BUSCAN FORMULAS PARA QUE RETIROS DE CAPITAL DE LAS COOPERATIVAS NO LAS DESBANQUEN

Imagen foto_00000014El Banco Central, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras y el Ministerio de Economía aseguraron que la iniciativa en estudio, podría generar un éxodo de socios con graves consecuencias financieras para los asociados.

Una mirada a los efectos que podría generar en las Cooperativas de Ahorro y Crédito (CAC), el permitir que los socios mayores de 60 años puedan retirar sus capitales; dieron los integrantes de la Comisión de Economíaen su última sesión.

La instancia está analizando las ideas matrices de la moción de autoría del senador José García Ruminot, que autoriza dichas solicitudes, la que se encuentra en primer trámite. En la actualidad las CAC permiten que sus socios retiren fondos solo en la medida que ingresan nuevos miembros que compensen esa pérdida económica.

En la jornada, los legisladores escucharon al vicepresidente del Consejo del Banco Central (BC), Sebastián Claro; al director de la Unidad de Análisis Financiero de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), José Miguel Zavala; y a la jefa de la División de Asociatividad y Economía Social del Ministerio de Economía, María José Becerra.

Las tres entidades reconocieron que aprobar el proyecto tal y como está redactado, implicaría acabar con las CAC. Considerando aquello, los congresistas se abrieron a la posibilidad de elaborar indicaciones al proyecto, de manera de recoger el espíritu positivo de la norma.

“La idea es que el Ministerio de Economía trabaje con los asesores de los parlamentarios, de manera de buscar un camino que permita estos retiros y no se afecte el capital de las cooperativas”, aclaró al término de la sesión el presidente de la Comisión, el senador Iván Moreira.

Tras escuchar a los expositores, el senador García Ruminot consultó respecto a cuántas CAC están al día con la entrega de cuotas y aseguró que “menos del 40% de las personas que pueden retirar fondos tienen más de 60 años. De hecho los socios más antiguos tienden a permanecer porque se les entregan otros beneficios. Suponer que todos se van a ir, es una exageración”.

Luego el senador Jorge Pizarro preguntó si el único sistema de retiro hoy se asocia al reemplazo (un socio retira fondos y otro los ingresa). “Me imagino que se genera una lista de espera eterna con estas reglas del juego. Creo que hay que estudiar un camino para flexibilizar este proceso. Por lo demás creo que los socios ingresan a las cooperativas en forma voluntaria, por lo tampoco creo que haya un éxodo masivo”, sinceró.

El senador Eugenio Tuma apuntó a la necesidad de captar nuevos socios porque sería la fórmula de agilizar los retiros de fondos. “Hay que buscar un método que permita compatibilizar los rescates con la estabilidad financiera de las cooperativas. ¿Por qué hoy el reemplazo es tan restrictivo? Al parecer es poco atractivo ingresar, entonces ahí se debe poner el esfuerzo.

A su turno, el senador Rabindranath Quinteros mostró su molestia frente a los expositores, indicando que “pensé que nos iban a traer propuestas en vez de quejas. Sabemos que el sistema se vería afectado pero nuestra tarea es buscar un camino que proteja los intereses de todos. Las cooperativas buscan la ayuda mutua y ello significa apoyar quien lo necesita. Entonces no se entiende que se ponga trabas a la entrega de fondos”.

En tanto, la senadora Lily Pérez San Martín reconoció que el proyecto de ley tiene sus propios méritos. “Creo que esto es una oportunidad. Pensemos en la crisis de las AFP. Tal vez podamos valorizar las CAC pero para eso se requiere educación. Me gustaría que se pidiera un informe a la biblioteca para saber cómo se promueve el cooperativismo en otros países”, solicitó.

Sebastián Claro del BC aseguró que el proyecto podría afectar la solvencia de las cooperativas. “Hoy en promedio, el 25% de los socios de las CAC tienen más de 60 años. El 45% del capital pertenece a este segmento etario. Esto es aún más crítico si pensamos en las CAC que no son supervisadas por la SBIF. Ahí un 80% del capital está en manos de los mayores de 60 años”, describió.

El experto hizo ver que “las cuotas que son exigibles no pueden ser consideradas capital regulatorio” y a la vez advirtió que una reforma de esta naturaleza, podría afectar la posibilidad de captar nuevos socios puesto que estos podrían verse discriminados frente a los mayores.

Por su parte, José Miguel Zavala de la SBIF recordó que existen 7 CAC bajo la administración de este organismo debido a que el resto son supervisadas por el Ministerio de Economía. “Éstas representan un capital de dos mil 184 millones de dólares. Los mayores de 60 años representan un 43% del patrimonio de las cooperativas, y  a la vez, este segmento equivale a un 28% del total de socios. Entonces en pocas manos se concentra el capital, por lo que si retiran los fondos, las cooperativas van a quebrar”, concluyó.

En cuanto a las solicitudes de retiro, el experto aseguró que en el año 2016 se han requerido dos mil millones de pesos. “Un 60% de los socios que los solicitan tienen menos de 60 años. Los mayores a 60 representan un 36% de los retiros”, graficó junto con precisar que otro efecto secundario podría ser el aumento de los costos debido a que a las cooperativas les sería más difícil conseguir préstamos.

Finalmente, María José Becerra coincidió con las exposiciones anteriores respecto a que la norma significaría un riesgo para la estabilidad del sistema. “Además se generarían inequidades entre los socios, como así también entre las CAC que son administradas por la SBIF versus las de tuición del Ministerio.

“Esto podría ser contrario al principio de gobernanza interna considerando que siempre debe primar el interés colectivo por sobre el individual, y en este caso se privilegia que unos pocos reciban sus fondos en desmedro del resto de los socios”, comentó.

FUENTE: SENADO
A %d blogueros les gusta esto: