AL EMPRENDER LAS PERSONAS SE CONECTAN CON SUS SUEÑOS Y SU LIBERTAD

La mayoría de los consultados (91,2%) dice contar con una idea o proyecto para independizarse, cifraque es mayor en el grupo entre los 25 y 34 años (94,5%).

Que el emprender algo propio sea un anhelo de los chilenos pienso tiene que ver con la necesidad de un propósito, con el hecho de que el trabajo que realizo se conecte con mi forma de vida, con mis valores, con mis sueños.

Algo que el mercado laboral no está ofreciendo tanto como quisiéramos, especialmente a los más jóvenes cuyos ideales van más allá de sólo ganar dinero y pagar las cuentas.

Un ejemplo son las empresas B que surgen con la lógica de hacerle bien a las personas, al planeta y -además- de ganar dinero, pero no ubicando el dinero como prioridad, sino que dentro del propósito como centro de su quehacer.

Un emprendimiento propio se puede adaptar al mercado, funcionar en el mercado, pero está hecho a mi medida y tiene que ver con mis valores, ideales, con la vida que quiero vivir y con lo que quiero ofrecer a la comunidad, al mundo. Finalmente, también tiene que ver con grados de libertad.

Porque si bien es cierto que un emprendimiento puede a veces significar más horas de trabajo y esfuerzo que ser un empleado, también es cierto que me puede dar la libertad de elegir mis horarios, quizás de ir a buscar a los niños al colegio, de pasar más tiempo haciendo lo que quiero hacer. De vivir una vida significativa, de mezclar vida y trabajo como yo quiero.

Tener un anhelo es fundamental para que nuestra vida sea significativa, para que tenga un sentido. Y eso tienen que ver con la posibilidad de desplegar mis talentos y mi creatividad en lo que hago.

Al emprender me conecto también con mis sueños y eso es lo que hay que llevar al sistema educacional si como país queremos ser competitivos en el mundo. La creatividad y la innovación están profundamente conectadas con creer en mis sueños, tener confianza en mí mismo, en mi originalidad, con tener permiso para equivocarme y volverlo a intentar.

Emprendo porque tengo algo original que ofrecer, por eso el capital humano es lo más importante de una nación. Y a eso le agregaría emprender y colaborar como un factor fundamental para el desarrollo económico y la creación de capital social en nuestro país.

En este contexto es fundamental proteger los sueños de nuestros niños y repensar para qué estamos educando: ¿Para la competencia? ¿Para el mercado?…

¿O para darles las herramientas para que descubran sus talentos y desplieguen su creatividad, para que emprendan desde el corazón, sin renunciar a su naturaleza, atreviéndose a explorar territorios desconocidos?. Es así como se logra innovar de verdad.

FUENTE: INNOVACION – Columnista: Diego Uribe

A %d blogueros les gusta esto: