Rescate de Vides Patrimoniales abre oportunidades a pequeños productores de uva pisquera

FIA uva pisquera

Entre las regiones de Atacama y Coquimbo se encuentran los valles donde se produce la totalidad de las 10 mil hectáreas de vides para producir pisco con denominación de origen. La superficie está formada por cinco variedades tradicionales: Moscatel de Alejandría, Moscatel Rosada, Moscatel de Austria, Pedro Jiménez y Torontel. Sin embargo, las variedades autorizadas para la producción del pisco que responde a la denominación de origen son 13. “Todos los destilados que se produzcan fuera de estos valles no son pisco, son aguardiente”, explica Francisca Martínez, representante de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) en la zona norte del país.

Con una industria cada vez más exigente a nivel internacional, FIA y el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) se han enfocado en aportar competitividad al sector, particularmente a los pequeños productores, a través de la investigación en vides patrimoniales, evaluando su potencial para la producción de este destilado de fama internacional. Para ello, se rescataron y evaluaron cuatro variedades no tradicionales: Moscatel Amarilla, Moscatel Negra, Moscatel Blanca y Orange Muscat.

Rodrigo Gallardo, jefe de Programas y Proyectos de FIA, explica que esta inversión permitirá a los pequeños productores abrirse a mejores oportunidades de negocio. “Además de valorizar cepas que hoy no son reconocidas en la denominación de origen, evaluar su potencial para la producción de mejores y más diversos destilados aporta al desarrollo de la industria local y contribuye a mejorar la oferta de un producto tan competitivo como el pisco”, comenta respecto a la iniciativa.

Este proyecto es la continuidad de otras iniciativas marcadas por la articulación intersectorial de organismos vinculados a la innovación, el fomento productivo y la innovación, como CORFO y FIA. Ya en el 2012 los especialistas del INIA comenzaron el rescate de cinco variedades que no usadas comercialmente, continuando su desarrollo gracias al aporte que FIA otorgó a sus ejecutores.

“El principal objetivo del proyecto fue la identificación genética de las variedades que son utilizadas para la industria pisquera. Hoy sabemos exactamente cuál es el material genético que tenemos y podemos compararlo con otras variedades que hay en el mundo. Con el proyecto los productores pueden tener una opción distinta a las variedades tradicionales. Que tengamos muy caracterizadas nuestras variedades nos permite salir al mundo y decir exactamente que el pisco chileno se produce con variedades de uva generadas naturalmente en el sur de América”, explicó Antonio Ibacache, subdirector del Centro Experimental INIA Vicuña.

Mauricio Muñoz, profesional del Departamento Técnico de Cooperativa Capel, afirmó que “esto es relevante para nosotros, porque tiene alcances que pueden llegar a ser una oportunidad para todos los productores pequeños y también para la zona pisquera que ya está industrializada. Lo que hemos logrado ver es que tenemos variedades que tienen un potencial tremendo que no lo alcanzábamos con otras variedades que teníamos”.

 Prensa FIA

 

A %d blogueros les gusta esto: