Comercio justo y buenas prácticas

El movimiento global de comercio justo nace en Europa en los años 60 con el propósito de elevar el nivel de vida del pequeño productor y el campesino. En América Latina, África y Asia está más enfocado como comercio solidario, a través del cual el consumidor consciente busca productos a un mejor precio para el productor y con el fin de ayudarlo a mantener su nivel de vida sin caridad.
El estándar de comercio justo abarca mas de 300 criterios, según la organización Fair Trade USA, donde se tratan aspectos laborales, económicos, sociales y ambientales; “para certificarse, el interesado debe cumplir con dichos criterios, auditados anualmente por Fair Trade para mejorar las condiciones al interior de la cooperativa o industria, es decir, que no haya mano de obra infantil, que existan salarios justos, buenas prácticas laborales y ambientales”, destacó Paul Rice, presidente y CEO de Fair Trade USA.

Cuando un productor cumple con todos los criterios que estipula la organización éste se certifica y tiene un mejor y mayor acceso al mercado de compradores.

Surgimiento en México

En cuanto a la evolución en México del esquema de comercio justo, Paul Rice destaca que éste ha sido un país pionero, “la primera cooperativa de café de comercio justo fue mexicana y se estableció en Oaxaca, durante muchos años, México fue el país productor de café más importante de comercio justo para Estados Unidos y Europa y en los últimos cinco años ha destacado en cuanto a producción de productos perecederos bajo la certificación. Hasta el momento se han certificado 43 fincas grandes, la mayoría en el norte del país que producen tomate, cebolla, melón y aguacate”, refirió el CEO de Fair Trade USA.

A nivel internacional, Fair Trade impulsa dos modelos: el pequeño productor, que en muchas ocasiones cuenta con pocas hectáreas para realizar su trabajo, en el cual el objetivo es ayudarlo a organizarse y formar una cooperativa con otros pequeños productores para acceder al mercado internacional y obtener mejores ganancias, y el otro modelo es el de grandes fincas, donde se busca mejorar las condiciones laborales del trabajador, que en muchos casos son migrantes con una vida muy precaria.

“El modelo de negocio en 1990 era muy pequeño, para el año 2000 creció bastante, pero en los últimos cinco años se ha acelerado, debido al enorme interés, no sólo de productores, sino de consumidores y tiendas, pues cada vez buscan productos más responsables, que no fomenten malas prácticas y mejoren las condiciones laborales de los trabajadores”, afirmó Paul Rice.

Certificación

Para obtener la certificación de Fair Trade USA, el interesado debe llenar un formato con datos generales, posteriormente la organización envía inspectores a hacer una auditoría donde se constaten las prácticas de la finca, en caso de que haya cosas por mejorar se les explica lo que deben hacer, se organiza un plan de trabajo y comienzan las capacitaciones para conseguir la certificación, el puntaje que se obtiene debe mejorar año con año, pues debe ser continuo, acotó el presidente de la organización.

Miel mexicana

Éxito como empresa responsable

Miel Mexicana es una Sociedad Cooperativa constituida por pequeños apicultores, productores de miel orgánica certificada, diferenciada por origen floral, que exportan directamente a Europa, Estados Unidos y Japón a través del sistema de Comercio Justo Internacional.

Fue la primera Empresa Social Morelense certificada en Comercio Justo Internacional desde el 2001, actualmente trabajan en nueve estados de la República Mexicana y han integrado a la cooperativa a más de 120 pequeños apicultores de escasos recursos.

“Aplicamos una fórmula modelo para lograr una empresa social exitosa, potencialmente transferible y replicable, que integra una perspectiva de viabilidad a largo plazo en los aspectos económico, ecológico y social, combinando la cosmovisión de sus integrantes, sustentabilidad, capacitación, diferenciación de la miel, comercio justo, fe en el proyecto y en sí mismos, logrando una sinergia entre estos factores que resulta en alta competitividad internacional y consolidación organizativa”, comentó Luis Enrique Castañón, director general de Miel Mexicana.

Cabe destacar que la cooperativa ha creado empleos para combatir la pobreza y erradicar la migración a los Estados Unidos desde el 2003.

Fuente: eleconomista.com

A %d blogueros les gusta esto: