Colaborar, el verbo de la Co-Creación

adrianaguerrero

Columnista: Adriana Guerrero

Imagina que eres músico y te invitan a sesionar con una de las canciones más populares de tu banda favorita. Las piezas instrumentales existen, la canción o melodía ya es buena por sí misma, entonces la pregunta que surge es para qué cambiarla si ya está bien cómo está. La invitación a que la mejores sigue en pie.

Al proyecto se unen otras personas con el mismo objetivo, con otras capacidades, pero con la misma primera intención: “hacer que la canción se vuelva más popular, pero sin dejar de lado la calidad musical”. De pronto comienzas a tocar los primeros acordes y, paulatinamente, el resto de las personas se unen a esta sesión colaborando con sus habilidades y una mente abierta; la melodía fluye y las ideas también. Sin darte cuenta, ya estás co-creando.

Tal como lo es pertenecer a una banda en donde aprendes a trabajar en equipo, también aprendes y descubres el potencial de declarar y verbalizar la acción, es decir, colaborar en un espacio de co-creación, el cual consiste en crear experiencias y nuevas oportunidades de negocio en estrecha colaboración de los clientes cuya cooperación puede alcanzar productos o servicios bajo una oferta customizada.

En Chile, las empresas que no innovan están declaradas a salir del mapa, ¿para qué innovar si nos está yendo bien? o ¿para qué generar estrategias de colaboración si nos pueden robar las ideas?, pues la competencia puede venir de donde menos lo esperas y el no adaptarse a los nuevos cambios te alejará de una ventaja competitiva y sostenible en el tiempo.

En general la tasa de innovación es baja, según la séptima, octava y novena Encuesta de Innovación en Empresas del ministerio de Economía, sólo un 16.6% de las empresas innova y por tendencia se suele innovar más en Procesos, dejando de lado productos y servicios, esto debido a la incertidumbre creada por la demanda que tendrán.

Fuera de Chile, los procesos de co-creación toman mayor alcance y fuerza, siendo parte de su estrategia de desarrollo de algunas empresas como Nike, SAP, Enaex, Deutsche Bank, entre otras. Bien lo saben algunos centros de investigación, tal como Fraunhofer en Alemania, que ha co-desarrollado bajo sus diferentes institutos soluciones y nuevas oportunidades de negocio a un conjunto de empresas que apostaron por la colaboración de un tercero para generar valor a su negocio.

La tendencia se está abriendo, de a poco las habilidades de co-crear son vistas como una capacidad de entregar valor estratégico, importante para las empresas, donde se requieren procesos ágiles y con rápidos ciclos de vida de ensayo y error para entender al cliente. Así, tal como lo es integrar una banda de música donde sesionan para crear en colaboración, hoy innovar es co-crear.

FUENTE:INNOVACION