Las Cooperativas En La Agricultura Malagueña, Un Elemento De Protección Para El Productor y El Medio Rural

Las Cooperativas En La Agricultura Malagueña, Un Elemento De Protección Para El Productor y El Medio Rural

Andalucía, con 649 organizaciones de este modelo, es la región con más peso de la economía cooperativista en España

Los problemas de los agricultores andaluces tienen elementos en común con otros sectores económicos. Los costes de producción se han disparado para el pequeño productor que labra su campo o trata de sacar adelante una explotación ganadera. Si el alza de precios es un hecho, también lo es que el mercado no absorbe esta subida en los precios y que los intermediarios ofrecen precios al agricultor que, en ocasiones, no da para cubrir ni los gastos. La provincia de Málaga cuenta con ejemplos recientes de agricultores que, en señal de protesta, prefieren regalar sus productos. El levantamiento de los agricultores de patatas malagueños aún está en las retinas del sector agrícola. Una solución para estos agricultores pasa por integrarse en una de las cooperativas que operan en Andalucía, la región española que más instituciones de este tipo atesora. Un total de 649. Analizar el presente y el futuro de este modelo ha sido el objetivo del encuentro ‘Tendencias y Desafíos del Agro Malagueño’, un foro de SUR y Cajamar para debatir sobre los desafíos presentes y futuros del agro. Tras un intenso intercambio, una conclusión principal quedó sobre la mesa: la cooperativa es una figura que protege al agricultor pequeño en un mundo cada vez más globalizado.

Participaron en la mesa el director general de TROPS, Enrique Colilles, el director de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Jaime Martínez-Conradi, el gerente de la Agrupación de Ganaderos de los Montes de Málaga, Andrés Gaspar, y la analista de Mercados de Plataforma Tierra de Cajamar, Ana María Cabrera. «Los agricultores son muy pequeños en un mundo globalizado. Si no fuera por pertenecer a una cooperativa, los pequeños productores no tendrían ninguna posibilidad de vivir», dejó claro Colilles. TROPS es un ejemplo de cooperativa que absorbe la actividad de pequeños agricultores y redistribuye en una economía a gran escala.

Jaime Martínez-Conradi expresó que la agricultura ahora mismo en Andalucía sería inimaginable sin las cooperativas. «Si no existieran las cooperativas, habría que inventarlas», reiteró. «Andalucía representa el 39 por ciento de toda la facturación de las cooperativas en España», cifró la importancia de este modelo de empresa. La internacionalización también es un reto que se puede materializar a través de las cooperativas. «Las cooperativas ofrecen la estructura necesaria para dar ese paso», señaló.

Conseguir que un agricultor pueda vivir de su actividad. Ese es el principal reto que se marcan las cooperativas. Ana María Cabrera resaltó que la misión de Cajamar es, precisamente, dar cobertura y financiación a un modelo económico que permite que el pequeño agricultor y el pequeño ganadero gane dinero, y que se fomenten «zonas medioambientalmente sostenibles». «La situación que tenemos de costes de producción es muy compleja. Que el agricultor pertenezca a una cooperativa le va a garantizar poder vivir de su actividad», resaltó Cabrera.

Gaspar, por su parte, al frente de la Agrupación de Ganaderos de los Montes de Málaga, expuso el incremento en facturación de los últimos años para subrayar las ventajas de una cooperativa. «Somos 218 socios y hemos pasado de facturar cuatro millones a facturar ahora 16 en el último año», enfatizó.

Entre los retos que tiene el sector para el futuro a medio y largo plazo, el garantizar el abastecimiento del agua y el relevo con futuras generaciones. «Es imprescindible tener a trabajadores que quieran estar en el campo en el futuro», dijo Gaspar. Para ello, las cooperativas también se muestran como una herramienta que mejora la imagen que tiene la agricultura de puertas para afuera.

Fuente: diariosur.es