Proyecto preserva boqui pilfuco y capacita a nuevos artesanos en su cestería ancestral

DSC_0355

Región de Los Lagos, viernes 31 de marzo 2017.- A 40 kilómetros de San Juan de la Costa, en plena cordillera de la costa, se encuentra la localidad de Misión de San Juan. Allí, los hulliches, sus habitantes ancestrales, dieron inicio a la cestería en boqui pilfuco, una enredadera propia de la selva valdiviana de la familia del boqui. Parecida al Boqui pil pil, fibra trabajada por los lafquenches, el boqui pilfuco es una liana exclusiva de esta localidad, la que durante las últimas décadas ha comenzado a escasear y con ello la cantidad de artesanos que portan el conocimiento de esta artesanía.

Esta cestería es única en Chile, y a través del proyecto apoyado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) “Rescate de la especie y fibra boqui pilfuco (berberidopsis corallina) para el desarrollo sustentable de la actividad artesanal de cestería típica en San Juan de la Costa”, ejecutado por la comunidad indígena Trashihue junto al apoyo del municipio de San Juan de la Costa, han logrado dar grandes pasos hacia la recuperación de su materia prima y producción artesanal de esta cestería, cuyos artesanos, como el matrimonio compuesto por Olga Cárdenas y Jerónimo Cheuquián, llevan más de 40 años dedicados a este oficio.

La iniciativa comenzó con el desarrollo de un plan de manejo agronómico para aumentar la disponibilidad de materia prima, con miras a reforestar el bosque nativo con las plantas producidas en invernaderos. En paralelo, se trabajó en la transferencia de la tradición: al día de hoy el matrimonio Cárdenas-Cheuquián han enseñado el oficio a 15 artesanos más; hombres y mujeres jóvenes pertenecientes al pueblo hulliche, los que se espera se transformen en nuevas caras de esta tradición. Además se ha desarrollado una línea donde se introdujo elementos de diseño que, respetando la esencia de este oficio, aportan con nuevas materialidades y pigmentos a una nueva línea de cestería en boqui fuco.

María José Etchegaray, directora de FIA, explica cómo la innovación se involucra con la tradición gracias a la línea de fomento al patrimonio agroalimentario y forestal que la fundación promueve en el país: “hoy los consumidores están volviendo a mirar hacia lo local y tradicional, lo que en un país con tanta riqueza viva como el nuestro, abre un sinfín de oportunidades de innovación. Ante la pregunta por el cómo agregar valor a lo nuestro, nuestra fundación ha apostado por potenciar proyectos que rescaten tradiciones y culturas, dando vida a proyectos con resultados bellísimos, como este”, detalló.

Los resultados fueron exhibidos en una ceremonia de cierre el pasado viernes 31 y la historia de esta cestería y algunos avances del proyecto pueden ser visitados en www.boquifuco.cl

Fuente: FIA

A %d blogueros les gusta esto: