​El impacto del modelo cooperativo en el Chile de hoy y de mañana

La crisis sanitaria, social y económica que ha afectado a nuestra sociedad y a Chile ha tenido profundas consecuencias, poniéndonos de manifiesto que hoy más que nunca tenemos que avanzar juntos en construir un país más inclusivo, más solidario y con oportunidades para todos.

Justamente las cooperativas, que propiciamos la colaboración como una de las mejores herramientas para generar valor compartido, somos el modelo empresarial que mejor se adapta a este nuevo contexto.

A nosotros nos inspira y nos mueve la ayuda mutua y promovemos la solidaridad y la democracia; ya que en nuestra base societaria cada persona es un voto, independiente de su capital, y eso es lo que nos distingue de las formas tradicionales de organización.

Somos empresas que nacemos desde la sociedad civil y buscamos dar soluciones a necesidades colectivas que nos permiten mejorar la calidad de vida de nuestros socios, promover la inclusión y crear nuevos puestos de trabajo. Es por esto que las cooperativas somos agentes activos del desarrollo económico y social en las áreas en las que operamos y donde probablemente otras empresas no llegarían con sus servicios.

Hoy en Chile las cooperativas tenemos más de dos millones de cooperados y el 77% de las cooperativas se concentra fuera de la Región Metropolitana. En el mundo y en Chile, el cooperativismo ha aportado mucho, pero podemos y debemos hacer más.

Durante esta crisis, hemos estado muy cerca de nuestros cooperados y hemos reforzado nuestro compromiso con la reactivación. Las cooperativas productivas hemos seguido proveyendo la entrega de alimentos; las eléctricas hemos continuado dando el servicio eléctrico y las financieras hemos mantenido la entrega de productos y servicios a nuestros socios. Además, hemos habilitado canales alternativos para llegar a lugares donde la movilidad es reducida, generando nuevos espacios y más inclusión.

Desde la Asociación Nacional de Cooperativas estamos abordando distintos desafíos para seguir avanzando y promoviendo el trabajo colaborativo en todos los sectores. Estamos fortaleciendo nuestra identidad cooperativa y trabajando en modernizar la gestión de nuestras cooperativas.

En tiempos en que los chilenos exigen más participación y más oportunidades, el cooperativismo es un modelo empresarial que conecta muy bien con las necesidades de la sociedad actual, y es por esta razón, que estoy convencido de que estamos preparados para seguir apoyando al desarrollo de Chile de hoy y de mañana.

Rodrigo Silva, 

Presidente de la Asociación Nacional de Cooperativas de Chile

Fuente: diarioestrategia.cl