Emprender y aprender desde la adversidad «Una iniciativa reconoce a entidades y personas que mejoran la calidad de vida»

Resultado de imagen para fundacion pro mujer argentinaOfrecer servicios de capacitación para pequeños emprendimientos generadores de ingresos para familias que viven en la pobreza es uno de los propósitos de la Fundación Pro Mujer Argentina. Instalada en Salta y hoy con unas 9600 socias, la entidad elaboró un proyecto para el desarrollo de un aula virtual que le permita llegar a más mujeres. Esa iniciativa fue una de las reconocidas en la edición 2016 de los Premios para Emprendedores Propulsar.

Los servicios educativos de la fundación no se limitan al área de las finanzas -en ese aspecto, se otorgan pequeños créditos para la actividad-, sino que también se les permite a las mujeres acceder a especialistas en temas de salud, género y oficios.

Los premios Propulsar son organizados por el banco Citi, la Fundación Avina y la Fundación la nacion. Hay tres categorías: el Premio al Microemprendedor del Año, dirigido a quienes han logrado crecer a través de las microfinanzas; el Premio Impulsando Ideas Innovadoras, para reconocer la tarea de entidades que prestan dinero, y el Premio Joven, para emprendedores de entre 18 y 29 años que se proponen, a partir de su actividad, dar respuesta a algún problema social. En la edición de este año se postularon 285 emprendedores y 20 instituciones, y se repartieron premios por $ 215.000.

En la categoría que reconoce a las entidades de microfinanzas, Pro Mujer compartió el premio con Potenciar Microempresas, una empresa orientada a resolver cuestiones de gestión para pequeños emprendimientos. El proyecto que recibió un incentivo es el del desarrollo de una aplicación para el celular que les brinde a los microemprendedores herramientas para llevar un control de sus negocios. «Al registrarse los ingresos y los egresos, se podrá visualizar la información de ventas mensuales y de los productos con mayor nivel de rentabilidad, y se podrá tener un registro mensual de la evolución de la actividad» para poder planificar, explicaron desde la empresa.

Entre los microemprendedores premiados está Josimar García Tapia, quien tiene una bicicletería en el barrio de Villa Soldati y accedió a microcréditos de la Asociación Civil Avanzar. ¿Su proyecto? Desarrollar la llamada tricibike, una especie de triciclo pensado especialmente para chicos con movilidad reducida, que llevará un sistema de empuje desmontable, un asiento con respaldo y una sombrilla.

También Gladys Díaz y Claudia Alegre recibieron sus reconocimientos. En Tres Arroyos, Díaz lleva adelante su emprendimiento Delicias Teresa sin Gluten, que trata de darles alternativas de comidas a los celíacos. En Villa Merlo, provincia de San Luis, Alegre logró expandir su proyecto de elaboración de dulces artesanales a tal punto que hoy tiene una oferta de 72 sabores, con una producción mensual de entre 500 y 700 frascos basada en frutas de quintas de sus vecinos.

Como emprendedora joven, por su parte, Dafna Nudelman se interesó por los temas ambientales y creó la app YoReciclo, con la idea de aportar una herramienta para la organización de la recolección de bienes recuperables por parte de cooperativas urbanas. «Más de 40% de los residuos sólidos que se generan en las grandes ciudades son materiales potencialmente reciclables, pero sólo 10% logra completar el circuito», dice, con la convicción de quien sabe que, muchas veces, hay bienes para la producción y el empleo en medio de la llamada basura.

Fuente: lanacion.com.ar