“El 1% de los ricos del mundo acumula el 82% de la riqueza global” (y las críticas a estas cifras de Oxfam)

YateLa riqueza del mundo no sólo sigue en manos de una pequeñísima minoría sino que, el año pasado, la brecha entre los superricos y los pobres se agrandó aún más.

Esa es la afirmación de la organización caritativa británica Oxfam, que asegura que 82% del dinero que se generó en el mundo en 2017 fue al 1% más rico de la población global.

Mientras tanto, la mitad más pobre del planeta no vio ningún incremento en sus ganancias, afirma la organización.

Oxfam dice que las cifras -que algunos críticos cuestionan- muestran un sistema fallido.

La ONG responsabiliza de esta desigualdad a la evasión de impuestos, la influencia de las empresas en la política, la erosión de los derechos de los trabajadores y el recorte de gastos.

YateDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl informe dice que 42 individuos tienen tanto dinero como la mitad más pobre del mundo.

Oxfam ha publicado informes simulares durante los últimos cinco años.

Para el de 2017 calculó que los ocho individuos más ricos del planeta tenían tanta riqueza como la mitad más pobre del planeta.

La organización, sin embargo, ajustó la cifra a 61 y dijo que la revisión se debía a una mejora en los datos pero que la “ampliación en la desigualdad” continuaba.

Este año, la organización afirmó que 42 personas ahora tienen tanto dinero como la mitad más pobre.

“Inaceptable”

El presidente ejecutivo de Oxfam, Mark Goldring, declaró que el constante reajuste de las cifras reflejaba el hecho de que el informe está basado “en los mejores datos disponibles en ese momento”.

“De cualquier forma como se vea, este es un nivel inaceptable de desigualdad”, afirmó.

Bill Gates, Amancio Ortega, Warren Buffett y Carlos SlimDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl año pasado Oxfam dijo que ocho individuos tenían tanto dinero como la mitad más pobre del mundo, pero después revisó su cifra y dijo que eran 61.

El informe de Oxfam coincide con el inicio del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.

La conferencia anual atrae a muchos de los principales líderes políticos y empresariales.

La desigualdad global por lo general ocupa un lugar alto en la agencia, pero Goldring indicó que a menudo “las palabras duras se desvanecen ante los primeros signos de resistencia”.


Análisis

Anthony Reuben, BBC Reality Check

Es realmente difícil deducir cuánta riqueza tienen los superricos y los muy pobres.

Los superricos tienden a no publicitar lo que valen y muchos de los países más pobres del mundo tienen malas estadísticas.

Para ilustrar esto el año pasado, Oxfam nos dijo que ocho individuos tenían tanto dinero como la mitad más pobre del mundo.

Ahora ha revisado esa cifra a 61 para el año pasado, y a 42 este año.

Esa es una revisión bastante grande.

Y hay otras advertencias sobre los datos en los que toda esta información está basada, como el hecho de que la gente de la lista con menos dinero no necesariamente son pobres en absoluto: podrían ser profesionales altamente calificados con grandes cantidades de deuda estudiantil, por ejemplo, o personas con altos ingresos pero con hipotecas enormes.

Pero ya sean ocho, 42 o 61 las personas que tienen la misma cantidad de dinero que la mitad del mundo, esto sigue siendo una desigualdad enorme alrededor del mundo, y éste es el mensaje que Oxfam está llevando a Davos.


La organización está pidiendo replantear los modelos empresariales. Argumenta que su enfoque en ampliar los rendimientos para los accionistas en lugar de que tengan un impacto social más extenso, está equivocado.

Asegura que obtuvo “enorme apoyo” para que se lleven a cabo medidas entre 70.000 personas que participaron en un sondeo con 72% indicando que deseaban que sus gobiernos “abordaran con urgencia la brecha en los ingresos entre ricos y pobres”.

Críticas

Pero Mark Littlewood, director general del centro de estudios de libre mercado Institute of Economic Affairs, indicó que Oxfam se estaba “obsesionando con los ricos en lugar de los pobres”.

“Los impuestos más altos y la redistribución no harán nada para ayudar a los pobres. La riqueza no es un pastel cuyas porciones son fijas. La gente más rica también es gente que paga muchos impuestos, reducir su riqueza no conducirá a la redistribución, la destruirá y esto no beneficiará a nadie”, agrega.

Esta es una crítica que apoya Sam Dumitriu, jefe de investigación de otro centro de estudios de libre mercado, el Instituto Adam Smith, quien dijo que las estadísticas de desigualdad de la organización “siempre muestran el panorama equivocado”.

“En realidad, la desigualdad global ha caído masivamente durante las últimas décadas”.

“A medida que China, India y Vietnam se embarcan en reformas neoliberales que refuerzan los derechos de propiedad, reducen las regulaciones e incrementan la competencia, los más pobres del mundo han recibido una incremento salarial masivo que está conduciendo a una distribución de ingresos más igualitaria”, asegura.

Barras de oroDerechos de autor de la imagenAFP

¿Cómo calculó Oxfam sus cifras?

El informe de Oxfam está basado en datos de Forbes y de los reportes de Credit Suisse Global Wealth, que informa sobre la distribución de riqueza global desde el año 2000.

El reporte utiliza el valor de los activos de un individuo, principalmente propiedades y tierras, menos sus deudas, para determinar lo que él o ella “posee”. Los datos excluyen los salarios y el ingreso.

La metodología ha sido criticada porque esto significa que, por ejemplo, un estudiante con deudas altas, pero con un enorme potencial de ingresos en el futuro, será considerado pobre bajo los criterios utilizados.

Pero Oxfam afirma que incluso si la riqueza de la mitad más pobre del mundo fuera calculada nuevamente para excluir a las personas con deudas netas, su riqueza combinada sería equivalente a la de sólo 128 multimillonarios.


Fuente: BBC

A %d blogueros les gusta esto: