Parte vendimia en Quillón con un valor de $100 por la uva Corinto

Resultado de imagen para viñaterosEste miércoles parte la compra de uva corinto en Quillón, que es la primera variedad blanca que se vendimia en la zona, con un valor inicial mínimo de 100 pesos por kilo. Así lo confirmó el representante de la Cooperativa de Viñateros de Cerro Negro, Covincen, Juan Carlos Lagos, quien señaló que pese a que la industria del vino hasta ahora solo ha comprometido un valor mínimo garantizado de 80 pesos, los antecedentes de falta de stock de vino y las necesidades de materia prima de la industria, van a hacer que ambos valores suban debido a la competencia.

Por otro lado la dirigente de la AG Prouva y otras organizaciones relacionadas al vino, Yenny Llanos, aseguró que la industria debería pagar el doble que el año pasado, basada en las listas de precio actuales obtenidas por su organización, que muestra fuerte tendencia al alza en lo que respecta a la cepas finas. En reciente comunicado a los viñateros, hizo un análisis de como vendría esta vendimia y creó polémica al señalar que el costo de producir un kilo de uva fue de 170 pesos, la temporada pasada.

Especialistas, como el asesor en viticultura, Pedro Izquierdo, y el académico de la Universidad de Concepción, Alejandro Chandía, concluyeron que si efectivamente en pequeñas explotaciones se podría llegar a costos de ese nivel, dependiendo de los rendimientos de las viñas, el promedio de pequeños productores especializados se debe ubicar entre los 80 y 90 pesos, en todo caso por debajo de los 100 pesos.

Si el costo esgrimido por la dirigenta, que cabe señalar, es ingeniero industrial con master en negocios internacionales, es correcto, la pequeña viticultura ya habría desaparecido hace tiempo, ya que el promedio del precio que se ha pagado la uva en los últimos años estaría muy por debajo de los costos de producción.

Si las viñas tradicionales de secano en “cabeza”- es decir sin conducción ni alambrado – pueden producir unos 7 mil kilos, en Quillón los socios de la cooperativa producen 20 mil y ahí está la diferencia. Según Juan Carlos Lagos, quien ha dedicado toda su vida al rubro, para sobrevivir con altos costos de producción solo sería viable buscar otros medios de comercialización en nicho de “mercado justo” o en elaboración de vinos embotellados de alta gama.

Un análisis de Alejandro Chandía señala que los mayores costos de la producción de uvas está en la mano de obra que significa la cosecha y las podas y que en un panorama realista el kilo de uva podría estar entre los 70 o los 80 pesos y en uno algo “inflado” entre 100 a 110 pesos.  “A veces los dirigentes usan el bombín para subir precios y eso no es malo”, afirmó.

Doble que el año pasado
Yenny Llanos hizo circular un listado de precios compilado por Provid AG, de cepas finas mas al norte y comentó: “Tenemos que los precios  en general son el doble de lo que recibieron ellos el año pasado, para las blend/genéricas/masivas y de 0.6 USD (alrededor de  400  pesos) para las uvas premium”. Agrega que estos valores coinciden con datos de  la región de O’Higgins  como Red del Vino de Colchagua y AProvil AG.

“El líder de la industria, como es costumbre, no ha entregado precios para Itata al día de ayer. No al menos a los centros de acopio de los productores como los Coelemu, Portezuelo, San Nicolás, que son tomadores de precios de la gran industria. Esperaríamos igual trato que las regiones del norte, es decir, que nos paguen en Itata/Bío Bío, al menos doble a lo pagado año pasado, según tendencia nacional y para después de varios años de pérdidas por lo menos salvar nuestros costos crecientes que ya la pasada temporada (2015-2016) alcanzaron en promedio de 170 pesos el kilo”, afirmó la dirigenta, agregando antecedentes que señalan que la uva tienen este año alta demanda.

Fuente: Ladiscusion

A %d blogueros les gusta esto: