ECONOMIA DEL BIEN COMUN, REDEFINIENDO EL ACTUAL SISTEMA

El promotor de la economía del bien común invita a redefinir el PIB en función de lograr un equilibrio social

En todo el mundo, 72% de las personas expresa que el negocio no está tomando el cuidado del planeta y la sociedad en su conjunto, así lo refleja una encuesta realizada por Havas Media y Accenture, donde resultó que 88% de los alemanes, 83% de los coreanos, 77% de los canadienses, 83% de los sudafricanos, 70% de los chilenos y 82% de los mexicanos consideran que la economía no lleva el rumbo que debería en favor de la ciudadanía.

Por lo anterior, Christian Felber, filólogo austriaco y promotor de la Economía del Bien Común (EBC), indica que la filosofía está siendo implantada ya en empresas de 40 países ante el descontento y la permanente crisis financiera. En su paso por México, explica que la EBC “es un modelo económico alternativo completo y coherente en contraste al capitalismo y el comunismo, y pone en el centro de las actividades económicas el bien común; esto no es una innovación o una nueva idea, esto lo encontramos en muchas constituciones políticas de países democráticos en forma tan explícita que algunas establecen que toda actividad económica debe servir al bien común y ninguna menciona que el capital o el dinero debe ser sobrepuesto a las actividades económicas, las constituciones que hablan del capital o del dinero determinan que es el medio, más no el fin y esto es un ajuste revolucionario porque invertiría la confusión actual, ya que actualmente el capital es el fin y no el medio”, expone.

Insiste en que actualmente se considera el capital y su crecimiento como el objetivo superpuesto de las actividades económicas y fuera de ello “estamos midiendo el éxito económico en todos los niveles de la economía de acuerdo con el crecimiento del capital del PIB, el beneficio financiero y rédito financiero en los niveles de la inversión de la empresa y de la economía nacional.

Modificando el concepto

Christian Felber, autor de 15 libros de economía y comercio, explica que desde hace 5 años inició el movimiento de la EBC en Austria y que en ese momento se unieron 25 empresas pequeñas, que han reconocido otra forma de ver y de entender la economía, “los empresarios pioneros también han colocado el beneficio financiero que siguen obteniendo; el beneficio no tiene nada de malo, sólo que no debe ser excesivo en el uso del beneficio indefinido; no debería de enriquecer a unos pocos, sino que se puede utilizar para el bien común.

“Esto ha sido la otra imagen de estas empresas que han dado el impulso para incrementar el bien común en primer lugar y utilizar para ello los beneficios de sus empresas a parte de sus ingresos personales para el desarrollo de la empresa, más bien de la gente que labora en el corporativo”.

Al cuestionarle si la EBC es similar a la estrategia de Responsabilidad Social Económica, dijo que son medidas similares, las empresas realizan un balance voluntario. En el caso de la filosofía de la Economía del Bien Común realizan un balance del bien común, pero ya obtienen los primeros beneficios: desde una mejor organización interna hasta una mayor demanda por parte de consumidores y de inversionistas y mano de obra, ésa es la primera fase.

Christian Felber dijo que en una segunda fase proponen a los gobiernos desde el nivel local hasta el nivel internacional, que vinculen las llamadas medidas de incentivos a los resultados del balance del bien común de las empresas, para que las empresas más responsables y éticas tengan la vida más fácil y sus productos puedan ser más económicos que los productos de las empresas que sean menos éticas. “Actualmente, las empresas menos éticas pueden ofrecer a precios menores y obtienen, por tanto, una ventaja competitiva que hace que la economía tenga un efecto en los valores fundamentales”.

Transformando los mercados

Christian Felber comentó que los mercados financieros como se conocen hoy debe modificarse, “se tienen que cambiar las relaciones entre los participantes del mercado, que hoy son en algunos casos egoístas, desconsiderados, avariciosos contra otros, porque comportándose así no podrán ser exitosos, porque el balance del bien común será pésimo; si vives las virtudes, en vez de los vicios, si cooperas, eres justo, solidario, si respetas al medio ambiente, respetas a las personas y repartes de forma más justa con menor grado de desigualdad, el balance del bien común será mucho mejor para permanecer en los mercados.

“En segundo lugar, habrá más empresas de menor tamaño y no de mayor tamaño, ya que esto significa que peligra la democracia y la libertad”.

El balance se conforma de 17 indicadores del bien común y otros 17 indicadores negativos que resultarían en puntos negativos frente a los indicadores positivos.

El autor del libro Economía del Bien Común advierte que en cada indicador tenemos aspectos que se evalúan de forma separada, el balance es diferenciado y cada empresa puede elegir los pasos con los que quiere empezar; su recomendación es empezar con pequeños pasos, teniendo la visión grande a la vista.

Comenta algunos ejemplos: un hotel ha decidido introducir un día por semana sin carne. Un paso intermedio es que una empresa familiar de 50 empleados, vendía bastante bien y tenía la estrategia de vender al máximo y cuando hacia el balance del BC con otras cinco empresas se dio cuenta de que vender al máximo no es el mejor servicio a la comunidad, sino vender sólo aquello que sus clientes realmente necesitan, y que cambien su estrategia de mercadotecnia en vez de maximizar las ventas y el consumo es parte de una economía de suficiencia de poscrecimiento. El ejemplo más ambicioso, dijo, es una empresa de tecnología de información que empezó con pequeños pasos y luego se dieron cuenta de que para la empresa es más favorable si los empleados participan en las decisiones, porque la inteligencia de muchos es mejor que la inteligencia de uno solo; el resultado ha sido que las decisiones se toman de forma colectiva y la plantilla está participando en el capital de la corporación.

Perspectiva de México

Felber dijo que México ya está dando sus primeros pasos, “ya hay 20 empresas que están realizando el balance del bien común, además de que hay un grupo trabajando para desarrollar el banco y la bolsa del bien común, incluso ya se empezó a calificar el primer municipio del bien común de la República Mexicana, que es Valle de Bravo, en el Estado de México”.

Puntos relevantes del modelo:

1. La EBC se basa en los mismos valores que hacen florecer nuestras relaciones.

2. El marco legal económico experimenta un giro radical, cambiando las reglas del juego del afán de lucro y competencia a cooperación y contribución al bien común.

3. El éxito económico no es medido por indicadores monetarios como el beneficio financiero o el PIB, sino con el balance del BC (empresas) y el producto del BC (sistema).

4. Las empresas con buenos balances del bien común disfrutarán de ventajas legales.

5. El balance financiero será el balance secundario. El beneficio financiero pasa de ser fin a ser medio.

6. El crecimiento económico deja de ser un fin. Como el beneficio financiero es ahora un medio, las empresas pueden elegir su tamaño óptimo.

7. Existiendo la posibilidad de aspirar sin miedo al tamaño óptimo, habrá muchas pymes. Como no tienen que crecer más, les será más fácil cooperar y practicar la solidaridad.

8. Las diferencias de ingresos y patrimonios serán limitadas: ingresos máximos de, por ejemplo, 20 veces el salario mínimo. Los márgenes exactos deberán ser definidos democráticamente.

9. En grandes empresas los derechos de decisión y propiedad pasan parcial y progresivamente a los empleados y ciudadanos.

10. Esto es igualmente válido para los bienes democráticos: instituciones económicas públicas en campos de enseñanza, salud, acción social, movilidad, energía o comunicación.

11. Un bien importante es el banco democrático.

12. Siguiendo la propuesta de John Maynard Keynes del 1944, se establece una cooperación monetaria global. En la ONU se inicia una zona de comercio justo.

13. A la naturaleza se le concede un valor, no se transforma en propiedad privada. Los derechos de la naturaleza serán recogidos en la Constitución.

14. Un objetivo será la reducción de la huella ecológica de todos, hacia un nivel globalmente sostenible y justo.

15. El horario de trabajo retribuido se verá reducido escalonadamente hacia la cifra, pactada por mayoría, de 30 horas.

16. Cada décimo año en la profesión da derecho a un año sabático” que será financiado a través de un salario mínimo incondicional.

17. La democracia será complementada por la democracia directa y la democracia participativa.

18. Aparte de asamblea económica del BC, puede haber: asamblea para la educación, para los medios de comunicación y para el desarrollo de la democracia.

19. Para afianzar en los niños los valores de la EBC se introducirán contenidos de emocionología, ética, comunicación, educación democrática, experiencia de la naturaleza y sensibilización corporal.

20. El éxito empresarial será de las personas responsables, socialmente competentes, empáticas y sensibles.

FUENTE: ELECONOMISTA
A %d blogueros les gusta esto: