INDAP e INIA entregan recomendaciones a viñateros del Biobío afectados por incendios

Controlada o extinguida se encuentra la mayor parte de los incendios que arrasaron unas 500.000 hectáreas en nuestro país, por lo que hoy el foco es trabajar en la recuperación de la actividad agrícola. Es por esto que el Ministro de Agricultura, Carlos Furche, constituyó a petición de la Presidenta Michelle Bachelet, un equipo técnico para evaluar el impacto de los incendios forestales sobre la productividad de los suelos agropecuarios, e implementar líneas de acción orientadas a asistir a los agricultores afectados.

Viñas Q 101Lo anterior incluye una evaluación física, química y biológica de los suelos de praderas naturales, de praderas plantadas con espinos y de plantaciones de Vid, de Pino y Eucaliptus, alcanzados por las llamas. Estos análisis se compararán con los de sectores no quemados, con las mismas especies y en el mismo tipo de suelo. Además, se está realizando una evaluación de la superficie siniestrada en las regiones de O`Higgins, del Maule, y del Biobío, a través de imágenes satelitales, utilizando técnicas de teledetección; información que estará disponible en las próximas semanas en el Ministerio de Agricultura.

Visita en terreno

En este contexto, Indap ha contratado a un especialista de amplia trayectoria y experiencia en viticultura, el Sr. Pedro Izquierdo, quien junto a un equipo de aproximadamente 30 profesionales y técnicos de INIA e INDAP, a través de sus programas PRODESAL, SAT y PAP, que asesoran a vitivinicultores en las comunas de Quirihue, Ninhue, Coelemu, Portezuelo, San Nicolás y Florida, en la provincia de Ñuble, región del Biobío, realizaron una actividad en terreno con el fin de visualizar y evaluar daños y poner en acuerdo las recomendaciones y  medidas para la recuperación de los viñedos.

Al respecto, Rodolfo Torres, profesional de  INDAP Biobío, señala que “salvo algunas excepciones, las viñas visitadas actuaron como verdaderos cortafuegos en la propagación del incendio”.

Viñas Q 072En general, los especialistas observaron parras quemadas, chamuscadas o afectadas por el calor del incendio donde hay pérdida total. No obstante, a dos semanas del término del siniestro, hay una gran cantidad de brotes que surgen desde el tronco y de las ramas que componían el follaje de la planta. “Esto es más vigoroso en la cepa País y luego en Moscatel. En el caso de Cinsault no se apreciaron brotes, aunque como ésta es más lenta en brotación, se espera que broten más tarde”, indica Javier Chilian, Director Regional (s) de INIA Quilamapu. “Lo anterior significa que el sistema radicular importante en esas parras no se vio afectado por el fuego y que la parra desarrolla esos brotes, para balancear la pérdida de nutrientes por la quema de las hojas”, agregó.

Por otra parte, en la mayoría de los suelos, por efectos del uso de glifosato para el control de malezas, se aprecia laminación de las capas superficiales y distintos grados de compactación, dependiendo del tipo de suelo y de qué tan continuo se utiliza el control de malezas químico. En viñas con uso continuo de mata-malezas químicos se apreció suelo muy duro al romper con picota.

Recomendaciones

En las parras quemadas: si se aprecia tejido vivo de color verdoso al hacer incisión o raspado con cortaplumas, entonces hay indicios de que la planta re-brotará y podría producir follaje durante el verano. Estas parras deben ser observadas para evaluar la formación de la nueva planta, cuidando de elegir el sistema de mugrón o sarmiento enterrado para que enraíce  y permita formar nueva planta. Se sugiere el uso de tutor y amarra con cinta más ancha. Una mayor altura en la formación de la cabeza favorece la ventilación y disminuye el ataque de oídio y de pudrición. El momento ideal es invierno o salida de invierno.

Viñas Q 114Respecto al suelo: se recomienda picar el suelo con herramienta de laboreo vertical (laya o picota), para proteger el sistema radicular sin provocar heridas en raíces importantes. De ser posible, hacer taza o fuente para que el agua de lluvia de primavera pueda encontrar lugares de infiltración que propicien la recuperación. Es aconsejable para los viñedos alternar el control químico de malezas con el control mecánico (cava, descava, arado entre hileras, etc.), ya que se ha visto que estas parras son más vigorosas y productivas.

Plantas chamuscadas: si tienen racimos, eliminarse por completo. Esto favorece que el follaje trabaje y nutra el sistema radicular para la pronta recuperación de la parra, y no se derive a la fruta. Si los racimos tienen aptitud para consumo, consumirlas o bien venderlas para postre.

Manejos posteriores: las plantas que se recuperen en los próximos ciclos productivos, deben considerar una carga no tan exigente, de manera de asegurar su sanidad y productividad futura.

Fertilización: sólo considerar fertilización cuando haya condiciones de absorción de nutrientes (en suelo y planta), que permita mejorar las probabilidades de recuperación productiva de las plantas.

Efectos de humo en la fruta: se prevé un daño mínimo. De acuerdo a la experiencia y a estudios australianos de campo, se requiere una larga exposición al humo, sin visibilidad a 3 metros, para que haya efectos;  existiendo la tecnología para eliminarlos. Por otro lado, se aconseja vinificar en blanco y no hacer maceración con los hollejos.

Perspectivas productivas para esta temporada

Viñas Q 091La estimación de producción de la temporada viene a la baja, producto de los efectos del Fenómeno del Niño en 2016, con lluvias a finales de primavera. Además, algunas heladas (algunas imperceptibles) que afectaron la zona vitícola desde la región de O´Higgins hasta el Biobío. ”Esto se aprecia en la menor carga frutal de las parras; lo que es notorio en todo el país y no tiene relación alguna con los incendios. Más bien corresponde a los ciclos normales de la naturaleza y derivaciones del cambio climático”, subraya Rodolfo Torres de INDAP.

Cabe destacar que la disminución de los stocks mundiales y nacionales, sumada a la baja en la producción a nivel país, está propiciando una mejora en los precios. Algunos productores y técnicos ya señalan precios sobre los $280 el kilo para cepas como Cinsault. En relación a País y Moscatel también se esperan alzas respecto de las últimas temporadas. Esto vendría a paliar en alguna medida la baja productiva.

Acerca de INIA

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) es la principal institución de investigación agropecuaria de Chile, dependiente del Ministerio de Agricultura, con presencia nacional de Arica a Magallanes, a través de sus 10 Centros Regionales, además de oficinas técnicas y centros experimentales en cada una de las regiones del país. Su misión es generar y transferir conocimientos y tecnologías estratégicas a escala global, para producir innovación y mejorar la competitividad del sector agroalimentario. www.inia.cl

Contacto de Prensa: Andrea Romero, periodista, andrea.romero@inia.cl 

Acerca de INDAP

El Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), es un servicio dependiente del Ministerio de Agricultura, creado el 27 de noviembre de 1962, cuyo mandato está establecido por la Ley Orgánica 18.910, modificada por la Ley 19.213 en mayo de 1993. Es un servicio descentralizado que tiene por objeto: “Promover el desarrollo económico, social y tecnológico de los pequeños productores agrícolas y campesinos, con el fin de contribuir a elevar su capacidad empresarial, organizacional y comercial, su integración al proceso de desarrollo rural y optimizar al mismo tiempo el uso de los recursos productivos”.

 

A %d blogueros les gusta esto: