En Cobquecura será construida la primera planta desalinizadora de la región de Ñuble

La iniciativa pionera tendrá el apoyo tecnológico de la UdeC y financiamiento de Subdere.

La planta se construirá en Buchupureo y permitirá un sistema de agua potable para 200 familias.

En Cobquecura será construida la primera planta desalinizadora de la región de Ñuble

La región de Ñuble tendrá su primera planta desalinizadora por nano filtración, en el marco de las políticas que se enfocan en asegurar el agua para consumo humano. Un anuncio que llega a penas días después de la declaratoria de Zona de Emergencia Agrícola para la región.

La planta será construida en Cobquecura, en el sector costero de Buchupureo, con apoyo técnico de la Universidad de Concepción y financiamiento de la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere), permitiendo asegurar un sistema de agua potable para 200 familias del sector y sectores rurales aledaños como Los Maquis y Copiulemu.

El delegado presidencial Cristóbal Jardúa, explicó que «este tipo de proyectos buscan aumentar la disponibilidad de agua, mejorar la eficiencia en su uso y asegurar el abastecimiento para el consumo humano de nuestros vecinos y estamos muy esperanzados que será el primero de muchos proyectos de este tipo en nuestra región».

La Subdere Ñuble, Claudia Rigall, indicó que «esta obra involucrará una inversión cercana a las 5.000 Unidad Tributarias Mensuales (UTM). Será una planta prototipo que instalaremos, producirá 100 metros cúbicos al día, para una población de 200 habitantes».

Proceso de nano filtración

Será la Universidad de Concepción la encargada de desarrollar el proyecto, que consta de un proceso de nano filtración para la obtención de agua para consumo humano, industrial y de regadío, a partir de agua de mar, aguas salobres o aguas con alto contenido de hierro, arsénico, calcio, magnesio y metales pesados.

Claudia Ortiz, directora ejecutiva interina de la Oficina de Transferencia y Licenciamiento de la UdeC, explicó que «el gran problema del agua de mar es poder extraer el cloruro de sodio, porque es la molécula más pequeña, la osmosis inversa que es la técnica más utilizada en la actualidad, logra atraparla prácticamente en un 99,9%, pero con nano filtración en cambio, concluimos que había que hacerlo en dos etapas«.

«La primera queda con un 5% de cloruro de sodio, lo que puede tener un uso industrial, pero no para beber, y después se pasa por una segunda filtración, para lograr un producto que cumple con la normativa chilena de potabilidad«, agregó.

Fuente: cooperativa.cl