PLANTAS INVASORAS INCIPIENTES ESTAN SIENDO REMOVIDAS EN TIEMPO RECORD EN EL ARCHIPIELAGO JUAN FERNANDEZ

En menos de tres años, se ha logrado controlar y remover de manera definitiva flora invasora en las islas Robinson Crusoe y Alejandro Selkirk a través de un exitoso plan que tiene como meta erradicar 30 especies, en el marco del Proyecto GEF de Especies Exóticas Invasoras del Ministerio del Medio Ambiente y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Considerado como el territorio insular oceánico de mayor valor global según el número de especies endémicas por kilómetro cuadrado, el Archipiélago Juan Fernández es objeto de diversos programas de protección y monitoreo a su flora y fauna.

Una de las mayores amenazas que enfrentan sus especies endémicas es la proliferación de aquellas catalogadas como exóticas invasoras; especies de animales y plantas que causan daños y que han mantenido preocupada a la comunidad científica y local. Existen varias plantas invasoras como la mora, el maqui y la murtilla que ya están establecidas y ampliamente distribuidas en la zona–cubriendo un territorio de casi 800 hectáreas y cerca del 17% de la superficie total- causando importantes pérdidas al bosque nativo y extinción de algunas especies endémicas.

Desde el año 2013, las organizaciones Island Conservation y Oikonos, en coordinación con la Municipalidad de Juan Fernández, han trabajado intensamente en la remoción de plantas invasoras incipientes. Este plan ha sido ejecutado y co-financiado junto al Proyecto GEF de Especies Exóticas Invasoras del Ministerio del Medio Ambiente, el que además cuenta con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). La implementación de este programa ha logrado en menos de tres años un proceso de remoción de 6 especies invasoras incipientes en Robinson Crusoe y 7 en Alejandro Selkirk.

Fernando Baeriswyl, Coordinador del Proyecto GEF EEI, señaló que este plan para el control y erradicación de especies exóticas invasoras incipientes es “un gran logro que muestra que vamos por el camino correcto para prevenir el desarrollo de nuevas especies invasoras, lo que refuerza la necesidad de establecer barreras de bioseguridad y sistemas de alerta temprana, especialmente entre las islas del Archipiélago y el continente”.

El éxito de los resultados con plantas invasoras incipientes en un periodo tan acotado confirma la eficiencia de los programas de acción temprana y significa un gran paso en la conservación de la biodiversidad de Juan Fernández. Como lo explican los especialistas, el mejor momento para intentar la erradicación de una especie no deseada es durante la primera fase de la invasión, es decir cuando las poblaciones objetivo son pequeñas y/o están limitadas a un área restringida, asegurando de esta manera el éxito de erradicación y la efectividad en cuanto a costos, ya que, a diferencia de los planes de control, la erradicación no requiere una inversión continua y permanente.

Entre las especies que fueron erradicadas o en proceso de control, se encuentra la planta trepadora Ojos Negros, Maracuyá, Agave y Cola de Zorro, donde se eliminaron todos los ejemplares presentes en el poblado San Juan Bautista, la mayoría de ellos en las cercanías del Fuerte Santa Bárbara, y otros en algunos jardines privados. En cuanto a los árboles que amenazaban al bosque nativo de Juan Fernández, se trabajó en el control de especies como el Árbol del Cielo, Acacio y Datura, además de la Enredadera del mosquito y Ricino, entre otras.

Una comunidad activa

Para Island Conservation y Oikonos, la participación de la comunidad isleña es fundamental. Comenzaron una campaña de sensibilización entre los habitantes para dar a conocer el plan y la importancia de que ellos reconozcan las especies incipientes para proteger el patrimonio natural del Archipiélago. “Estamos trabajando tanto en jardines privados como en espacios públicos y concientizando a la comunidad para que no traigan semillas de especies dañinas que podrían volver a causar estos problemas”, señaló Peter Hodum, biólogo y director de Oikonos en Chile. Agregó además que se realizaron capacitaciones constantes a la población, “porque la clave de la conservación está en reforzar las actitudes, los valores y el entendimiento de la comunidad, sólo así es posible que este trabajo sea sustentable en el tiempo”.

Las redes sociales también han resultado una eficaz forma de activar a la comunidad y contribuir en la educación ambiental y alerta temprana. A través del grupo de whatsapp “Red de Observadores de Especies Exóticas Invasoras” han logrado fomentar la participación en el reconocimiento de especies invasoras. Esto se suma a los cursos de capacitación técnica en uso de plaguicidas que se hicieron con técnicos locales de la comunidad y la entrega de una guía de identificación de especies, además de la capacitación de algunos habitantes del Archipiélago que formaron parte del equipo técnico de remoción de plantas invasoras incipientes.

Desafíos pendientes

Si bien el programa representa un avance notable e inédito para Chile, Peter Hodum destaca que el proceso de vigilancia y monitoreo donde se encontraban las especies controladas debe continuar, para sacar rebrotes y plántulas que garanticen la erradicación definitiva. Asimismo reconoce la importancia de contar con una barrera sanitaria a modo de prevenir el ingreso de especies dañinas.

En esa misma línea, Sara de Rodt, especialista en restauración de islas de Island Conservation, destaca el esfuerzo por seguir sensibilizando y empoderando a la comunidad e instituciones “todavía quedan más de 20 especies invasoras incipientes por erradicar en nuestro Archipiélago. El desafío futuro para lograr estas erradicaciones adicionales y mantener los éxitos de hoy sigue siendo la sensibilización. Para prevenir el ingreso de nuevas plantas y el transporte de plantas entre las islas, habrá que seguir fortaleciendo las instituciones públicas y reforzar con los residentes los riesgos de plantas invasoras incipientes y los hábitos sencillos para prevenir la propagación de éstas”.

Las especies que ya fueron removidas de manera definitiva y que se monitorean para evitar un rebrote, son:

  • En Robinson Crusoe:
    Caña común (Arundo donax)

Falso té (Bidens aurea)

Lupino (Lupinus polyphyllus)

Maracuyá (Passiflora edulis)

Falsa Acacia (Robinia pseudoacacia)

Falso berro

  • En Alejandro Selkirk:
    Acacia negra(Acacia melanoxylon)
    Parra Madeira(Anreder acordifolia)
    Crocosmia crocosmiiflora
    Cupressusmacnablana
    Estramonio (Datura stramonium)
    Oca rosa (Oxali sdebilis)
    Higuerilla (Ricinus communis)

Técnicas de control
Para la remoción de las plantas invasoras incipientes se usaron técnicas de control mecánico y químico. El primero, involucra la extracción manual y la utilización de maquinaria, según sea el caso. El control químico, en cambio, considera la aplicación de herbicidas por personal capacitado y autorizado por SAG, de acuerdo a cada especie.

Foto 1 a y b_Antes y después del control

A %d blogueros les gusta esto: