LAS MEJORES COMPAÑIAS PARA COSECHAR DIVIDENDOS

Encontrar inversiones que proporcionen más del 5% de retorno anual es todo un desafío en un entorno como el actual, con las tasas de interés en mínimos históricos. Sin embargo, 11 compañías del Ipsa y 22 del Igpa superan esa rentabilidad, teniendo en cuenta los dividendos que abonarán con cargo a sus utilidades 2015. La…

Mostrando DSCN5102.JPGMostrando DSCN5102.JPG

Encontrar inversiones que proporcionen más del 5% de retorno anual es todo un desafío en un entorno como el actual, con las tasas de interés en mínimos históricos. Sin embargo, 11 compañías del Ipsa y 22 del Igpa superan esa rentabilidad, teniendo en cuenta los dividendos que abonarán con cargo a sus utilidades 2015.
La rentabilidad por dividendo se mantiene como un gancho indiscutible para los inversionistas de la Bolsa chilena. Dieciséis compañías del Ipsa ofrecen rendimientos estimados por este concepto para 2016 entre el 3,84% y el 8,83%, por encima del promedio del mercado, que se sitúa en el 3,63%.

Con excepción de Enersis, que se dividió en dos sociedades y Lan y Vapores, cuyos bajos resultados no permitieron repartir ganancias a sus accionistas, el resto de las 40 acciones que conforman el selectivo de la Bolsa local cuentan con rentabilidades por dividendo nada despreciables: entre el 0,27% y el 8,83%.  Y en el Igpa, o índice general de precios de acciones, la media es de 4,25%, con 29 firmas que entregan más del promedio.

Esto, en un entorno donde encontrar inversiones que proporcionen más del 5% de retorno anual es todo un desafío debido a las bajas tasas de interés -la TPM es de 3,50%- y la volatilidad de los mercados, 11 compañías del Ipsa y 22 del Igpa superan ese 5% de retorno por dividendo.

CALCULO

Usualmente, antes de entrar a un mercado, los inversionistas globales comparan las rentabilidades por dividendo con las tasas de interés vigentes. Si los primeros son mayores, compran, pues ello indica que la Bolsa local es más rentable que un depósito. Y las cifras de 2016 lo refrendan.

Pese a la desaceleración económica, la elevada rentabilidad por dividendo de las compañías cotizadas está favorecida por los propios altibajos del mercado, ya que el retorno por dividendo se calcula al relacionar el dividendo por acción con su precio en el mercado.

POLITICA DIVINDERA

Claro que también es cierto que algunas empresas cotizadas tienen como política repartir dividendos altos, con el fin de mantener a sus accionistas o evitar que baje el precio del papel. De hecho, las acciones “dividenderas”, como se les dice en el mercado, suelen tener asociado a su precio esa característica de reparto generoso de utilidades.

“Las características intrínsecas de un papel “dividendero” lo hacen elevar sus valorizaciones ante escenarios adversos, actuando como un refugio ante volatilidades, mientras que pueden quedar rezagados frente a acciones más riesgosas ante movimientos alcistas de los mercados”, añade el analista de estudios de Euroamerica, Eduardo Montes.

LIDERES

Sociedad Matriz SAAM (SM SAAM), compañía que presta servicios portuarios, logísticos y de remolcadores en América, ostenta el liderazgo del ranking de valores por retorno al accionista del Ipsa en 2016  con un 8,83%, mientras que en el Igpa el primer lugar se lo lleva Fósforos, con un 39,73%.

RENTA FIJA BURSATIL

Lo relevante de invertir en Bolsa basándose en este indicador es que permite a los accionistas obtener un retorno relativamente seguro una vez por año y, además, mantener la inversión inicial, es decir, el papel comprado. Así, en algunos años se podría recuperar la inversión y, además, mantener la acción.

Por lo mismo, en el mercado se comenta que esta forma de inversión es una especie de renta fija, ya que el inversionista no mueve esas acciones; las mantiene en espera de cobrar su dividendo. En general, las corredoras recomiendan estos títulos a quienes buscan la Bolsa, pero con un bajo nivel de riesgo. Es decir, personas con un perfil conservador.

Renzo Vercelli, gerente general de Corredores de Bolsa Sura, indica que “luego del buen retorno que ha tenido el mercado local a la fecha, posicionar un portafolio diversificado hacia acciones más defensivas (“dividenderas”) sí sería una alternativa, con el fin de tomar utilidades y disminuir el riesgo de la cartera en un contexto de mayor incertidumbre y volatilidad en los mercados”

LAS FAVORITAS

IAM, la matriz de Aguas Andinas, es una de las compañías favoritas de los analistas desde el punto de vista de los dividendos, no sólo por su rentabilidad, sino porque la sostenibilidad de la retribución al accionista está asegurada gracias a la recurrencia de sus ingresos, provenientes de  una actividad tan vital como el casi monopolio del agua potable en la Región Metropolitana. De hecho, desde junio de 2011, Aguas Andinas ha rentado un 99%, incluyendo dividendos; es decir, que quien compró esos papeles y los mantuvo ya recuperó todo su valor.

En todo caso, dicen en el mercado, una acción “dividendera” debe poseer más características que sólo el pago de dividendos: estabilidad de sus flujos, capitalización bursátil, inversiones acotadas y sólida posición financiera. Por ello, recomiendan poner en la balanza esos factores.  “Una estrategia diversificada, tanto en acciones ‘dividenderas’ como en renta fija, podría alcanzar un mayor retorno ajustado por riesgo, considerando que ambos activos están expuestos a riesgos inherentes propios de su naturaleza”, añade Vercelli.

BANCOS

Un sector que tradicionalmente los inversionistas miran como generador de dividendos es el bancario. Pero este año, a diferencia de los anteriores, los analistas tienen aprensiones, ya que la desaceleración económica impacta al sector con mayores provisiones y menor actividad.

“Pensamos que las acciones bancarias deberían ser consideradas como una alternativa interesante, aunque en el margen vemos dos factores que reducen levemente su atractivo. Primeramente, el tema regulatorio asociado a los mayores requerimientos de capital (Basilea III) podrían implicar una menor política de dividendos, aunque vemos bien preparados a los bancos bajo cobertura desde la perspectiva de solvencia. El otro factor tiene que ver con el actual escenario económico que enfrenta la banca, entre lo que destaca las menores perspectivas de inflación y el aumento en el nivel de desempleo, aunque la mayor selectividad en la entrega de créditos a segmentos de mayores ingresos y el importante avance de las colocaciones hipotecarias permiten a la banca ser más resiliente respecto de un empeoramiento del escenario económico”, añade Montes.

TRIBUTACION

Efectivamente, los dividendos deben tributar, pero -a diferencia de la renta fija- las acciones “dividenderas” tienen ganancias por concepto de capital, las cuales no pagan impuestos en caso de tener presencia bursátil, adquiriendo así exposición a rentabilidades exentas.

Ahora bien, al invertir en este tipo de acciones a través de fondos mutuos, los dividendos no se considerarán como percibidos para los efectos del impuesto global complementario en caso de ser reinvertidos dentro del mismo fondo. Por esta razón, este tipo de instrumento también puede ser un atractivo vehículo para invertir en este tipo de activos.

COMO COMPRAR

Para comprar estas acciones, el inversionista deberá acudir a una corredora de Bolsa y adquirir el número de  títulos que desee, siempre y cuando estén disponibles en el mercado. Hay que recordar que mientras más cerca se encuentre del plazo de pago del dividendo, el precio será mayor, debido a que lleva implícita esa variable. De lo contrario, se puede esperar a que pase esa fecha y mantener la inversión a la espera de los próximos repartos.

Otra forma de entrar a este segmento es a través de fondos mutuos o de inversión que contengan estas acciones en sus carteras.

FUENTE: LA TERCERA