La actividad se enmarcó en el trabajo realizado entre la DAES y la Mesa Nacional de Energía y Asociatividad del Ministerio de Energía, cuyo objetivo es establecer una política de asociatividad para que los proyectos desarrollado en los distintos territorios del país incluyan a las comunidades a través de mecanismos asociativos y que, al mismo tiempo, estimulen el desarrollo local.

Según informó el profesional de Fomento de la DAES, Cristian Pérez, la comunidad Paulino Huaiquillán es dueña de 2 mil 400 hectáreas de terreno por donde pasan cursos de agua, esenciales para la construcción de la central de paso que generaría energía eléctrica para los habitantes de Lolén. “Como DAES, viajamos para dar herramientas a la comunidad con el fin de que conozcan las ventajas de la asociatividad y las distintas figuras jurídicas que les posibiliten trabajar de forma asociada a la empresa ejecutora, de tal forma que los beneficios lleguen a todos por igual, y que la comunidad sea parte integrante del proyecto”.

En este sentido, el profesional indicó que las ventajas de constituirse como cooperativa en este caso son múltiples: “Esto les permite ser una comunidad empoderada, donde todos los integrantes pueden participar de las decisiones, y donde la figura jurídica les sirve tanto para un ámbito social, como para un ámbito de negocio; algo que no va a ocurrir con alguna otra forma de organización”.

Finalmente, el profesional de la DAES informó que la comunidad “quedó muy contenta con la capacitación y solicitaron más apoyo para crear sus estatutos”.