada correspondió a energía.

Al mismo tiempo, destaca la poca participación del sector minero, donde sólo hay proyectos ligados a saneamiento ambiental, nada de expansiones o iniciativas greenfield.

Para el Gobierno, esto es reflejo de una diversificación en los proyectos, lo que califica como positivo.

“Es importante destacar que los proyectos de inversión aprobados en 2015 empiezan a mostrar una diversificación de la matriz productiva del país, ya que sólo el 22,3% es inversión minera -equivalente a US$5.141 en proyectos de inversión aprobados- y la inversión no minera empieza a tener una gran importancia”, plantea Ana Vargas, Jefa de la División Jurídica de la Subsecretaría de Economía.

El ex subsecretario de Medio Ambiente, Rodrigo Benítez, pone paños fríos. A su juicio, está por verse qué porcentaje de las iniciativas eléctricas finalmente se van a concretar, pues las perspectivas de demanda por energía están a la baja.

“Es interesante la gran inversión en energía, ya que además se trata en un gran porcentaje de energías renovables. Ahora bien, lo interesante seria ver cuántos de esos proyectos en trámite finalmente se van a concretar”, afirmó.

Más aún, montos importantes de la inversión están ligados a proyectos de concentración solar de potencia (CSP), que son de muy alto costo de inversión.

Según el abogado experto en tramitación de proyectos de inversión, Mario Galindo, el cambio de la matriz de proyectos es el reflejo de lo que pasa hoy en la industria.

“Hoy los abogados están más dedicados a resolver los problemas de los proyectos de inversión que a su desarrollo”, sostiene el abogado que asesora, entre otras empresas, a Arauco, brazo forestal del grupo Angelini.

Deficiencias

Sin embargo, el catastro deja en evidencia aspectos claros de la “brújula económica” actual de nuestro país. De hecho la ausencia de proyectos en el área de minería es potente, situación que difiere totalmente con el explosivo aumento en el área de energía solar.

No obstante, a juicio de expertos la ausencia de proyectos de inversión de la minería no da cuenta necesariamente que exista una mayor diversificación en los proyectos que ingresan y que finalmente son tramitados por la autoridad. El golpe ha sido duro para la minería pero por ahora no se pueden descartar otros factores.

“Pueden ser muchos los motivos por los que no avanzan los proyectos de minería. Deficiencia de los Estudios de Impacto Ambiental, postergación por precio del cobre, entorpecimiento por observaciones excesivas, y judicialización”, son parte de las causales que podrían estar enfrenando los proyectos mineros, dice Galindo.

El diagnóstico de la “especulación” en los proyectos de inversión para el área energética estuvo en el aire durante largo tiempo en la industria. Sin embargo, hoy estaría en retirada. Así, al menos, lo cree el ex director del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), Ricardo Irarrázabal.

Lo anterior, explica, gracias a un cambio normativo que a través de la Ley 20.417, que modificó la Ley 18.800, generando mecanismos para evitar la especulación.

.

Fuente:Pulso

A %d blogueros les gusta esto: