Yenny Llanos: No se ha hecho nada para transparentar la Industria Vitivinícola para no tocar a los Grandes

La presidenta de la Coalición Interregional de Viñateros, asegura que debido a la sequía, las altas temperaturas y los incendios, los pequeños viñateros del valle de Itata tendrán pérdidas generales de un 40%.

-¿Cuál es la situación actual de los pequeños viñeteros y como se ve la producción del sector para este 2017?

-En cuanto al valle del Itata en la región del Bío-Bío actualmente la situación es crítica porque atravesamos por unas de las grandes sequias que se recuerde en los últimos años y sumado a los aumentos de temperaturas que con los incendios han superado los 45 grados. El problema radica en que la mayor parte de la vitivinicultura de acá es de rulo, o sea, nosotros no regamos las plantas para que produzcan y al no haber sido un año lluvioso y las altas temperaturas da como resultado que las viñas no dieron y viene con un pérdida general del valle de un 30% y sumado al tema del incendio llegamos a pérdidas generales de un 40%. Hay comunas que incluso tienen pérdidas de un 60%.

-¿Cómo se dimensiona el daño actual?

-Es tremendo lo que se vive. Una de las comunas más afectadas por el incendio es Florida, donde el 15% de los pequeños viñateros se quemaron. Y si hablamos de que se les quemaron 2 hectáreas para los grandes no es nada, pero esas personas viven de eso, es el sustento y su fuente laboral es lo que les dejó el abuelo. Entonces hay pérdida también de patrimonio, de parras de 100 o 200 años. Por otro lado la vendimia se tiene que adelantar porque si vendimiamos en las fechas normales, o sea, a finales de febrero vamos a vendimiar pasas o uvas quemadas.

-¿Qué medidas se están adoptando para recuperar los cultivos perdidos?

– Actualmente, a tres semanas del incendio, tenemos otro gran incendio que no ha sido advertido, y que es la baja producción y la quema de uva por la sequía, las altas temperaturas, además del incendio. Nosotros como dirigentes no tenemos ninguna información formal de cómo será la reconstrucción o cómo vamos a paliar la situación.

-Pero si el Ministro de Agricultura el día 10 de febrero anunció que el 90% de los afectados habían recibido el bono de entrega inmediata de 1 millón de pesos entregados por INDAP…

-Eso es mentira. A nosotros nadie nos dijo nada, nos enteramos por la prensa. Eso que dijo el ministro no es verdad porque a mí se me quemó la viña y yo todavía no recibo ni un bono. La intención del ministro del bono de entrega inmediata se agradece, pero resulta que ese millón ni siquiera fue entregado y es usado como propaganda engañosa. Por lo menos acá en la región a los viñateros no se les ha entregado. Tal vez algunos habrán recibido, pero no sé con qué criterio a algunos sí y a otros no. Además 1 millón ayudará los primeros días, pero no alcanza para levantar una viña de 2 hectáreas. Incluso a dos semanas del incendio aún no se cuenta con un catastro de los damnificados.

-¿Cree usted que el hecho de que esta situación se haya dejado a la deriva radica en que el Ministro de Agricultura declaró que la agricultura del secano costero e interior es irrelevante en el sector productivo?

-Los hechos así lo dejan ver. El ministro se equivoca al pensar que es irrelevante. Existe un estudio que hizo el BCI que señala que los incendios iban a afectar en la economía en un 10% y en el secano la agricultura es fundamental por la mano de obra. Estamos hablando que aquí en el Itata somos 7.500 productores que representamos el 5% en el sector vitivinícola. Pero el ministro lo dijo claramente aquí no hay impacto porque “hay algo de vinicultura y algo de olivo” lo cual encuentro aberrante, o sea, demuestra un desconocimiento absoluto de lo que sucede en el agricultura del secano costero e interior. Pero si aquí se están subsidiando los pinos, las plantaciones forestales, pero nosotros nada y los pinos no son una opción porque no dan empleo. Entonces parece que las políticas del Estado apuntan a tener solamente pinos en el secano costero e interior.

-¿Cuál es la situación actual con el precio de la uva y qué repercusiones tendrá para ustedes?

-Lo típico, acá en el valle del Itata no se ha dado precio aún. Va a haber una baja producción en todas las regiones y este año están todos calladitos porque los grandes siempre dijeron que había sobre stock y ahora salieron pillados por mentirosos, porque no es que la producción está más baja, sino que tienen un déficit en el inventario. Se trataban de justificar ante la Fiscalía para pagar la uva a $30, pero si hubiese habido sobre stock como decían no se habrían molestado en comprar uvas podridas y de parrón. Por eso, con la situación actual, esperamos que al igual que como sucede en el norte debieran pagarnos el doble, o sea unos $200 o $220. No pedimos que se fije un precio de la uva, pero los precios tienen que tener relación con el mercado.

-El año pasado ustedes presentaron una denuncia ante la Fiscalía Nacional Económica por abuso de posición dominante y competencia desleal de las viñas grandes. ¿Qué pasó con eso?

– La investigación terminó hace rato. En junio fueron tomadas las últimas declaraciones y la Fiscalía aseguró en forma informal que en un par de semanas se pronunciaría y han pasado meses y no ha pasado nada y eso que los abusos están probados. Hay que reglamentar la industria y para eso se requiere voluntad política no dinero del Estado, porque nosotros presentamos una serie de medidas que se podían adoptar pero esto toca el bolsillo de los grandes, entonces no se ha hecho nada para transparentar la industria. De hecho, es vergonzoso que se haya legalizado el 7% de agua en el vino, además como nadie controla esto pueden ser fácilmente 15%. La justicia no opera para los más débiles, porque como dijo el Ministro que somos irrelevantes en términos productivos, no se va a molestar en reglamentar una industria para los irrelevantes, como nos llamó él.

 

A %d blogueros les gusta esto: