Quillota: En un mes más estaría operativo nuevo pozo que alimentará red de agua potable de Boco

El municipio junto a la cooperativa esperan postular la construcción de un segundo punto de captación antes de fin de año

QUILLOTA.- En aproximadamente 30 días entraría en operaciones un nuevo pozo que se conectará al sistema de la Cooperativa de Agua Potable Rural (APR) de Boco, como un apoyo para dotar de agua potable a esa comunidad rural de Quillota, azotada por la sequía y que, desde hace meses, debe recibir el suministro para consumo humano mediante camiones aljibe.

El proyecto se denomina “Habilitación de Fuentes e Impulsión”, postulado por la Cooperativa de Agua Potable y financiado por el Ministerio de Obras Públicas, a través de la Dirección de Obras Hidráulicas. El pozo se ubica en una propiedad contigua al estero El Grillo, 350 metros al interior desde calle La Capilla y tiene 40 metros de profundidad.

En ese punto se captará el agua, que será conducida mediante tuberías, hasta conectar con la red de la cooperativa, a un costado de calle Balmaceda, frente al Cesfam de Boco. Desde ahí será impulsada hacia el estanque ubicado en lo alto del cerro, para su distribución a la red domiciliaria, en un proceso controlado mediante un sistema de telemetría, que regulará el flujo de agua requerido.

Este viernes, las obras fueron visitadas por el alcalde de Quillota, Luis Mella y el concejal Jaime Tapia, presidente de la Comisión de Recursos Hídricos del Concejo Municipal. Además, asistieron directivos de la Cooperativa de Agua Potable y de la Mesa Territorial de Boco, personal de la empresa Corval -a cargo de las obras-, junto a vecinos y empresarios de la localidad.

El gerente de la Cooperativa de Agua Potable Rural de Boco, Omar Gómez, detalló el estado del proyecto, señalando que “de acuerdo a lo que hemos observado en terreno, es más o menos el 80% de avance en total de las obras. Todo el sistema hidráulico en general y el sistema eléctrico avanzado, esperando solamente que se energice el sistema por Chilquinta. Ellos están dentro de los plazos, porque tienen cuatro proyectos en paralelo, por lo tanto tienen un plazo todavía con holgura. Pero en el caso particular de Boco, no más allá de 30 días”.

Tras el recorrido, el alcalde Luis Mella destacó la importancia de este proyecto, más aun considerando que, a la sequía que afecta a Boco, ahora se suma la emergencia sanitaria por Covid-19. “Hemos visto un gran avance, más del 80%. Eso significa que, de aquí a un mes, debería estar funcionando. Se ha seguido trabajando en el tema de disponer de agua. Estamos enfrentando una pandemia donde el tener agua para el lavado de manos, para el lavado, es vital, por lo tanto, hay otro gran argumento para apurar y acelerar los procesos”.

Fuente: observador.cl