LO QUE LA COMUNIDAD ARTISTICA Y CULTURAL ESPERA PARA EL 2016

Más avances en el proyecto de creación del Ministerio de Cultura, Artes y Patrimonio, seguir trabajando en la asociatividad, en programas de formación de espectadores y audiencias aparecen como objetivos generales. Además, también se piensa en fortalecer la circulación de los trabajos y seguir generando alianzas con los municipios de las diferentes comunas. 

Con el inicio de un nuevo año, a todo nivel se plantean metas y desafíos a cumplir. Y el ámbito de la cultura y el arte no es la excepción, ya que varios nombres ligados a este campo hicieron sus proyecciones para este 2016.

Marcia Orellana, directora regional de Cultura, señaló que «creo que el principal desafío que seguimos teniendo es generar mayor acceso y participación a la vida artístico cultural. Otra tarea es la descentralización, seguir trabajando en esto, que igual permite cumplir de mejor manera el primer objetivo».

Además, agregó que «en el ámbito del trabajo asociativo con la comunidad artística, generar mayor circulación y programación de las obras artísticas regionales, lo que va a permitir también abordar la descentralización y realizar algunas acciones en particular. Ir fortaleciendo iniciativas como el Festival de Danza del Bío Bío. Lo mismo en el área formativa, donde tendremos algunos proyectos importantes».

Los nexos con las municipalidades también son un desafío. «Otro aspecto es en la formación de espectadores. En ese sentido, el trabajo con los municipios es muy importante, que vayan adquiriendo más conciencia e inviertan mínimo el 2% de su presupuesto en cultura. En eso ya hemos avanzado, pues existe el compromiso de 51 de las 54 comunas de la Región», dijo.

En el plano institucional, Orellana indicó que «el principal desafío es seguir avanzando desde las regiones en el Ministerio de la Cultura, las Artes y el Patrimonio. Esperamos que el 2016 avance, ya se ingresó el proyecto, se firmó y ojalá pueda avanzar la discusión en el Congreso».

Arnoldo Weber, gerente de Artistas del Acero, comentó que «los objetivos más importantes para el desarrollo local serán sin duda continuar con los planes de formación de espectadores, que involucra a niños y niñas de la Región, ya que estos programas mejoran la calidad de la educación y además acercan a los estudiantes a las diversas manifestaciones de la creación artística. También poner los acentos en la formación de los creadores locales y la creación de espacios para su difusión».

El tema de la infraestructura también es una meta a juicio de Weber. «Creo que la instalación de varios espacios culturales tales como el Teatro Municipal de Chillán, las obras del centro cultural de Hualpén o el Teatro Dante de Talcahuano permitirán la circulación de obras por la Región y fomenta la participación de los públicos».

Mario Cabrera, presidente de la corporación del Teatro Regional, indicó que «el 2016 tiene una meta relevante en las artes, culturas y patrimonio, que es sacar adelante la nueva institucionalidad. La Presidenta firmó el proyecto de ley y más allá de cuestiones criticables, sería un avance notable. El foco debe estar ahí».

Otro punto que destacó Cabrera es tener una mayor difusión de las actividades culturales. «Lamentablemente, y suele pasar en cultura, la agenda de grandes espectáculos y obras siempre está mediatizada por los fondos para llevarlas adelante y eso es una carencia en el Bío Bío, y nos vamos enterando en el transcurso del año más que una calendarización programada».

En cuanto a las actividades, Cabrera señaló que «la segunda versión de REC viene ambiciosa, con dos jornadas e invitados internacionales, y la construcción del Teatro Regional del Bío Bío seguirá marcando la agenda 2016».

Lizardo Gutiérrez, director de la compañía Santobordell, indicó que «los focos deben estar centrados en la asociatividad y autogestión de las agrupaciones culturales. Más aún dadas las proyecciones económicas del país y la pésima imagen pública del empresariado, lo que podría redundar en limitaciones presupuestarias estatales a cultura y menor aporte de las empresas».

Luis Aguirre, gerente del programa Estratégico Regional Industrias Creativas Gran Concepción, indicó que «más que proyecciones, mi sueño es que se afiance la política cultural y de fomento de las industrias creativas como un sector relevante del desarrollo estratégico regional. Sueño con un parque tecnológico que incorpore un pabellón destinado a la producción creativa, con una región que exporte arte y cultura al resto del país y del mundo».

Juan Eduardo King, integrante del directorio de la corporación del Teatro Regional, señaló que «una cosa importante sería terminar la construcción de los centros culturales inconclusos de Los Ángeles, Hualpén, Chiguayante (en lo que le resta por hacer) y Talcahuano. Además, me parece irritante que el centro de Tomé no sea inaugurado. El Consejo de la Cultura invirtió casi mil millones en el edificio que quedó prácticamente listo a fines del 2012 y allí sigue todavía. Me sorprende que un hecho de inoperancia municipal tan grave esté fuera de la crítica y reclamo público».

Héctor Campos, director de Extensión de la UBB, dijo que «la comunidad artística y cultural está bastante avanzada. Seguramente, su perfeccionamiento vendrá asociado al aumento de la cantidad de escenarios para compartir con diversas audiencias, y de recursos para que todos puedan realizar sus programas. Hoy muchos recursos son dirigidos a unas pocas organizaciones, en desmedro de todo lo que hacen agrupaciones, centros culturales y artistas que, en forma independiente, también pueden concretar proyectos de calidad».

FUENTE: DIARIO CONCEPCION