Xavi Teis, de Coop57: “Somos una herramienta para la transformación”

El economista Xavi Teis, en la sede de Coop57 en el barrio de SantsXavi Teis forma parte de una cooperativa dedicada a financiar proyectos que persiguen crear una sociedad más equitativa, solidaria y sostenible.

Xavi Teis (Barcelona, 1982) es economista de formación y  trabaja como responsable de comunicación de Coop57, una cooperativa de servicios financieros fundada en 1995 con el objetivo de contribuir a la transformación social en positivo.

–¿Qué objetivos persigue  Coop57?
–Somos una cooperativa de servicios financieros enmarcada en las finanzas éticas, el cooperativismo y la economía social y solidaria. Nuestro objetivo de fondo es trabajar para una transformación social y económica, pues entendemos que la sociedad debe ser más justa, más equitativa, más sostenible y más solidaria.

–¿Qué os diferencia de la banca tradicional?
–No somos un banco. Somos una cooperativa que ofrece básicamente préstamos. La intermediación financiera, que es nuestra principal actividad, está dirigida a los socios de la cooperativa. No tenemos clientes. No perseguimos el lucro y si hay excedentes se revierten en la propia cooperativa. En otras palabras, somos una herramienta para la transformación social y no una entidad financiera que solo persigue ganar dinero.

–¿Qué pros y contras ofrece vuestro modelo?
–Estar regulados por la ley de las cooperativas nos limita en algunas cosas, pues no podemos ofrecer servicios de banca minorista o comercial en el sentido de cuentas corrientes, tarjetas o recibos -que tampoco son nuestro objetivo- y tampoco podemos trabajar con terceros.  Sin embargo, como cooperativa, tenemos un grado elevado de autogestión, más libertad y más flexibilidad para adaptarnos a las necesidades de cada proyecto. Esto nos permite prestar unos servicios financieros a medida, artesanales.

–Vuestro capital proviene de la sociedad civil.
–Sí, tenemos dos tipologías de socios. Por un lado, los socios de servicio, que son todas aquellas entidades que reciben financiación de Coop57. Y por otro lado, los socios colaboradores, en su gran mayoría personas individuales que aportan su ahorro al capital social de la cooperativa.

–¿Cómo surge el Fondo de Crédito Municipal? 
–Nace de una visión compartida por parte del Ayuntamiento y de Coop57. Durante la última crisis, los bancos comenzaron a cerrar el grifo. Nosotros, en cambio, hicimos otra reflexión: en tiempos de dificultad, debemos abrir el grifo del crédito tanto como podamos para salvar el máximo número posible de entidades ya que consideramos que hacen una función muy positiva en la sociedad. Con esta idea, planteamos compartir a partes iguales el riesgo con un fondo manconumado de 200 mil euros. Coop 57 pone 100.000 euros, y el resto, el Ayuntamiento.

–¿Qué valoración hace de este nuevo fondo? 
–Hemos financiado una docena de proyectos muy interesantes como la cooperativa de arquitectos Labalua, la librería La Carbonera, el Nou Patufet y el Gimnàs Social Sant Pau, que hacen un trabajo de integración social en el Raval espectacular. Estos proyectos tienen mucho valor porque demuestran que la economía social y solidaria trabaja en muchos ámbitos, no solo en el de la solidaridad, también en la economía productiva.

–Dicen que el cooperativismo está al alza desde el inicio de la crisis.
–En realidad, lo que pasa es que las cooperativas tienen una mayor resistencia a la situaciones de crisis. Es una pena que muchos vean las cooperativas como una herramienta contra-cíclica. No solo funciona en tiempos convulsos. Estamos convencidísimos de que es un modelo más justo y que promueve sociedades mucho más justas.

Fuente:elperiodico.com

A %d blogueros les gusta esto: