Proyectos FIC del CRIDESAT apuntan a diversificar la Acuicultura para ampliar la economía del borde costero en Atacama

Los Fondos de Innovación para la Competitividad, (FIC) entregados por el Gobierno Regional de Atacama, buscan como su nombre lo dice, generar las competencias necesarias, en base a proyectos de innovación, con la finalidad que la región cuente con una alternativa económica emergente que le permita ampliar su forma de trabajo, el mercado al que apuntan y por qué no, incursionar en nuevas formas productividad. Justamente allí está apuntando el CRIDESAT a través de dos de sus proyectos FIC, hablamos del “Desarrollo de un sistema de cultivo mixto sustentable de peces y hortalizas utilizando agua de atrapa-niebla y energías limpias en sector Falda Verde, comuna de Chañaral – III región de Atacama” y de Diseño e implementación de un Programa de Acuicultura a pequeña Escala (APE), a través de cultivos de Ostra Japonesa (Crassostrea gigas) y Ostión del Norte (Argopecten purpuratus) para organizaciones de Pescadores Artesanales de la región de Atacama,  FIC OSTION-OSTRA APE”.
Este último, busca desarrollar Acuicultura de Pequeña Escala (APE) con pescadores artesanales, buzos y/o recolectores de orilla de los sindicatos de Buzos Mariscadores Artesanales de Caleta Pan de Azúcar; Pescadores, Buzos y Algueros N°3 de Flamenco; la Cooperativa Pesquera Artesanal de Caleta Zenteno; y SIBUCAL de Caldera, quienes en rondas de capacitación han podido conocer la génesis de los cultivos de ostiones, las mantenciones de los sistemas, la forma de alimentarlos y también reconocer su edad adulta, cuando ya están listos para el consumo, donde además recibirán la asesoría para tramitar los permisos correspondientes. En este sentido, los sindicatos de pescadores están viendo una nueva oportunidad de negocio, donde la pesca ya no está siendo un negocio rentable para ellos y muchos han emigrado hacia otras áreas, sin embargo hay quienes sienten que su vida está ligada al mar y ven en estos proyectos la oportunidad de reinventarse teniendo una nueva alternativa de actividad económica, que les permitirá además activar otros atractivos en el plano turístico, los que después de los aluviones quedaron un tanto deprimidos desde el punto de vista de quienes antes recibían más visitas que ahora.
Es el caso de los pescadores de Pan de Azúcar, área de manejo que podría ser unos de los pioneros en implementar el sistema de cultivo de ostiones. Manuel Carrasco, presidente del sindicato de buzos mariscadores dice que  hace años vienen analizando la posibilidad de realizar cultivos, sin embargo sólo hasta ahora encontraron el nexo con la UDA, mediante la que están recibiendo las capacitaciones en el tema. Al respecto del beneficio que van a tener dijo que “vamos a tener una diversificación, porque en la caleta se vice del buceo y otros de la pesca. Con los cultivos tendremos otros ingresos, vamos a tener una alternativa para ofrecer al turismo que es muy importante para la zona y estamos agradecidos de haber participado”.
Otro de los proyectos que se instalan en el borde Costero y específicamente en la comuna de Chañaral, es el cultivo de truchas con agua de atrapa nieblas, el primero de sus especie en el mundo y que en su primera etapa tuvo excelentes resultados, logrando el tamaño y peso deseado de las truchas que fueron traídas desde la Región de Valparaíso para darle vida a esta innovación que busca ser una alternativa productiva para quienes se han dedicado a realizar cultivos con el sistema de atrapa nieblas y también para los algueros de la zona que ven cada vez menos recurso que se pueda comercializar. Es allí donde está apuntando este proyecto ahora, lograr la comercialización del mismo y para ello se está realizando un estudio de mercado que permita determinar la mejor forma de venderlo para llegar a un público que además de consumirlo sea promotor de las truchas que crecen que el agua que entrega el borde costero.
Para nadie es desconocido que Chañaral fue una de las comunas más afectadas por los aluviones del año 2015, razón por la que allí se debe, según muchos, hacer un trabajo orientado a la diversificación productiva, a que las personas se reinventen y puedan salir del complejo panorama que dejó a Chañaral con un mar revuelto que recibió la furia del Río Salado que además arrastraba todo lo que alguien pueda imaginar.
Para su reciente nuevo alcalde, Raúl Salas, dijo que “es un proyecto muy bueno e importante para nuestra comuna, ya que vincula al sector pesquero y ciencia para que nuestros pescadores comiencen a desarrollar acuicultura de pequeña escala, sobretodo en el cultivo de ostión, que abre puertas a nuevas formas de comercio en la zona, con un enfoque también en el desarrollo turístico de nuestro territorio. En este sentido nuestro municipio apoya fuertemente a este tipo de iniciativas”.
210 MILLONES DE PESOS EN INVERSIÓN
Ninguna de estas iniciativas sería posible sin el apoyo de los Fondos de Innovación para la Competitividad que se son entregador por el Gobierno Regional, previo análisis y votación de los Consejeros Regionales, quienes ven en estos proyectos, la posibilidad de que Atacama y específicamente el borde costero, tengan un despegue económico significativo en base a la diversificación productiva y que se generen los espació necesarios para que las personas puedan desarrollar sus ideas y convivir con el medio ambiente .
210 Millones de pesos fueron aprobados en la primera instancia para el cultivo de truchas en el sector de falda verde pudiera iniciar su ejecución, la que concluyó exitosamente en una primera etapa y 217 para el proyecto ostión-ostra APE, el que ya finaliza con muy buena recepción su primera fase del programa de trabajo para iniciar en las próximas  semanas la segunda fase de trabajo con los sindicatos.
Francisco Madero, Consejero regional señaló que “es muy importante que hoy potenciemos las investigaciones locales, los atacameños mucho tiempo le dimos la espalda al mar, pero hoy sabemos que ahí existe mucho potencial y ello va ligado al lineamiento de un diseño estratégico del gobierno y que nos ayuden a resolver también los problemas políticos que hoy nos afectan en el ámbito económico por ejemplo y que buscan poner en valor justamente las pequeñas economías. Con los proyectos que se ejecutan en el borde costero se buscar fortalecer la investigación local y que se sostenga la mirada estratégica de desarrollo regional”.
Por su parte Fernando Gighlino, Consejero Regional señaló que “hemos tenido muy buenos resultados con los proyectos de la UDA y este consejo regional está aportando con los recursos que llegan a través de la Ley del Royalty, para que se aproveche el capital humano de la Universidad, y acá es relevante que las entidades locales vayan presentando proyectos e incorporando a nuevos profesionales para que sigamos avanzando en innovación”.
Fuente: chañarcillo